Información Parque Natural

Información sobre el Parque Natural de l'Albufera de Valencia

ShareThis

Descripción-Síntesis

 

DESCRIPCIÓN DEL PARQUE NATURAL DE LA ALBUFERA

   El Parque Natural de la Albufera de Valencia, con 21.000 hectáreas de superficie, constituye uno de los espacios naturales más representativos e interesantes de la Comunidad Valenciana, y se ha reconocido su valor en el ámbito nacional e internacional, constituyendo un magnífico ejemplo de la interacción hombre-naturaleza en la generación de paisajes y formas de vida de excepcional valor e interés.  

     La Albufera de Valencia, localizada a unos 15 kilómetros del extremo sur de la ciudad de Valencia, constituye el mayor lago de la Península Ibérica. En torno al lago de la Albufera, antiguo golfo marino cerrado por una restinga o cordón litoral y alimentado por las aguas dulces de barrancos, acequias y surgencias denominadas ullals, se localiza uno de los paisajes humanizados tradicionales más interesantes del mediterráneo español y una de las áreas de mayor valor ecológico de la península.

     El lago fue más extenso en el pasado pues, por una parte, tiende a colmatarse y, por otra, los cultivos de arroz le han ido restando superficie. En la actualidad puede estimarse su superficie en unas 2.800 hectáreas.  

    El lago propiamente dicho, pertenece en su totalidad al término municipal de Valencia, lindando con los términos de Alfafar, Albalat de la Ribera, Algemesi, Beniparrell, Massanassa, Catarroja, Albal, Silla, Sollana, Sueca, Sedavi, Cullera; por el este, la separa del Mediterráneo una estrecha franja arenosa de unos 1.200 metros cubierta de pinares de alepo y monte bajo conocida como la Dehesa de El Saler, que constituye el dique natural de la laguna.

     A través de esta faja costera se abren los tres canales de desagüe o "golas" (de El Pujol, El Perellonet y El Perello) que regulan mediante compuertas el nivel de las aguas del lago y permiten la inundación de las aproximadamente 18.000 hectáreas de terrenos limítrofes que se dedican al cultivo de arroz.

      Los alrededores del lago estuvieron siempre escasamente poblados por la dificultad de cultivo de las tierras y la incidencia del paludismo. El primer núcleo habitado fue muy probablemente El Palmar, habitado por pescadores que, cuando la crecida de las aguas impedía sus trabajos, se retiraban a sus viviendas o huertos en tierra firme.

      El arrozal constituye un sistema fundamental para la conservación de la riqueza biológica del Parque puesto que sustenta una vegetación y fauna invertebrada asociada que constituye la base trófica de numerosas especies de vertebrados, principalmente aves. El arrozal constituye un ambiente complementario al del lago  como área de alimentación y vital durante el período invernal y los pasos migratorios.

       En el otro extremo de la Albufera, más próximo a Valencia, se localiza otro núcleo tradicional: el Saler. Las mejores comunicaciones, su proximidad a la ciudad de Valencia y la existencia de buenas playas han condicionado un mayor dinamismo económico que ha transformado lo que fue un pequeño núcleo en un centro turístico de primer orden.

     En las últimas décadas del siglo XX, sin embargo, lo que fue una zona eminentemente rural se ha convertido en una de las áreas más dinámicas de la Comunidad Valenciana, con la consiguiente generación de importantes conflictos con la conservación de este espacio natural. Así, los núcleos que rodean al lago han experimentado un fuerte crecimiento (consecuencia del desarrollo agrario, turístico o industrial) aumentando la presión urbanística, humana e incrementando la contaminación sobre el espacio natural, principalmente del agua. La intensificación de la agricultura y la transformación de cultivos tradicionales han generado conflictos en relación con el agua principalmente, y el aterramiento de terrenos húmedos; asimismo la creciente afluencia de visitantes y la presencia de enclaves costeros turísticos de importancia han dado lugar igualmente a problemas ambientales importantes.

    Además de su declaración como Parque Natural por la Comunidad Valenciana, la Albufera ha sido incluida como área de especial protección en el ámbito comunitario e internacional. Constituye desde abril de 1991 una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) según la Directiva Aves (79/409/CEE), está incluida desde mayo de 1990 en la Lista de Humedales de Importancia Internacional del Convenio Ramsar y posee hábitats y especies recogidos en la Directiva comunitaria conocida como "Hábitats" (92/43/CEE). También está recogida por el Protocolo de Ginebra, de 3 de abril de 1982, sobre zonas especialmente protegidas del Mediterráneo. Por sus valores excepcionales, este Parque podría formar parte de la Red comunitaria europea Natura 2000. Todos estos reconocimientos implican necesariamente un compromiso de conservación, y la convierten en zona preferente para la financiación de las distintas medidas comunitarias, estatales y autonómicas tendentes a implantar "una gestión sostenible de los hábitats de valor para la Comunidad y el mundo", tal como recoge el V Programa comunitario de política y actuación en materia de medio ambiente y desarrollo sostenible, actualmente en vigor.

Caracterización general del Parque

    Desde el punto de vista socioeconómico el área de influencia del Parque Natural abarca 13 municipios: Albal, Albalat de la Ribera, Alfafar, Algemesi, Beniparrell, Catarroja, Cullera, Massanassa, Sedavi, Silla, Sollana, Sueca y Valencia.

    El incremento poblacional del ámbito se ha hecho especialmente patente en aquellos municipios que han conocido un mayor desarrollo industrial como Albal, Alfafar, Catarroja, Sedavi y Silla. También destaca el municipio de Cullera, cuyo crecimiento deriva principalmente del desarrollo turístico.

 

    Por el contrario, las poblaciones pertenecientes a la Ribera Baixa, más dependientes de las actividades agrarias como Albalat de la Ribera, Sollana y Sueca, presentan unos índices de crecimiento inferiores.

 

   El término municipal de Valencia merece un tratamiento especial e individualizado, ya que su crecimiento mantiene unos ritmos acusados, triplicando su población en el período 1900-1970.

    En todo el ámbito socioeconómico del Parque el sector servicios es el que presenta un aumento general de la población ocupada. Como área periférica de la capital Valenciana, el sector servicios inicia un proceso de descentralización hacia espacios próximos.

      Los principales ambientes presentes en el Parque Natural de la Albufera, y su importancia ecológica son los siguientes:

Playas y dunas móviles

    Los ecosistemas dunares tienen un elevado valor ecológico por la especialización de las formas de vida que albergan, debido a la extremada aridez del medio como consecuencia de la permeabilidad de la arena, la elevada salinidad originada por el viento salino, las altas temperaturas que puede alcanzar la arena y la baja consolidación del sustrato.

      Pocas son las zonas del Parque que se salvaron del proceso urbanizador que alteró profundamente este medio. Entre ellas, se pueden citar el tramo situado inmediatamente al norte de la gola de Pujol y la playa y duna de La Punta. Es, precisamente, en este medio donde, desde 1990, se localiza la que es la única colonia importante de charrancito (Sterna albifrons) sobre una playa en la Comunidad Valenciana, en la que es uno de los enclaves dunares mejor conservados del Parque. La colonia de charrancito se mezcla con la de chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus) y es de vital importancia para estas colonias continuar con la protección de la zona.

    Otros tramos costeros se hallan sumamente deteriorados y relegados a pequeñas alineaciones dunares entre diversos tipos de urbanizaciones, paseos marítimos, aparcamientos e infraestructuras diversas como consecuencia del intenso proceso urbanizador que sufrió en los años 70. Pero a pesar de las numerosas edificaciones a pie de playa, las formaciones pueden conservar su fisonomía más o menos originaria. Todavía perduran algunas zonas que, aunque alteradas en pasadas décadas, hoy se encuentran en proceso de regeneración, con abundante vegetación psamófila y donde se desarrolla una diversa vida animal.

Malladas 

     Entre los dos conjuntos dunares y puntualmente dentro de éstos, existen áreas deprimidas caracterizadas por sus suelos poco permeables y la presencia del nivel freático próximo a su superficie. Los diferentes grados de humedad determinan la vegetación existente y, en consecuencia, sus zoocenosis. Pero, como ha sucedido con otros ambientes del Parque, las malladas y saladares han sufrido procesos de degradación a causa de la actuación antrópica con aterramientos, desecaciones y drenajes que les han afectado de forma importante al tratarse de ecosistemas especializados y sensibles. Pese a esto, todavía quedan algunas malladas en buen estado y con una fauna y flora característica, incluyendo especies que como el fartet o el samaruc, han desaparecido en otros ambientes del Parque.

    En la Mallada del Raco de l´Olla, y tras las obras de regeneración realizadas en 1989, se han asentado numerosas especies de aves, entre ellas varias colonias de Canastera, Charrancito, Cigüeñuela, etc. Actualmente la Reserva del Raco de l’Olla, de 40 Ha de superficie, constituye una valiosa zona de transición entre el sistema de dunas fijas de la Devesa de El Saler y la albufera.

La Devesa 

    La mayor diversidad botánica de este ambiente favorece la existencia de distintos grados de cobertura vegetal que permitirá el asentamiento de una fauna muy variada, de características termófilas y de amplia distribución, similar a la propia de un matorral o de una maquia. Los matorrales densos de coscoja, palmito, labiérnagos, lentiscos, aladiernos, etc. se cuentan entre las formaciones más interesantes y peculiares de la Devesa de la Albufera.

    En algunas zonas de la Devesa, hoy cerradas al acceso al público, se dan peculiaridades florísticas o faunísticas que son indicadoras de un pasado con biocenosis más diversas. Entre estas zonas merecen citarse los escasos pies de Juniperus oxycedrus subsp. macrocarpa y el pinar situado entre el Estany de Pujol y el lago donde, además del martinete (Nycticorax), se asienta una considerable colonia de varios cientos de garzas reales (Ardea cinerea).

     El proceso urbanizador de pasadas décadas supuso la apertura de numerosos viales, la urbanización de algunas zonas del interior de la Devesa, la creación de numerosas superficies para aparcamientos, etc.; por lo que amplias zonas de la Devesa ofrecen una fisonomía marcada por el intenso uso recreativo, incendios recientes o antiguas obras de infraestructura.

     El valor de toda esta zona sigue siendo considerable en cuanto acoge una buena representación de formaciones vegetales sobre dunas fijas y representa una referencia paisajística y cultural para los valencianos, aunque se requiere su urgente regeneración y conservación.

Albufera (Laguna)   

     El Lago de la Albufera es, junto con el marjal y la Devesa, uno de los ambientes esenciales del Parque Natural con una superficie media de unas dos mil ochocientas hectáreas, de las cuales 350 son de vegetación palustre. En él hay que diferenciar, de una parte, las aguas libres y, por otra, las orillas y matas, cuya conjunción posibilita el desarrollo de su característica diversidad de comunidades vegetales y animales.

      Las concentraciones de anátidas invernantes han disminuido notablemente en las últimas décadas como consecuencia de la eutrofización del lago, la pérdida de transparencia de las aguas y la consiguiente desaparición de las comunidades vegetales bentónicas, que hacen que la Albufera no pueda ofrecer las condiciones para sustentar las importantes concentraciones que antaño albergaba. Sin embargo, se ha detectado una progresiva recuperación de las poblaciones en los últimos años debido principalmente a la desaparición de otras zonas de invernada españolas, a la puesta en marcha de medidas conservacionistas en el Parque y al mantenimiento de extensas zonas de marjal cultivadas con arroz, que actúan como zonas de alimentación para las anátidas invernantes.

Ullals 

      Los ullals son surgencias de agua localizadas casi siempre de forma aislada y en el interior del marjal, que constituyen auténticas reservas genéticas, con especies endémicas con un gran nivel de especiación y valor biogeográfico.

      Los ullals, son, pese a su escasa superficie respecto a la de los demás ecosistemas, vitales para el mantenimiento de la biodiversidad del Parque. Las especies de flora y fauna que antaño poblaban el lago y acequias, hoy se encuentran relegadas a estos medios. Los valores más relevantes de los ullals son: la presencia de invertebrados endémicos exclusivos del Parque, una vegetación acuática que sitúa a la Albufera entre las mejores lagunas de agua dulce de la península, ser hábitat de varios peces en peligro de extinción y ser la fuente principal de aguas limpias que desaguan al lago y vitales para mantener la calidad y cantidad del agua.

       La necesidad de protección integral de estos espacios queda, pues, fuera de toda duda, siendo imprescindible el desescombramiento, desaterramiento y recuperación de todos aquellos ullals que hayan sufrido algún tipo de degradación.

Marjal 

     Sus aproximadamente 14.000 hectáreas representan la mayor parte de la superficie del Parque, ocupando las zonas llanas inundables y constituyendo un paisaje agrario con gran significado histórico en el contexto valenciano. Aunque se trata de un medio antropizado y sometido a un régimen de explotación intensiva, con incorporación de nutrientes (abonado) y productos de cierta toxicidad para la flora y fauna (herbicidas, alguicidas, fungicidas e insecticidas), el arrozal constituye un hábitat imprescindible para el funcionamiento del sistema ecológico de la Albufera y una actividad económica tradicional de la población del entorno. 

     El arrozal confiere una clara estacionalidad a todo el sistema, con las alternancias de inundación/desecación de los campos y el crecimiento de la planta, que hacen variar considerablemente la extensión y características de la superficie inundada. Esto influye de manera decisiva en las características de las biocenosis típicas del área, resultado de una adaptación histórica, que no se conservarían como hoy las conocemos sin el mantenimiento del cultivo del arroz.

Bassa de Sant Llorenç          

     Se trata de una pequeña laguna circundada por relieves calcáreos (El Cabeçol y la Serra de les Raboses). Constituye, probablemente una pequeña albufera cerrada por la misma restinga que la Albufera, siendo alimentada con las aguas subterráneas de los relieves calcáreos que la circundan.

     La Bassa de Sant Llorenç ha podido mantenerse en buen estado de conservación, aunque con cierta presión cinegética y contaminación agrícola. Constituye uno de los enclaves de mayor valor paisajístico dentro del Parque.

Montanyeta dels Sants 

     Se trata de un pequeño afloramiento de dolomías cretácicas que formaría una especie de islote en el antiguo golfo marino.

     El valor ambiental principal reside en su papel de hito paisajístico. La Montanyeta dels Sants representa un islote de vegetación arbórea de singular belleza en medio de la llanura homogénea del marjal, destacando en el horizonte desde cualquier rincón del Parque. Supone una atalaya desde la que se puede observar gran parte del arrozal. En los períodos en que el arrozal se halla inundado, la Montanyeta dels Sants aparece como una isla  en medio de un inmenso lago que se transforma en un manto verde cuando el arroz está crecido. En la Montanyeta se levanta la Ermita dels Sants de la Pedra, construida en el siglo XVII.

El Cabeçol

      Se trata de un monte formado por un pequeño relieve de 60 metros de altitud que se eleva al norte de la Bassa de Sant Llorenç y que forma parte de la Serra de les Raboses. Además de contribuir a diversificar los ambientes del Parque en el contexto de una zona húmeda, el interés principal de esta zona es el paisajístico. Desde la cima del Cabeçol se puede divisar una extraordinaria panorámica rica en contrastes: el paisaje marino desde Cullera hasta Valencia, el conjunto dunar, la huerta de naranjos, la Bassa de Sant Llorenç y la extensa llanura de arrozal que llega hasta el mismo lago.

      El área del Cabeçol ha sufrido y sufre en la actualidad diversos impactos; diversas canteras abandonadas, pistas de motocross, antiguos vertederos incontrolados y la existencia de un Campo de Tiro en lo alto de la formación montañosa. Las molestias sobre la fauna de la Bassa de San Llorenç y el impacto paisajístico de sus actividades (restos de cartuchos, platos, animales cazados...) e instalaciones, son notables.

Cultivos de huerta y cítricos

      A excepción de algunas zonas localizadas en el interior del arrozal, la mayor parte de este tipo de huerta incluida dentro del Parque Natural se halla próximo a su borde. Se trata, en el caso de los naranjales, de transformaciones por aterramiento relativamente antiguas y ya consolidadas. Las huertas no arboladas, por el contrario, son zonas de reciente transformación y se sitúan entre el arrozal y el naranjal.

      Este ambiente antrópico se caracteriza por la influencia decisiva y constante del hombre en el medio, manteniendo un aporte continuo de materia y energía al cultivo (abonos, herbicidas, plaguicidas).

 Principal problemática del Parque

     La principal problemática del Parque Natural de La Albufera, recogida de forma sucinta en el Decreto de Declaración y más extensiva en la documentación elaborada para el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de la Cuenca Hidrográfica de la Albufera, puede resumirse de la siguiente forma:

-         Contaminación por vertidos de las aguas, así como perturbación del régimen hídrico, principalmente en relación con las surgencias o ullals.

-         Aterramiento del marjal.

-         Presión urbanística sobre el sistema dunar.

-         Presión industrial en el sector norte.

-         Presión cinegética.

-         Disfunciones en zonas periféricas.

-         Impactos debidos a infraestructuras.

-         Excesiva presión turística y recreativa.
 

     Tanto el Decreto de Declaración del Parque como el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de la Cuenca Hidrográfica de la Albufera y la reciente aprobación del Plan Rector de Uso y Gestión de la Albufera han paliado en cierta medida algunos de estos problemas, o por lo menos han iniciado las actuaciones para su resolución a corto, medio y largo plazo.

 


 

 

ShareThis

Formación Albufera

Formación del Lago de l'Albufera

 

     El origen del lago de la Albufera se remonta a comienzos del Pleistoceno (aprox. hace unos 1'8 millones de años). Su formación es el resultado del cierre del golfo -formado como consecuencia del hundimiento de la llanura valenciana- por un amplio cordón litoral, que va desde valencia a cullera (unos 30 km.).   

 

franja litoral de la Devesa

 

     La formación del cordón litoral o estinga parece deberse,  sobre todo, a la corriente marina de deriva originada por el viento oblícuo a la costa, que aporta gran cantidad de minerales detríticos, con la consiguiente formación de una barra litoral. La corriente marina N-S que existe en ésta zona mediterránea actúa alineando los materiales aportados. Se cree que el aporte de materiales de relleno efectuado conjuntamente por los ríos Turia y Júcar, ha favorecido la formación del cordón litoral. Actualmente la ampliación del Puerto de Valencia esta modificando este comportamiento de las corrientes naturales. Los nuevos diques del Puerto (el puerto de Valencia esta situado a unos 8 km al norte del cordón litoral de la Dehesa de El Saler) frenan el aporte de sedimentos efectuado por la corriente N-S con la consiguiente perdida de arena en la playa; año tras año la playa del Saler desaparece metro a metro bajo las olas del mar

(Ver foto satélite con el puerto de Valencia en la parte superior de la foto. El Lago de la Albufera la mancha verde de la parte inferior de la foto)

   El trabajo de relleno fluvial ha sido continuado e intensificado por el hombre, especialmente desde el siglo XVIII. En efecto en aquella época la Albufera debía de extenderse desde Valencia a Cullera (Ciudad a unos 30 km al sur de Valencia) y su delimitación superaría incluso la de las tierras actuales e arrozal.

Pero cabe señalar como índice de la evolución regresiva de este lago, que hay indicios de que en su origen desembocaban en la Albufera los ríos Júcar y Turia, por aquel entonces su anchura superaba ampliamente los 30 km. y su extensión las 30.000 Has. En el transcurso del tiempo han sido muchas las vicisitudes por las que ha pasado, y a los procesos naturales de colmatación se han sumado las desecaciones debidas a la mano del hombre, con lo que ha sido continua la reducción del lago, a través de los años. Ya en 1869, cuando la La Albufera pasó del Patrimonio de la Corona al Patrimonio del Estado, la superficie era de 8.130 Has. ; desde entonces hasta 1911 en que pasó a ser propiedad de la ciudad de Valencia, el área siguió reduciéndose hasta alcanzar las 2.950-1.900 Has. según la variación del nivel, con que cuenta actualmente.

Hoy en día la Albufera tiene forma irregular, relativamente redonda, con un diametro máximo de unos seis km. ; El lago se comunica con el mar a través de tres canales, o golas, en cuya desembocadura hay instaladas unas compuertas que, al ser reguladas por la Junta de Desagües, modifican el nivel general de las aguas del lago.


    

 

  El agua de la Albufera es dulce, como consecuencia del cierre de la  comunicación con el mar mediante restinga y el aporte de agua fluvial que llevó a un proceso de desalinización: Su primitiva condición de golfo marino se comprueba por la existencia de restos marinos en los sedimentos del fondo del lago.

       Las orillas de la Albufera están desigualmente cubiertas de vegetación palustre, y en su interior se encuentran seis islotes, llamadas localmente "matas", que sirven de soporte a vegetación de impenetrable densidad. Estos islotes se denominan respectivamente, "Mata del Fang", "Mateta de Baix", "Mata de la barra", "Mata de L'Antina", "Mata de San Roc", y "Mata del Rey".

      La Dehesa del Saler separa el Lago del mar, con una franja arenosa de anchura superior a 1 km. y más de 6 km. de longitud, poblada de monte bajo y pinos mediterraneos.Además del lago de l'Albufera, el Parque cuenta con otra pequeña laguna, la Bassa de Sant Llorenç, situada en el extremo meridional del Parque. Su origen puede hallarse en el cierre de una pequeña albufera por la misma restinga que aisló a l'Albufera de Valencia, siendo alimentada con las aguas subterráneas de los relieves calcáreos que la circundan. A pesar de que el proceso natural de colmatación se ha reducido, en los últimos tiempos está disminuyendo su superficie de aterramiento artificial a fin de aumentar el terreno dedicado al cultivo de la huerta.

ShareThis

Límites del Parque Natural

Límites

  Delimitación de la Conselleria de Medi Ambient, Aigua, Urbanisme  i Habitatge

ShareThis

Biotopos

Biotopos segun Docavo 1977


 

BIOTOPOS DE LA ALBUFERA

Localización de algunas especies de aves y peces con relación a la topografía y a los distintos biotopos. (Docavo 1977)

    • ZONA TAMPON
        - Dunas Costeras -
      aves:
      chorlitos, gaviotas.
        - Pinar degradado -
      flora:
      pinus sp., nerium sp., cistus sp.
      aves: tordo común, tordo malviz, petirrojo, mirlo, gorrión común, escribanos, trigueros carboneros, alcaudón común, ruiseñor, mochuelo, tórtola, cuco.

 

    • ZONA IMPACTOS
        - Zona hidrofila -
      flora:
      ranunculus sp., phragmites Tipha, cyperus sp.
      aves: trigueros, bisbitas, combatientes, avefrías, zarapitos, agujas, rascón, polluelas, carriceros, mosquiteros
        - Juncales -
      flora: j.acutus, j.maritimus, escirpus lacustris.
      aves: becacinas, archibebes, rascón, polluelas, anade real, pato colorado, lavanderas.

     

    • ZONA GRAMINEAS
      flora:
      phragmites, arundo, donaxclaudium, mariscus.
      aves: mosquiteros, carricerines, escribanos, bigotudo, polla de agua, focha común, avetorrillo, buitrón.

     

    • AGUAS PROFUNDAS
      aves:
      gaviota reidora, gaviota plateada, pato colorado, cerceta carretona, cerceta común y anades.
      peces: carpa, llobarro, anguila, llisa.

     

    • ZONA ISLAS Y MATAS
      flora:
      tipha sp., phragmites sp.
      aves: garze real, garcilla bueyera, garza imperial, garcilla blanca,garcilla cangrejera, martinete, aguilucho lagunero, bigotudo, carriceros.

     

    • VEGETACION FLOTANTE
      flora:
      lemna, espiga de agua.
      aves: fochas y anátidas en general, fumareles, charranes.
      peces: llisa, fartet, samaruch, carpín.

     

    • PRADERIAS DE FONDO
      flora:
      chara sp., myriophyllum sp.
      aves: porrón común, porrón moñudo, pato colorado, flamenco.

     

    • LIMOS Y AGUAS DE POCA PROFUNDIDAD
      flora:
      potamogeton sp., rhizoclonium sp.
      aves: rascón, polluelas, somormujo lavanco, focha, avetorrillo, polla de agua.

     

    • CANALES CIRCUNDANTES
      flora:
      typha sp., scirpus sp., iris sp.
      aves: zampullines, buitron, carriceros, focha.
      peces: fartet, samaruch, gambusia.

     

    • ARROZALES
      flora:
      arroz, lemna.
      aves: gaviota reidora, anade rabudo, pato cuchara, anade silbón, anade friso,cerceta común, garcilla bueyera.

ShareThis

La Devesa de El Saler

LA DEHESA DE LA ALBUFERA

CORTE ESQUEMATICO TRANSVERSAL MOSTRANDO
LOS ECOSISTEMAS DE LA DEVESA.

A) Cordón dunar exterior. Vegetación herbácea y arbustiva.
B) Depresión central longitudinal. Vegetación constituida por juncos y plantas crasas.
C) Cordón dunar interior. Vegetación densa y con estrato arbóreo de pinos.
D) Orilla de la Albufera. Carrizales.

Plano de la Dehesa en el año 1998


Aunque popularmente la Devesa de la Albufera (El Saler) es conocida como una playa con un pinar cercano, en realidad es un espacio natural, complejo y muy interesante, constituido por variados ecosistemas.

En la primitiva barra arenosa que dió orígen, al aislar una porción del mar, a la albufera existían dos grandes conjuntos dunares separador por una amplia depresión longitudinal.

---Un cordón dunar inmediatamente cercano al mar, formado mayoritariamente por alineaciones con orientación longitudinal paralela a la costa, alturas medias 4-5 metros y dunas disimétricas, colonizadas por una vegetación herbácea, constituida por gramíneas y plantas de prote rastrero, resistentes a la accion abrasiva y química de los vientos que soplan del mar, con adaptaciones a un sustrato movil y a la escazes de agua.

---Un cordón dunar interior, el más cercano de la Albufera, en el que predominan alineaciones con orientación a la costa, con alturas inferiores al cordón exterior y morfología dunar mas regular, más simétrica. La morfología parece debida a una mayor antiguedad y a la fijación y desarrollo de una vegetación densa y con estrato arboreo de pino carrasco, que puede desarrollarse aquí gracias a la acción protectora del primer cordón dunar frente a los vientos salinos.

---Entre dos grandes conjuntos dunares, se extiende una amplia zona deprimida (mallares) de anchura variable, que puede estar interrumpida por alineaciones dunares de escasa entidad. Los dos cordones dunares, drenan las aguas de lluvia de esta depresión, lo que unido a la proximidad del nivel freático, provoca la aparición de charcas y áreas pantanosas, en las que crece una vegetación mayoritariamente compuesta por juncos, y plantas crasas adaptadas a distintos grados de encharcamiento y salinidad.

---Por último, en la orilla de la Albufera, en el contacto de la barra arenosa con el lago y en algunas "mallades", especialmente húmedas y poco salinas, se instalan carrizales densos cuya existecia depende de la disponibilidad de agua dulce.

Esta diversidad de condiciones ecológicas hace posible una variedad impresionante de especies y comunidades vegetales en una superficie reducida, aproximadamente 800 Ha.

En cuanto a la fauna, es también rica y variada, sobre todo la entomofauna, auque la movilidad, mimetismo y capacidad para pasar inadvertidos que poseen numerosos animales, produce la errónea impresión, al ser difícil observarlos directamente, de que la Devesa posee una fauna pobre.

Tanto la Devesas considerada globalmente, como los ecosistemas básicos que la constituyen: dunas costeras, áreas deprimidas, matorral-bosque... son cada vez más raros y escasos en la Comunidad Valenciana. Estos ecosistemas han sido alterados desde tiempos ancestrales: talas , repoblaciones, deseaciones, etc., pero estas actuaciones quedan en segundo plano, minimizadas, por la bárbara y drástica alteración producida por las obras de urbanización que han desequilibrado y degradado amplísimas zonas de la Devesa hasta límites que muchas veces son irreversibles o rozanla reversibilidad:

---El frente dunar más cercano al mar fue casi completamente arrasado.

---"Las Malladas" que ya habían sufrido repoblaciones con especies ajenas a los ecosistemas mediterranos, tal como el eucaliptus (actualmente practicamente eliminado de la Devesa), y sucesivos intentos de desecación, fueron rellenadas. (Actualmente esta en marcha un plan de recuperación de "mallades" y dunas).

---El matorral y bosque además de ver reducida su extensión por carreteras, aparcamientos, alcantarillados y un largo etc., ha quedado expuesto a la negativa acción directa de los vientos marinos al desaparecer el cordón dunar qeu lo protegía.

Sin embargo, a pesar de todo, la Devesa puede considerarse un área natural con altos valores científicos, culturales paisajísticos y educativos. Su interés pedagógico incrementado por su proximidad a la capital valenciana, multiplica su capacidad para proporcionar experiencias directas de distintos procesos naturales, especies y comunidades animales y vegetales a una población numerosa.

 

Ver "cronología de un desastre"
El monte de la Dehesa de El Saler

ShareThis

Cronología de un desastre (El Monte de la Dehesa de El Saler)

Cronología de un desastre

El Monte de la Dehesa del Saler

  • 1238...Jaime I, al conquistar valencia, reserva para él la propiedad del Monte de la Dehesa y la Albufera.
  • 1865...La Albufera y su Dehesa dejan de ser patrimonio real y pasan al Estado.
  • 1927...El Ayuntamiento de Valencia adquiere el Lago de la albufera y su Dehesa por un importe de 1.062.980'40 Pts.
  • 1950...Se inscribe a la Albufera y su Dehesa a nombre del Municipio de Valencia en el Registro de la Propiedad.
  • 1-8-1962...la Sociedad TEVASA, con la colaboración del Banco Urquijo y otra empresa, solicita la autorización para la redacción de un plan de urbanización de la Dehesa de la Albufera.
  • 26-10-1962...El Ayuntamiento autoriza a TEVASA para que en el plazo de un año realice los estudios necesarios y elabore el Plan de ordenación del Monte de la Dehesa.
  • 7-12-1962...El Ayuntamiento cede gratuitamente al Ministerio de Información y Turismo, terrenos del Monte de la Dehesa para la construcción de un campo de golf y un parador de turismo.
  • 8-5-1964...El Ayuntamiento aprueba inicialmente el Plan de Ordenación del Saler.
  • 24-12-1964...Decreto-Ley por el que confiere plena potestad al Ayuntamiento de Valencia, para que con carácter general la Dehesa y la Albufera queden sometidas a lo que establezca la legislación de Régimen Local para dicha clase de bienes: Queda derogado el art. 4º de la Ley de 23 de junio de 1911, por lo que de obligaba al Ayuntamiento a conservar el arbolado de la Dehesa y la integridad del suelo.
  • 4-5-1965...El Ministerio de la Vivienda aprueba definitivamente el Plan de Ordenación del Saler.
  • 22-3-1966...La Real Sociedad Española de Historia Natural dirige al Ayuntamiento de Valencia un informe en que manifiesta su inquietud por la suerte que puedan correr la Albufera y su Dehesa, ante el anuncio de la urbanización del Saler.
  • 26-5-1966---El Ayuntamiento aprueba el presupuesto extraordinario para la ejecución de obras de urbanización del Saler y el Pliego de condiciones para su contratación, adjudicándose a TEVASA el derecho de tanteo sobre las mismas.
  • 26-5-66---El Ayuntamiento aprueba el presupuesto extraordinario para la adjudicación de las obras de urbanización del Saler y el pliego de condiciones para su contratación, adjudicandose a TEVASA el derecho de tanteo sobra las mismas
  • 22-3-67---Se adjudica, tras pública subasta, las obras de urbanización a TEVASA. En abril, la Facultad de Ciencias hará público un informe en defensa de la ALbufera.
  • 1970---En la segunda mitad de este año, a partir de una denuncia de Rodriguez de la Fuente en TVE sobre el triste estado del Saler y la Albufera, se realiza la primera polémica pública de envergadura sobre el tema. Ecólogos, biólogos y periodistas manifiestan su oposición a la urbanización.
  • 1971---Continua el triunfalismo del Ayuntamiento en torno al proyecto de urbanizacion del Saler.
  • 1972---El Procurador en cortes José Maria Adan García manifiesta su oposición al proyecto.
  • 8-7-73---El Diario "Las Provincias" hace públicos los siguientes datos:
    -Metros cúbicos subastados: 1970, 281.403 m/3; 1971, 342.187 m/3;y 1972, 519.832 m/3. Quedan por subastar: 2.045.067 m/3.
    -Beneficios obtenidos: 1970, 5.640.361 ptas;1971, 25.356.276 pts;y 1972, 100.615.799 pas.
    Durante todo este año continua la polémica y empieza a admitirse por los organismos oficiales que la urbanización del Saler ha sido un error.
  • 14-12-73---El Ayuntamiento acuerda realizar un estudio sobra la situación del Saler.
  • 28-12-73---Se hace público que, con motivo de la urbanización, la zona forestal del Saler ha disminuido en un 30 %.
  • 26-1-74---Se conoce públicamente que el único plan urbanístico legalmente aprobado es el de 1965, no así una remodelación de 1972 que es la que se está llevando a cabo.
  • 19-2-74---"las Provincias" informa de que se ha concedido en El Saler -zona de residencia turística- la calificacón de viviendas de protección oficial a muchas de las allí construidas.
  • 8-3-74--El Pleno Municipal acuerda proceder al estudio y remodelación del Plan Parcial de la urbanización de la Devesa, ante el creciente descontento popular por lo sucedido con el Saler.
  • 31-5-74--El Ayuntamiento aprueba la remodelación del Plan del Saler. Pese a las afirmaciones oficiales de que con ello se reduce el volumen de edificación, en la prensa se demuestra que con la remodelación aumenta (el plan de 1965 preveía 2.789.821 m/3 y ahora se propone 2.836.486 m/3).
    A partir de aquí se desencadena la oposición popular más fuerte e intensa contra la urbanización del Saler. Se suceden las impugnaciones, los escritos particulares y entidades, las cartas al director, los artículos de prensa, etc. El Colegio de Arquitectos organizan interesante exposición "El Saler: datos para una decisión colectiva". La polémica del verano de 1974 ratifica la adhesión ciudadana a la idea del "El Saler per al poble".
  • 28-7-74---15.750 firmas alcanzan la impugnación colectiva al plan del Saler.
  • 22.12.74---El Ayuntamiento aprueba provisionalmente una remodelación del Plan Parcial de la Devesa que significa la anulación de 23 torres de apartamentos contiguas al bosque , el rescate de 70 hectáreas de zona de arenal y el traslado de la mayor parte del volumen edificable en la zona sur, después del campo de golf.
  • 14-6-76---El Ministerio de la vivienda toma la resolución de que para la aprobación del anterior proyecto de remodelación, se deberán hacer en el mismo una serie de rectificaciones indispensables.
  • 9-7-76---De acuerdo con la decisión ministerial, el Pleno del Ayuntamiento decide anular 354.242 m/3 de construcción previstos en su proyecto de 1974, así como una serie de remodelaciones y el estudiar la posibilidad de no vender más parcelas. Sigue manifestándose, a pesar de ello, oposición popular a la línea que lleva a cabo sobre el Saler el Ayuntamiento, por considerarse muy insuficiente.
  • 9-3-77---La Corporación aprueba otra remodelación del Plan de urbanización, reduciendo nuevamente superficie a enajenar y volumen a construir.
  • 21-9-77---Nuevas talas de pinos para construir torres con licencia de 1973.
  • 18-5-97---Gran Valencia aprueba el proyecto de remodelación, al tiempo que decide la realizacion por un equipo interdisciplinar de un Plan Especial de conservación y mejora del ecosistema de la Devesa-Albufera.
  • 11-7-78---Se derriban en la zona de apartamentos de Waksman obras irregulares construidas en 1975.
  • 19-7-78---La Comisión Provincial de Urbanismo aprueba definitivamente la remodelación del Plan parcial del Monte de la Devesa, con la condición de la redacción del Plan Especial de la zona sur del Saler, desde el canal del Puchol hasta El Perellonet, tal como había decidido Gran Valencia.
  • 11-5-79---Un mes después de la toma de posesión de la nueva Corporacion democrática, el Ayuntamiento constituye una comisión especial para el estudio del problema del Saler.
  • 10-12-79---El ayuntamiento acuerda la contratación de un Equipo Urbanístico Interdisciplinar, para la redacción de un estudio previo de ordenación del "Monte de la Devesa del Saler".
  • 22-4-80---Se presenta en los medios de comunicación los resultados del trabajo del estudio previo del Saler, donde se exponen al Ayuntamiento cuatro posibles alternativas al respecto.
  • 3-6-80---El Pleno del Ayuntamiento acuerda 1º Hacer propias las conclusiones en diversos terrenos del Estudio del Equipo Urbanístico. 2º Aceptar sustancialmente la alternativa nº tres que supone la modificiacion del Plan Parcial de 1978, suprimiéndose la totalidad edificable prevista en el Plan Vigente y no ejecutada hasta la fecha. 3º Redactar un Plan Especial de defensa y mejora del ecosistema de la Devesa del Saler (al sur de la Gola del Puchol) y un Plan Especial de Reforma Interior del vigente Plan Parcial del Monte de la Devesa, para dar cumplimiento a lo anterior. 4º Suspender el otorgamiento de licencias de edificación por el plazo de un año. Etc.
  • 3-7-80---Sale a información pública por decisión del Ayuntamiento, aún no siendo preceptivo legalmente, el acuerdo anterior y el estudio realizado por el Equipo Urbanístico, para que los ciudadanos puedan hacer las críticas y sugerencias que deseen. Al mismo tiempo, edita el libro "Estudios previos para la ordenación del monte de la Dehesa".
  • 12-10-80---Se produce un grave incendio provocado en el Saler.
  • Dic-80---Se inician las obras de construcción del polideportivo del Saler.
  • Enero-81 La gestión de la Devesa empieza a ser acorde con criterios científicos: se suprimen las repoblaciones de especies exóticas y cambian radicalmente los criterios de vigilancia y utilización del area, eliminándose algunos aprovechamientos que atentan contra la cubierta vegetal, tales como la poda de arbustos.
  • 3-4-81---El ayuntamiento aprueba las bases del contrato con el equipo de técnicos que debe elaborar la información medio ambiental necesaria para el Plan Especial.
  • Abril-81---Se realiza la primera campaña de utilización pedagógica de la Devesa; los escolares valencianos acompañados por monitores minicipales visitan sus ecosistemas y toman conciencia de su problemática.
  • 20-4-81---Se señalizan las 30 Ha. incediadas en octubre del año anterior con carteles que invitan al ciudadano a no frecuentar el área para facilitar su regeneración natural.
  • 19-5-81---Se acuerda prorrogar la suspension de licencias hasta junio del 82.
  • Mayo-81---Se acuerda contratar temporalmente a 20 guardias forestales, para incrementar la vigilancia durante el periodo estival.
  • 12-6-81---Un millar de valencianos limpian El Saler en el acto clausura de la campaña municipal "Valencia limpia ¿quieres?".
  • 20-7-81---El Ayuntamiento acuerda la aprobación inicial de la modificación del Plan General de Ordenación Urbana de Valencia, para poder cumplimentar los requisitos y realizar los Planes Especiales del Saler.
  • 26-7-81---Se informa que durante el último año el Ayuntamiento ha legalizado 1.031 apartamentos de diversas edificaciones, entre ellas 14 torres, al tiempo que se han suspendido varias licencias de obras y paralizado la construcción de un hotel por ser ilegal.
  • Dic-81---Se reestructura el Vivero Municipal del Saler y se instala un invernadero para el cultivo de las especies autóctonas de la Devesa. La transformación del Vivero Municipal, de vivero de aclimatación a vivero de producción posibilita la regeneración de la cubierta vegetal originaria.
  • Enero-82---Se edita el mapa toponómico de la Albufera de Valencia y su Devesa, para intentar conservar los nombres de las malladas, cortafuegos, caminos, etc. de la Devesa.
  • 10-2-82---El Ayuntamiento publica el folleto ilustrado titulado "Devesa de la ALbufera: Normas de uso", dentro de la potenciación de acercar al ciudadano al conocimiento de la problematica del área.
  • 21-2-82---Dentro de la campaña "La tira de árboles" se procede a la plantación de árboles en El Saler.
  • Abril-82---Se realiza la segunda campaña de utilización pedagógica de la Devesa. Las visitas, recorriendo itinerarios de interés, se programan para dos niveles de información: EGB y BUP.
  • Mayo-82---La Alcaldía de Valencia publica un Bando que regula las normas de comportamiento y utilización de la Devesa de la Albufera. (17-5-82).
    Se acuerda reforzar la vigilancia y control de la Devesa durante los periodos de máxima afluencia ciudadana, contratandose temporalmente 20 guardas forestales.
  • 4-6-82---Se aprueba el avance del Plan Especial de Reforma Interior del Saler.
  • Junio-82---Se construye un campo de fútbol, con motivo del campeonato mundial de 1982, en los terrenos (de propiedad estatal) del "Parador Nacional Luis Vives".
  • 18-6-82 Se inaugura un Centro de información, en la casa Forestal del Saler, que cuenta con una exposición permamanente (sobre la historia de las intervenciones humanas y los recursos ecológicos de la Devesa) y material audiovisual. Este centro pretende servir de soporte material de las campañas pedagógicas escolares y suministrar información a los numerosos ciudadanos que visitan la zona.
    Simultaneamente se lanza la campaña "La Devesa de la Albufera. Esto es vida", para dar a conocer el Centro de Información e incidir sobre el comportamiento ciudadano en la Devesa.
  • 29-6-82---El ayuntamiento pone en marcha un plan urgente contra incendios en la Devesa del Saler.
  • 27-7-82---Se hace público un informe según el cual en diez años se han producido en El Saler 84 incendios, quemándose 500.000 m/2, una quinta parte de su superficie.
  • Sep-82---Se acuerda aprobar la realizacion de una nueva señalización para la Devesa que, además de poner de manifiesto una gestión distinta, mediante señales opcionales y obligatorias informe, delimite y sugiera.
  • 19-11-82---Se aprueba inicialmente el Plan Especial de Reforma Interior de la Devesa del Saler. Este plan, desarrolla el contenido de la alternativa nº 3 de los estudios previos y tiene como objetivos generales:
             -Mantenimiento y regenerción del ecosistema.
             -Utilización del Monte de la Devesa de manera coherente con calidad ambiental.
             -Rescate del suelo enajenado.
    Como traducción más inmediata de los objetivos y de forma resumida se puede afirmar que el Plan Especial:
    --Evita los usos de impacto negativo en el medio situado al Sur del Canal de Puchol y, por tanto, elimina edificabilidad residencial.
    --Minimiza los usos de impacto negativo en el sector Norte del Canal de Puchol, de tal forma que se suprimen todas las posibilidades de nueva edificación residencial.
    --Preserva el borde oriental de la Albufera, rechazando en consecuencia el desbordamiento de la carretera Natzaret-oliva, por su agresividad al medio.
    --Propone la concentración de los usos públicos de carácter masivo, en el triángulo Norte, así como la habilitación de parte del antiguo núcleo 15 para acoger actividades hosteleras.
    --Prevé la utilización de las "infraestructuras rodadas" ejecutadas como sendas peatonales.
    --Por último, y de forma consecuente con los trabajos de investigación realizados, se propone llevar a cabo una reposición del medio en los puntos alterados, y que todavía tiene posibilidades de regeneración.
  •  

   A partir del año 1982  de desarrollan una serie de actuaciones  encaminadas a recuperar los ecosistemas del monte de la Dehesa de El Saler, como la regeneración de prácticamente todo el frene dunar, y supresión de la mayoría de los viales que atravesaban la Devesa. Actualmente, con las actuaciones que se están llevando a cabo y las realizadas anteriormente, la situación es francamente optimista (ver link a Life-Duna en la entrada principal de la web)

ShareThis

Plano de la Dehesa en el año 1998

Plano de la Dehesa en el año 1998

ShareThis

Impactos

Impactos  medioambiental

IMPACTOS

 

El entorno de La Albufera presiona sobre el Lago negativamente incluso durante la noche. La iluminación artificial de poblaciones e industrias cercanas no tiene en cuenta su proximidad al Lago y trastorna la vida nocturna en la Albufera.

Cuatro factores fundamentales que contribuyen a la degradación de la Albufera.

 

1. Contaminación. A la Albufera van a parar, nada menos, que los residuos domésticos, muchos de ellos sin depurar, de unas 300.000 personas. Y la industria también hace de las suyas: Exactamente 5.000 empresas arrojan sus deshechos a las acequias que desembocan en la Albufera. Además, el lago también se ve afectado por los plaguicidas y abonos que se emplean en los arrozales y en la huerta más o menos cercana a la Albufera.

2. Colmatación. La Albufera se está llenando de tierra. Así de sencillo. Si no evitamos que los barrancos y acequias sigan aportando sus sedimentos, el lago se verá amenazado a largo pla zo por un proceso de aterramiento. Una de las soluciones es repoblar forestalmente la cuenca hidrográfica que vierte su caudal a la Albufera. Es decir, plantar árboles autóctonos en las inmediaciones de los ríos, barrancos, etc., para que el terreno sea más resistente a la erosión. Con esta medida se evita que la lluvia se lleve la tierra hasta el río y éste, a su vez, la deposite en el lago.

3. Alteraciones y ocupaciones fisicas del territono. Cada una de las orillas tiene una incidencia más o menos fuerte, aunque nunca positiva, sobre la Albufera.

Orilla Este: Urbanizaciones y edificios, excesiva y desordenada afluencia de visitantes, y una carretera de intenso tráfico que corta la vital comunicación del bosque de la Devesa con la Albufera.

Orilla Oeste: Área que aporta la mayor contaminación residual proveniente del cinturón industrial Alfafar-Silla-Almusafes .

Orilla Norte: Una importante extensión de marjal amenazada por la expansión urbana de la capital y por las nuevas industrias y transformaciones agrícolas que tienden a sustituir el cultivo del arroz.

Orilla Sur: Un intenso tratamiento con insecticidas y herbicidas en estas grandes zonas de arrozales que perjudica gravemente las aguas y la vegetación de la Albufera.

4. Furtivismo.Otro problema que afecta directamente a la vida animal en el lago es la caza furtiva. Los cazadores furtivos no respetan los animales protegidos ni sus áreas de refugio ni siquiera durante las vedas. Ésta es una seria amenaza para el interés ornitológico de la Albufera.

 


ShareThis

Dinámica de aguas

DINAMICA DE AGUAS DE LA ALBUFERA
(Docavo, 1979)

El ecosistema limnético de la Albufera es amplio y complicado, sobre todo por la influencia decisiva que representa las miles de hectáreas de marjal que circundan al lago propiamente dicho. La superficie de la Albufera, que a mediados del siglo XVIII era de 13.900 Ha., y que hoy difícilmente llega a las 2.000 Ha. se alimenta principalmente de cerca de un centenar de afluentes (barrancos, ramblas, canales, acequias, "sequiols") que recogen las escorrentías de una cuenca receptora de cerca de 920 Km/2. Además hay un aporte de aguas de los "ullals" o afloramientos de fondo en las partes más profundas del centro del lago, sin olvidar las directas de lluvia.

Con objeto de no faltar a la realidad actual, se debería omitir la mención a los ''ullals'', puesto que estos se encuentran en vías de total desaparición al haber mermado considerablemente sus caudales debido principalmente a la apertura de pozos y al estar practicamente cegados por los sedimentos acumulados sobre ellos.

Al lago llegan anualmente 189 millones de metros cúbicos de agua (Dafauce 1975), de los que una décima parte aproximadamente se pierden por evaporación, desagüando por las golas del Perelló, Perellonet y Puchol Nuevo, un volumen de 170 millones de metros cúbicos. Esta masa total de agua que afluye a la cubeta (21,5 millones) origina una tasa de renovación de la misma de casi nueve veces al año.

Puede considerarse de muy singular el régimen hidráulico de la Albufera, dado el aprovechamiento de sus aguas para el cultivo de las 18.000 Has. de arrozal que la circundan. La regulación de las aguas del lago se lleva a cabo mediante la apertura y cierre de las compuertas situadas en las tres golas de desagüe anteriormente mencionadas. Este manejo está a cargo de la Junta de Gobierno de la Comunidad de Desagüe de la Albufera, que, al mismo tiempo que mantiene el nivel de las aguas en consonancia con las necesidades del cultivo del arroz, impide la entrada de agua del mar al interior del lago.

Como norma general, las compuertas se bajan el día 1 de noviembre para volverse a abrir el 1 de enero. Durante este período se alcanza el nivel máximo de la Albufera o Perellonada, ascendiendo el agua de 50 a 60 cms. y cubriéndose las 18.000 Has. de tierras lindantes con el lago. El día 1 de Enero se abren las compuertas y comienza el desagüe natural de campos y acequias que se complementa a finales de febrero y principios de marzo, con la ayuda de motores y bombas. Coincide entonces el nivel más bajo de las aguas y por ende la desecación total de campos y "escorrentías", para llevar a cabo labores profundas imprescindibles para el cultivo. Estas labores desde mediados de marzo a mediados de abril conllevan también un fuerte abonado de las tierras. A finales de abril o primeros de mayo vuelven nuevamente a cerrarse las compuertas, los campos se inundan de nuevo, esta vez con menos aguas, procediéndose a dar una labor previa a la siembra. Por estas fechas y hasta el 15 de mayo aproximadamente, se reparten los pesticidas. Seguidamente y en el mes de junio se extrae parcialmente el agua de los campos con objeto de abonarlos nuevamente, volviéndose a inundar ligeramente las partidas de la marjal.

Aún se procede a dos tratamientos aéreos con insecticidas durante la última decena de junio y a finales de julio y principios de agosto. Los campos permanecen inundados todavía hasta finales de agosto o principios de septiembre, fechas por las que se comienza la siega del arroz. El nivel de la Albufera continúa bajo hasta la llegada del primero de noviembre que comienta de nuevo el ciclo anual.

A pesar de que los aportes de materia orgánica y de resíduos industriales son los principales causantes de la contaminación actual del lago, este antiquísimo y singular aprovechamiento del agua y laboreo del terreno ha contribuido a marcar en la actualidad un estado regresivo para la fauna íctica de la Albufera. Es decir:

Desde hace 20 años aproximadamente hay un empleo masivo, tanto en tratamientos aéreos como terrestres, de plaguicidas cada vez más perfeccionados y fuertes. El uso de tractores que son cada día más potentes y las bombas de desecación de los campos, "escorrentías", sequiols y acequias, de técnica más avanzada. Resultado: Una carpa que entra a frezar en un campo en el mes de abril o mayo, ya encuentra su dificultad primera en la puesta al haber poca vegetación, -eliminada por los herbicidas- y los huevos no quedarse debidamente fijados. Los pocos huevos fecundados que existen y los alevines recién nacidos son materialmente triturados por los tractores en la ''fanguechá''. Los peces más pequeños, que tenían su habitat en las pequeñas acequias, ahora mueren irremisiblemente al quedar estas completamente secas, o no se pueden defender de los predadores (gaviotas, "fumarells", etc.) y de su calentamiento por tener una lámina de agua muy escasa. Si a esta persecución implacable ha resistido algún pequeño samarugo, las avionetas con sus tratamientos aéreos se encargan de eliminarlo.

Esta dinámica de aguas, con la inundación de cerca de 18.000 Has. y la desecación de las mismas, además de los acarreos y sedimentación posterior de la arcilla, recoge insecticidas, herbicidas y abonos de los campos, que son arrastrados hasta el lago, el cual sirve de depósito de acumulación.

En resumen, el medio se vuelve hostil, y el ciclo de la materia se rompe por diversos puntos, reduciéndose la producción primaria y en definitiva la producción piscícola.

Observando el plano de la Albufera , vemos que afluyen, bastante uniformemente repartidos por su periferia, una extensa red de acequias y barrancos que con mayor o menor caudal de agua, son los que la alimentan y mantienen en equilibrio dinámico.

El lago, con una tasa de renovación ínfima, no posee prácticamente corriente ni, en consecuencia, la autodepuración natural de un río, siendo depositaria en sus fondos de la casi total sedimentación de los contaminantes más pesados. Esta acumulación de contaminantes se agrava todavía más al permanecer cerradas las compuertas de desagüe durante algunos meses al año.

Debe tenerse en cuenta también, que este agua contaminada riega, durante su elevación de nivel, 18.000 Has., de campos de cultivo, cuyos productos posteriormente serán consumidos por una comunidad humana.

Localizacion aproximada de los antiguos "ullals" [puntos rojos sobre el grafico], en el interior del lago, según Sanchis y Segura (1976).

Actualmente debido a diversas causas (urbanización de alrededores, colmatación, etc.) los "ullas" han desaparecido practicamente todos, quedando unos pocos en algún punto de la "marjal" colindante con el Lago.



ShareThis

Aportes hídricos

Estudio de los aportes hídricos al parque natural de la Albufera de Valencia

J. M. Soria y E. Vicente.
Dep. Microbiología y Ecología. Facultad Ciencias Biológicas. Universidad de Valencia.
46 1 O0 - Burjassot (Valencia), Spain

Publicado por la Asociación Española de Limnología, Madrid. España. Revista Limnética 21(1-2). 105-115 (2002)

 

RESUMEN

 

El Parque Natural de la Albufera de Valencia (superficie 211 km') recibe aportes hídricos de diversa procedencia: escorrentías naturales, aportaciones subterráneas, aguas residuales y aguas sobrantes de riego. El volumen total anual de las aportaciones al Parque es de 484 hm/3  año,  llegando hasta el propio Iago de la Albufera (23 km/2 de superficie) un promedio de 280 hm/3  año. Sin embargo, el Plan Hidrológico de la Cuenca del Júcar establece unas aportaciones mínimas de 100 hm/3 año para el Parque Natural, volumen que, si no se complementa con otros aportes (principalmente sobrantes de riego), esmamos insuficiente para mantener la calidad ecológica del ecosistema.

 

INTRODUCCIÓN

El sistema formado por la Albufera de Valencia, el humedal circundante y la restinga adyacente a ambos adquirió el régimen jurídico de Parque Natural por decreto de la Generalitat Valenciana de 8 de julio de 1986. La  importancia ecológica que presenta este espacio natural quedó puesta de manifiesto con su incorporación el 8 de mayo de 1990 a la lista de humedales de importancia internacional designada por el Gobierno español, establecida en virtud del Convenio relativo a humedales de importancia internacional, especialinente como hábitat de aves acuáticas, hecho en Ramsar (Irán) el 2 de febrero de 1971. El marjal primitivo está ocupado en su gran mayoría por arrozales, quedando apenas algunas hectáreas en su estado más natural, que serían principalmente las masas de vegetación perimetral de la Albufera y las varias islas o mates contenidas en el propio lago, el tancat de Sacarés y el ullal de Baldoví.
Numerosos trabajos se han publicado en los últimos años sobre las características eutróficas de la Albufera y su plancton, y otros muchos se siguen realizando con el fin de conocer la estructura funcional del ecosistema.

Sin embargo, un dato fundamental para el conocimiento del ecosistema es saber cuáles son los aportes de agua al Parque, sus orígenes y su distribución a lo largo y ancho de sus 21 120 hectáreas de extensión (Sánchez, 1991). El libro más reciente de Rosselló (1995) sobre la Albufera de Valencia es la recopilación de la información existente hasta los años 90, y tampoco clarifica este punto. Pese a todo, el Plan Hidrológico de
la Cuenca del Júcar establece unas aportaciones mínimas de 100 hm3 año- (B.O.E. 27-8-99) para el Parque Natural, volumen que, según veremos, estimamos insuficiente para mantener la calidad del ecosistema.
La Albufera de Valencia es una laguna litoral situada en la zona centro-norte del Pare Natural. Su forma es casi circular, de unos 8 km de diámetro máximo. Mediciones de la superficie de la Albufera por medio de imágenes del satélite Landsat-V estiman la superficie, incluyendo los fitoestromas de vegetación interna (mates), como la
Mata del Fang, Sant Roc, La Manseguerota y L‘Antina, en 2320 hectáreas (Caselles, López y Soria, 1986). Su profundidad media es de aproximadamente  1.2 m. Ocupa la parte central del humedal que se extiende entre las desembocaduras de los ríos Turia y Júcar, en su mayor parte dedicado al cultivo del arroz. La comunicación de la Albufera con el mar se lleva a cabo por tres canales o “golas” donde el flujo de agua es regulado por compuertas que mantienen su nivel en los valores más adecuados para el ciclo de cultivo del arrozal. Al Norte y
Oeste de la zona húmeda se sitúa un cordón de poblaciones que suman 428.123 habitantes (censo de 1989) y varios miles de pequeñas, medianas y grandes industrias, cuyas aguas residuales se vierten, en parte sin depurar, a cauces naturales pertenecientes a la cuenca hidrográfica de la Albufera. Tenemos constancia que al menos eran 206 las industrias que lo hacían directamente a cauces públicos (datos de 1988), mientras que las demás (varios centenares, sin que pueda precisarse la cifra) lo hacían al alcantarillado municipal, que en
los años del estudio (entre 1985 y 1988) vertía luego a acequias que terminaban en la Albufera. Los aportes hídricos llegan por numerosas acequias con aguas procedentes de los ríos Turia y Júcar y de varios barrancos. Si bien la parte Norte de la zona húmeda era anteriormente abastecida por el caudal del Turia, derivado por las acequias de riego de la Vega de Valencia de la margen derecha de este río y la acequia del Oro, en la actualidad y debido al trasvase de aguas del río Júcar al Turia, y la canalización de las aguas de salida de la depuradora de aguas residuales de la Ciudad de Valencia (EDAR de Pinedo) y de los colectores de diversas poblaciones de la cuenca (Quart, Xirivella, Aldaia, Alaquas, entre otras), los aportes en esta zona corresponden a aguas de muy diversa composición y procedencia. Las zonas Oeste y Sur, por otra parte, se surten de las
aguas del Júcar, de algunos vertidos de poblaciones (Almussafes, Benifaió, Alginet, Sollana, Sueca, entre otras) y de las numerosas surgencias de la zona, más conocidas como ullals. Estas características condicionan la evolución anual de los diferentes parámetros, diferenciándola de otros ecosistemas acuáticos costeros naturales no sometidos a fuertes presiones antrópicas, donde los ciclos se ajustan a las estaciones del año y a las características climáticas sin las interferencias que sufre la Albufera (Soria et al.,1987a; Vicente y Miracle, 1992).
 

Características Hidrológicas de La Albufera y el Marjal

La Albufera está situada al final de una cuenca de 9 17.1 km2, desde el nivel del mar hasta una altura de unos 1000 m, limitando al Oeste con las Sierras de los Bosques, de la Cabresa y del Castellet. La cuenca vierte a la Albufera por diversos barrancos, de los que solo llegan a ella directamente dos por la zona Norte, el de Massanassa (también llamado de Torrent o de  Poyo) y el de Beniparrell (o de Picassent), que son además los más importantes. Los demás barrancos vierten finalmente a acequias diversas entre huertas y arrozales. Entre ellos se podrían citar el del Hondo, el de la Berenguera y el del Agua que vierten a acequias de la zona Sur. De
los citados, el principal es el de Massanassa, cuya cuenca es de 367.6 km2, que ya supone cerca del

40 % de la cuenca total de la Albufera, y que es el que puede aportar, durante el periodo lluvioso del año, el mayor caudal superficial natural. La Albufera tiene además por una parte aportes de manantiales que surgen en su fondo (hoy en día muy venidos a menos), y por otra parte de otros barrancos y de los ullals en los alrededores del perímetro lacustre, cuyas aguas van a parar también a la red de acequias que terminan en el lago.
Finalmente, aparte de los aportes directos por precipitación (como promedio unos 500 mm año-’), la Albufera recibe también por la intrincada red de sesenta y tres acequias de riego, el agua procedente de los usos agrícolas, es decir el agua sobrante del riego de la Huerta Sur del río Turia y de la Ribera Baja del Júcar, a los que se suman los vertidos de aguas residuales de las poblaciones de su cuenca que llegan por las mismas acequias y barrancos.
Aunque la Albufera tiene una cuenca hidrográfica propia, la realidad es que ésta sólo proporciona una pequeña parte de las aportaciones, mientras que la gran mayoría de las aguas llegan desde el río Júcar, ya sea por la acequia Real o por las tomas de Sueca y Cullera. En este sentido, puede considerarse la Albufera como parte integrante del esquema hidrológico del río Júcar. Los principales cauces que actualmente aportan
aguas a la Albufera son:

  • - La carrera de “El Saler”, con las aguas procedentes de la acequia del Oro, el trasvase de la EDAR de Pinedo y diversas acequias de la Vega que recogen los vertidos en todo o en parte de las poblaciones de Manises,Quart de Poblet, Alaquas, Aldaia, Xirivella, Mislata, Castellar, Oliveral, Pinedo, Alfafar. Sedaví y El Saler.
  • -El barranco de Chiva (también llamado de Poyo, Torrent o Massanassa) con aguas pluviales, residuales urbanas e industriales procedentes de una amplia cuenca en los términos de Chiva, Cheste, Quart de Poblet, Torrent, Picanya, Paiporta y Massanassa.
  • -Las acequias Nova de Silla, Oro de Silla, Senyoret y L‘Alqueresía con aguas residuales fundamentalmente urbanas e industriales procedentes de Silla, El Romaní y Sollana, junto con sobrantes de riego.
  • -Las acequias de Campets y Overa, con aguas procedentes de sobrantes agrícolas de la Acequia Real del Júcar, y vertidos urbanos, desde Alginet, Benifaió, Almussafes y Sollana; más los vertidos industriales lejanos, pero no por ello menos peligrosos de los polígonos industriales de Alginet y Benifaió.
  • -La acequia Dreta, con aguas procedentes del Río Júcar, de algunos ullals y los sobrantes agrícolas de riego de las huertas y arrozales del término de Sueca.

La consecuencia es la aparición en el lago de una fuerte heterogeneidad espacial tal como se describe en los estudios realizados sobre la distribución del plancton y los pigmentos fotosintéticos (Alfonso y Miracle, 1990; López y Caselles, 1990; Soria et al. 1987b).

 

MATERIAL Y MÉTODOS

La medida de las aportaciones hídricas al ecosistema se ha realizado a partir de datos bibliográficos de trabajos existentes sobre apartados concretos (Alonso, 1974; Camarasa, 1995; COPUT, 1989; IGME-EPTTSA, 1986 y Rosselló, 1995) y a partir de medidas puntuales de caudal en diversas acequias y cauces naturales realizadas en 1988.
La determinación de los caudales circulantes en las acequias se realizó por medio de aforos directos, empleando para ello un molinete universal de paso de hélice de 113 de vuelta y diámetro de 12 cm. En cada punto se medía la sección mojada y se determinaba la velocidad del agua en distintos puntos de la sección. En el caso de los ullals, el caudal de salida de la surgencia puede ser además una medida de la potencia del
acuífero en ese punto. En algunos casos no era sido posible efectuar la medida por no permitirlo las condiciones de la surgencia del agua, o la situación del conjunto.
En otros casos, se empleó el método descrito por Escribá (1 988), realizando en primer lugar el sondeo transversal en el punto de medida para calcular la sección del tramo. A continuación se introducían ondas coloreadas en la corriente de agua, para evaluar la velocidad máxima de la corriente. Posteriormente, se aplicaba un coeficiente de corrección según el material y revestimiento del tramo, según la fórmula de Fischer
(Escribá, 1988) para cauces no torrenciales:

Vm = K * Vs

Siendo Vm la velocidad media y Vs la velocidad medida, y teniendo K los valores según el tipo de cauce que se presentan a continuación:

  • Cauce con vegetación 0.55
  • Cauce con grava y piedras 0.64
  • Cauce con grava normal 0.7 1
  • Cauce de tierra 0.74
  • Cauce de mampostería 0.78
  • Cauce de hormigón o enlucido 0.80
  • Cauce revestido de metal 0.8 1

RESULTADOS

El Parc Natural de L'Abufera recibe aguas de cuatro orígenes principalmente: escorrentías superficiales naturales, aportes subterráneos, aguas residuales y sobrantes de riego. Evaluaremos el volumen de cada uno de ellos por separado.

Escorrentías naturales

Llegan principalmente por los barrancos que drenan la cuenca que termina en la propia laguna de la Albufera. De Norte a Sur son el barranco de Massanassa, el barranco de Beniparrell, el barranco Hondo, el barranco de la Berenguera y el barranco del Agua. Tan sólo el primero de ellos llega directamente a la Albufera encauzado entre motas, conservando su cauce como tal. Los otros cuatro terminan, en el momento entran en el territorio
del Pare Natural, en canales de mayor o menor tamaño, que conducen sus aguas conjuntamente con otras residuales o sobrantes de riego.
Señalaremos que la circulación natural sólo se produce durante los periodos de lluvia apreciable, que es capaz de producir escorrentía. Si las lluvias son lo suficientemente importantes se producen las típicas avenidas mediterráneas que fueron estudiadas en el barranco de Massanassa por Camarasa (1 995) y sus efectos en la Albufera por Soria et al. (2001) en la gota fría de noviembre de 1988. El cálculo de la escorrentía total afluente a la Albufera fue realizado por primera vez por Alonso (1974), estimándola en 79,74 hm’ año-’. De toda ella, la mitad (aproximadamente 40 hm3 año-’) son las propias escorrentías superficiales, y el resto aportaciones subterráneas que, como veremos en el apartado siguiente, en parte corresponden a las surgencias de aguas freáticas en los  ullals, que a partir de estos puntos de surgencia circulan como aguas superficiales hasta su
afluencia al lago.
La precipitación directa sobre el lago calculada a partir de la precipitación media ya es un volumen de 14 hm’ año-’. Este volumen del conjunto de las escorrentías naturales discrepa notablemente del proporcionado por otros autores como la cita de Alonso por Roselló (1995), que magnifican dicha cifra hasta más de 300 hm’ año-’.

Aportaciones subterráneas

Son de difícil evaluación. Sin embargo, se estimó en el “Plan Director de Saneamiento de la Albufera” el componente subterráneo de la escorrentía a través de la fórmula de permeabilidad de Darcy, conocida la superficie piezométrica, delimitadas las isopiezas de dos épocas del año, y determinada la transmisividad media. Este componente se ha evaluado por este procedimiento en 40 hm’ año-’ para el Parc Natural, lo que coincide
con los datos de Alonso, 1974, si consideramos que este dato se refería al lago y su zona afluente. No se excluye que la explotación de pozos en el interior del Pare Natural, transfiera parte de la escorrentía subterránea a superficial, pero ello es poco relevante a nuestros efectos. Parte de esta escorrentía subterránea también aparece en los ullals, y como tal se ha evaluado en el estudio de estos sistemas acuáticos.

Complementando lo expuesto, el estudio realizado por el Instituto Geológico y Minero de España en 1986, en colaboración con EPTISA (IGME, 1986) proporciona una media de 25 hm’ año-’ el agua subterránea aportada a la Albufera, con unos valores que oscilan según los años entre 19.6 y 28.4 hm’ año-’. Como vemos, ambas cifras pueden ser coincidentes, puesto que la estimada en el “Plan Director” considera las aportaciones a todo
el Parc Natural, mientras que la del IGME considera sólo los aportes al lago de la Albufera.

Aguas residuales

Llegan sin ningún tipo de depuración, o a lo sumo con algún tipo de pretratamiento, por medio de los propios cauces naturales y canales de riego, mezcladas con las aguas propias de estos. La separación del caudal residual del total conducido se ha realizado por dos procedimientos, y los resultados son suficientemente coherentes.
El primero consiste en estimar la población servida, y asignarle una dotación directa o conocida de antemano. Casos singulares han sido los efluentes de aguas residuales de saneamiento de la fábrica Ford en Almusafes, que ha habido que estimar por separado, y los efluentes de la depuradora de Pinedo, que se transfieren
parcialmente a la Albufera.
El segundo procedimiento consiste en calcular el contenido en fósforo de un agua residual tipo, y considerar que este elemento está prácticamente ausente en las restantes aguas (riego y escorrentía natural). Con estas premisas, poco alejadas de la realidad, se procede analizar el contenido en fósforo de las aguas afluentes al Parque Natural de Lllbufera y se obtiene así el grado de dilución de presuntas aguas residuales en la corriente. De este modo puede determinarse el caudal de dichas aguas residuales para cada uno de los canales y acequias, y por lo tanto su volumen anual. Los resultados de estos dos métodos convergen en la cifra de 80 hm’ año-’. Estos resultados también pensamos que son razonables si consideramos que la planta de tratamiento potabilizadora de Aguas de Valencia en Picassent toma en torno a los 52 hm’ año-’, y abastece a una parte de los municipios de la cuenca próxima al Parc Natural (además de parte de la ciudad de Valencia), mientras otros municipios y muchas industrias lo hacen por pozos propios.

 


Aguas de riego

Llegan a la Albufera por 63 cauces, en algunos de los cuales circulan aguas residuales y escorrentías naturales de barrancos que terminan en acequias. El mecanismo de distribución de estas aguas a través de la intrincada red de canales y acequias es complicado y variable, dependiendo de los ciclos de los cultivos y de inundación del marjal, conjugando los intereses de agricultores, pescadores y cazadores. Los cauces en unas ocasiones se bifurcan para suministrar las aguas; y en otros casos vuelven a reunir aguas de distintas procedencias.
Las aguas sobrantes van siendo recogidas por azarbes que más adelante se convierten en nuevos canales de distribución aguas abajo, propiciando varias recirculaciones, hasta el drenaje final que tiene lugar en el mar o en la Albufera.

Estas aguas tienen su procedencia y entrada en el Parque desde tres orígenes:

A) Desde el río Turia, por una parte por la acequia del Oro, con los sobrantes de riego de las acequias de la margen derecha de la Vega de Valencia y desde allí se reparten por las acequias que confluyen hacia la
Albufera. Por otra parte, los sobrantes de las acequias de Favara, Quart, Benager y Fai tanar.
B) Desde la Acequia Real del Júcar, a partir de las tomas principales de las acequias de Algemesí, Sollana, Vella de Benifaió, El Romaní, Silla y Albal, y desde ellas hacia la Albufera a través de distintos brazales,
acequias y azarbes que se van bifurcando.
C) Desde el río Júcar, por las tomas del azud de Sueca, que se bifurca en las acequias Nova, Mayor de Sueca y Muzquiz; y por la toma del azud de Cullera, por la acequia Madre de Cullera de la margen izquierda.

La Tabla 1 nos muestra los volúmenes en hm3 año" tomados del río Júcar desde el año 1987 al 1996, medidos por el Organismo de Cuenca en Antella para la Acequia Real del Júcar, eii Sueca para la acequia de la Margen Izquierda y en Cullera para la acequia Madre de Cullera de la Margen Izquierda, cuyos resultados suponen un aporte medio de aguas de 284 hm3 año-' en la Acequia Real, de 165 hm3 año-' en Sueca y sobre 49 hm3 año-' en Cullera Margen Izquierda. Puesto que el caudal en origen de la Acequia Real del Júcar se deriva posteriormente en numerosas tomas, la parte
proporcional de agua correspondiente a las tomas que riegan el Parc Natural supone un volumen medio de 65 hm3 año-' de aportación.

Por lo tanto, el resultado del promedio de aportaciones de aguas de riego al Parc Natural de la Albufera es:

  • Derivadas del Turia y otros 45 hm3 año-'
  • Derivadas de la Acequia Real del Júcar 65 hm3 año-'
  • Derivadas del azud de Sueca 165 hm3 año-'
  • Derivadas del azud de Cullera 49 hm3 año-'
  • TOTAL 324 hm3 año-'

En conjunto, las procedentes del río Júcar suman 279 hm3 año,  frente a los 45 hm3 año-' aportados por el Turia.
En este sentido, el aporte de aguas de riego especificado en el Plan Director para el Saneamiento de la Albufera (COPUT, 1989) dice que llegan al Parc Natural 321.86 hm3 año, procedentes del agua cedida desde el río Júcar más la
Acequia Real del Júcar y 56.28 hm3 año, del agua cedida del Río Turia, en ambos casos, mezclada con aportes de vertidos urbanos, observándose pues una gran similitud entre ambas cifras.
La Tabla 2 nos muestra la distribución de las aportaciones anuales de cada acequia a partir de nuestras determinaciones puntuales, y la suma y porcentaje para cada una de las zonas en que hemos dividido el Parc Natural. Estos datos indican, que aunque haya 64 puntos de entrada, solo unos pocos son realmente importantes en lo referente al aporte de caudales. Concretamente Overa y Dreta (en la zona Sur) representan el 42.5 % del caudal de entrada y van seguidas por las acequias que confluyen en Carrera de El Saler, Alqueresía, Fus y los barrancos de Beniparrell y Massanassa, contribuyendo todas ellas a un aporte que es prácticamente 75 % del total. El volumen anual total de entradas fluyentes superficiales hacia la Albufera estimado por nuestros medios, con aforos directos, para el año 1988 ha resultado ser de 280.22 hm3. Los puntos de medida coincidían normalmente con los de toma de muestras, por lo que se consideran como entradas en el Parc Natural, en dirección hacia la Albufera. Este valor debe considerarse como muy bien aproximado, ya que los caudales de las principales acequias fueron medidos en varias ocasiones duran te los primeros siete meses de ese año (de Enero a Julio), tanto durante periodos de lluvia, como de ausencia de ella y extrapolados de forma acorde con la climatología al resto del periodo anual. Además hay que destacar que la distribución de lluvias durante este año (1988) fue la habitual, recogiéndose 52 mm en invierno, 187 en primavera, 32 en verano y destacando los 323 mm en otoño, cuyo episodio de avenida se ha estudiado en Soria et al., 200 1, pero que para nada afectó a nuestras medidas ya que el periodo inuestreado fue entre Enero y Julio.
Posteriormente, durante el año 1995, en las condiciones de extrema sequía, se realizaron mediciones de los aportes a la Albufera por los principales canales de entrada al lago, que fueron muy inferiores a las medidas de 1988, un año normal.
Al ser 1995 un año de extrema sequía, las aportaciones anuales fueron de 42 hmi año-', bastante alejadas de los 280 hm3 año-' evaluadas en 1988. Tengamos en consideración que los volúmenes suministrados al arrozal se redujeron un 40 % sobre lo habitual, y las aguas del lago en el periodo de cultivo eran bombeadas a las parcelas más próximas, produciendo una circulación inversa, lo que constituyó una situación anormal como también lo era la extrema sequía de este año.

 

Evaporación

Por otra parte debemos considerar también en nuestros cálculos las pérdidas que sufren los aportes al Parc Natural por la evaporación de las aguas mientras discurren por los arrozales y el propio lago. La componente de la evaporación
está en función de la temperatura y de la superficie de agua libre que se presenta, que durante la época de cultivo es prácticamente toda la superficie del territorio más la propia evapotranspiración de las plantas del arrozal. El valor estimado para esta evaporación durante 1988 en el Plan de Saneamiento está en el orden de los 15 hm3 año-'
para la Albufera, y de unos 75 hm3 año-' para todo el Pare Natural, en gran parte concentrado durante los periodos de inundación.


Resumen de aportaciones

La suma final de aportaciones totales al Parc Natural serían las aportaciones naturales superficiales y subterráneas, las aguas residuales y las aguas de riego menos la evapotranspiración en el marjal y el propio lago, o sea un volumen aproximado de 400 hm3 año-'.

Agua de escorrentía superficial......   40 hm3 año-'    8 %
Agua de escorrentía subterránea...   40 hm3 año-'    8 %
Agua residual..................................   80 hm3 año-'  17 %
Aguas de riego................................ 324 hm3 año-'  67 %
TOTAL............................................ 484 hm3 año-' 100 %

Pérdidas por evapotranspiración....   75 hm3 año-'
Total neto.......................................  409 hm' año-'
 

Con todos estos datos de partida, se tendría la siguiente situación de aportaciones en un año normal, expresiva de las entradas de agua en el lago de la Albufera.

Agua de escorrentía superficial.......   40 hm3 año-' 14 %
Agua de escorrentía subterránea....   40 hm3 año-' 14 %
Agua residual...................................   80 hm3 año-' 29 %
Sobrantes de riego.......................... 120 hm3 año-'  43 %
TOTAL............................................. 280 hm3 año-' 100 %

Pérdidas por evaporación en el lago -15 hm3 año-'
Total neto.........................................   26.5 hm3 año-'

Por lo tanto, vistos los resultados expuestos, concluimos que las aportaciones medias totales al Parc Natural deben oscilar en un volumen que se acerca a los 500 hm3 año-', pero sólo unpoco más de la mitad llega realmente hasta la Albufera. Del volumen total del agua aportada al Parc Natural, dos terceras partes son aguas de riego; y de ellas, el 86 % proceden directamente desde el río Júcar por las acequias de Sueca y Cullera o por las tomas de la Acequia Real del
Júcar, con un volumen anual medio en este decenio (Tabla 1) de 279 h1n3 año-'. De nuevo la discrepancia con los datos citados por Roselló (1995) es notable, pues se daban cifras para el agua de riego de unos 33 hm3 año-'.
La figura 1 nos muestra sobre el esquema del Parc Natural, el resumen de las aportaciones por cada toma y las entradas por cada canal hacia la Albufera.

 

DISCUSIÓN

El año 1988 tuvo una distribución de lluvias que podemos considerar la normal de esta década (Tabla 1), con un máximo otoñal importante, si bien durante la época de nuestras mediciones de caudal no hubo lluvias importantes. En la Tabla 3 se especifican, junto a los volúmenes asignados para cada una de las cinco zonas en las que dividimos la Albufera (Fig.2), los diferentes caudales que llegan a cada una de éstas, así como una estima de los tiempos de renovación correspondientes suponiendo una situación en la que los aportes fueran continuados y estables, sin aportaciones extraordinarias y deducida la evaporación.
Se observan grandes diferencias entre los distintos sectores de manera que una gran parte de la Albufera (zonas NO y O) se renueva muy lentamente, solo 1 ó 2 veces por año, mientras que los sectores cercanos a las gola del Pujo1 y La
Sequiota (N y S respectivamente) son los únicos cuya renovación es aproximadamente quincenal.
La zona SO quedaría en una situación intermedia con unas 7 renovaciones por año. Adicionalmente, si consideramos la discontinuidad de los aportes hídricos al lago, la renovación real de las aguas será más importante en los periodos de mayor circulación de aguas y menor en los que los aportes son muy bajos o inexistentes.

Debido a su gran superficie y escasa profundidad, se detecta una heterogeneidad espacial de la Albufera, consecuencia de que la renovación y flujos de agua son diferentes en sus distintas zonas, lo que se pone de manifiesto en todos los
estudios realizados sobre el plancton o la química del agua de la Albufera por distintos autores (Alfonso y Miracle, 1990; López y Caselles, 1990; Soria et al. 1987b), y ello es lo que nos ha inducido a sectorizar el lago en cinco subzonas,
en base a las pautas de circulación del agua observadas y a su afectación por caudales de muy distinto origen, cuantía, tipo de mineralización y calidad de sus aguas.
Con respecto a los valores de las aportaciones hídricas a la Albufera, no es posible considerar como válidos los proporcionados por Roselló (1995) por cuanto son ínfimos respecto a los suministros en origen a las diferentes zonas regables, a diferencia de los volúmenes consideradosen nuestro estudio, que son coherentes con los suministrados para el regadío. También parece criticable a la luz de estos resultados el volumen de 100 hm3 año-' que ha reservado para la
Albufera el Plan Hidrológico. Pese a ello, hay que hacer la salvedad que las reservas del Plan Hidrológico se refieren a los volúmenes de aguas superficiales suministrados en origen, tanto desde la Acequia Real como desde Sueca, aunque el propio Plan no aclara si este volumen es exclusivo para el lago y adicional a las aguas de riego necesarias o no. En todo caso, a este volumen deben añadirse los correspondientes a las escorrentías naturales más las trasferencias de aguas residuales depuradas. La cifra obtenida acumulando estas cantidades alcanzaría un volumen de 260 hm3 anuales. La gestión adecuada de este volumen, haciéndolo circular en dirección a la Albufera y complementado con una gestión razonable de los desagües al mar, generalmente regulados por compuertas ubicadas en el tramo final de los canales, además de las que regulan el flujo en las Golas de la Albufera, debería ser suficiente para garantizar una calidad razonable del ecosistema.
Favorecer los flujos maniobrando las compuertas para que los caudales salgan al mar por la Gola del Pujol es el primer factor. El segundo sería suministrar los volúmenes reservados para la Albufera por el Canal Júcar-Turia y enviarlos por los barrancos del Agua, Hondo, Beniparrell y Massanassa durante los periodos de menor flujo en el lago. Con ello se contribuiría a mejorar la calidad del lago y a mantener los ecosistemas fluviales de estos cauces naturales.

 

CONCLUSIONES

Es precisamente por los graves problemas de contaminación que sufre la Albufera y cuya solución pasa en parte por la desviación de caudales contaminados fuera del lago (obras que están en fase de realización), que hemos de insistir en la necesidad de no restar agua de buena calidad al sistema, considerando como tal no solo el lago de la Albufera sino también el marjal. Al lago deben llegar los 260 hm3 año-' mínimos procedentes de las zonas de riego reguladas y otras aportaciones superficiales o subterráneas, reemplazando el 30 % de agua residual que actualmente llega al lago por aportes no contaminados. Se deben asegurar los 100 hm3 año-’ que consigna el Plan Hidrológico de la Cuenca del Júcar independientemente de la cuantía de los sobrantes de riego, que a consecuencia de una mejor gestión del regadío tenderán a reducirse progresivamente. La mejor gestión del agua debe encaminarse a mantener los aportes hídricos al lago y a las reservas naturales del Parc Natural de 1 ’Albufera especialmente en los periodos de necesidad, de modo que se saque el mejor partido de los recursos presentes. En este marco queremos insistir en la posibilidad de hacer llegar
agua del Júcar lo mas al Norte posible, utilizando el Canal Júcar - Turia y los barrancos afluentes a la Albufera, así como una adecuada gestión de las compuertas que controlan el desagüe al mar del marjal, y muy especialmente las existentes en el tramo terminal de los canales de la zona Sur del Parc, consiguiendo con todo ello hacer llegar al lago la mayor parte de las aguas superficiales sobrantes del riego en la zona de Sueca.

 

BIBLIOGRAFIA

ALFONSO, M. T. Y M. R. MIRACLE. 1990.
Distribución espacial de las comunidades zooplanctónicas
de la Albufera de Valencia. Scientia
gerundensis 16(2): 11-25.

ALONSO, J. J. 1974. Balance hídrico y estudio de los
aportes sólidos a la Albufera. Inst. Hidrología y
Medio Natural. Publ. Univ. Politécnica de Valencia.

CAMARASA, A. M. 1995. Génesis de crecidas en
pequeñas cuencas semiáridas: Barranc de Carraixet
y Rambla de Poyo. MOPTMA. Madrid. 252 p.

CASELLES, V., M. J. LÓPEZ, y J. M. SORIA. 1986.
Estudio del estado trófico del lago de la Albufera
(Valencia) a partir de imágenes del Landsat-5
(TM). I Reunión Científica del Grupo de Trabajo
en Teledetección. Barcelona:. 33-36.

COPUT. 1989. Plan director para el saneamiento
integral del lago de la Albufera. Generalitat
Valenciana. Clave 10187-OP.OH.

ESCRIBÁ BONAFÉ, D. 1988. Hidráulica para
Ingenieros. Lib. Editorial Bellisco. Madrid.

I.G.M.E. - EPTISA. 1986. Evaluación a nivel de aplicación
de los recursos hídricos subterráneos disponibles
en los acuíjieros del sector sur del sistema 51
(Plana de Valencia). Posibilidades de su utilización
inmediata. MOPU. Madrid.

LÓPEZ GARCíA, M. J. & V. CASELLES. 1990. A
multi-temporal study of chlorophyll concentration
in the Albufera lagoon of Valencia, using thematic
mapper data. Int. J. Remote Sensing, 1 1 : 30 1-3 1 1 .

ROSSELLÓ, V. M. 1995. Lillbufera de Valencia.
Publicacions de 1’Abadia de Montserrat. 190 pp.

SÁNCHEZ DíAZ, J. 1991. Plan Especial de protección
del Parque Natural de la Albufera. Generalitat
Valenciana. Conselleria de Medi Ambient.
Valencia. 148 pp.

SORIA, J. M., M. R. MIRACLE y E. VICENTE.
1987a. Aporte de nutrientes y eutrofización de la
Albufera de Valencia. Limnetica, 3: 227-242.

SORIA, J. M., M. R. MIRACLE y E. VICENTE.
1987b. La Albufera de Valencia: comunidades fitoplanctónicas
en la campaña 1992-93. Act. VI Simp.
Nac. Bot. Cript., 165- 172.

SORIA, J. M., E. VICENTE & M. R. MIRACLE.
2001. The influence ofjlashjloods in the limnology
of the Albufera of Valencia lagoon (Spain). Verh.
Internat. Verein. Limnol., 27: 2232-2235.

VICENTE, E & M. R. MIRACLE. 1992. The coastal
lagoon Albufera de Valencia: An ecosystem under
stress. Limnetica, 8: 87-1 OO.

 

ShareThis

Historia

UN POCO DE HISTORIA

Aunque escritores famosos de la antigüedad, como Estrabón, Tito Livio, Plinio, etcétera, describieron la exuberante belleza de este paraje (Plinio lo llamó «estanque ameno») o la inusitada extensión de sus aguas (Estrabón habla de «un lago marítimo tan grande, que ha menester un día natural de andadura el hombre de a caballo que quisiera rodearlo todo») y aunque todos los conquistadores le dedicaron especial atención y cuidado (se citan las importantes obras de desecación y saneamiento ordenadas por Escipión en recompensa de la destruida Sagunto) o demostraron el aprecio en que tenían este lugar reteniéndolo para su propio recreo o bien cediéndolo en premio de relevantes servicios (dícese que en tiempos de la dominación árabe, Mostahim, emir de Zaragoza, recibió la Albufera en premio de su alianza con el Cid para la toma de Valencia), es lo cierto que sólo a partir de la Reconquista de esta capital por Jaime I, en 1238, se conservan documentos fehacientes del afecto de los reyes por este lugar y su interés en regular el disfrute del mismo: ordenanzas y cartas reales entre las que cabe destacar el privilegio dado por Martín el Humano en 1404, que, junto con el de Don Jaime, representa aún para los habitantes de la Albufera la tradición respetada por todos como muestra de la munificencia de los reyes que, no obstante haber tomado la Albufera y la Dehesa como parte integrante del Patrimonio de la Corona, concedieron beneficios y participaciones en favor de la Iglesia, Ordenes religiosas, Capítulo de la ciudad, pescadores y habitantes de los pueblos limítrofes del lago, a cambio de contribuir todos ellos a la defensa y fomento de su riqueza y al respeto de sus innumerables bellezas.

Continuaron los sucesivos monarcas reservando para sí estas propiedades como regalía de la Corona e imponiendo normas reguladoras para el ejercicio de la caza y pesca, hasta que Felipe V, por Real Cédula del año 1708, cede el señorío de la Albufera con la villa y marquesado de Cullera a don Cristóbal de Moscoso, Conde de las Torres, en recompensa de los servicios prestados por éste durante la guerra de Sucesión.

En 1761, una Real Orden de Carlos III, quien demostró su aprecio por la Albufera denominándola «alhaja de la Corona», la rescató para el Real Patrimonio, previa indemnización al Conde de las Torres.

Dignas de mención son las Ordenanzas dictadas por Carlos III «para el buen régimen y buen uso de la Albufera de Valencia» en las que, con una minuciosidad notable, se regulan la explotación y disfrute del lago y en las que se autorizó el arriendo anual o bienal de la caza volátil por el intendente, exceptuando de dicho arriendo los días de San Martín Obispo y Santa Catalina Mártir «en que se permite a todos cazar» (primera vez que se concede este privilegio en las Ordenanzas reales, a pesar de la general creencia de que se debe a Martin el Humano), y además, estableciendo para el arrendatario la obligación de reservar «el Estanque Redondo y el de Uchana» para recreo de los capitanes generales e intendentes de Valencia.

Vuelve a dejar de ser del Real Patrimonio esta hermosa propiedad durante el reinado de Carlos IV, quien la cede a Godoy; pero la caída de éste y la confiscación de sus bienes en 1808, durante el reinado de Fernando VII, revierte el lago al Patrimonio Real.

No faltó tampoco la cesión al dominio particular durante la dominación francesa: el mariscal Suchet fue nombrado por Napoleón Duque de la Albufera y, por decreto de 24 de enero de 1812, entró en posesión del lago y sus aprovechamientos, como parte de la donación inherente al ducado.

Vuelto a España Fernando VII, cedió en 1818 el usufructo de la Albufera y su Dehesa a los infantes don Francisco de Paula y don Carlos, quienes nombraron administrador al general Elío. Pero Isabel II, que bajo la regencia de su madre dona María Cristina subió al trono en 1833 por fallecimiento de Fernando VII: dispuso que la administración de tales propiedades volviese al cuidado de los Reales Patrimonios, si bien se respetaba el derecho a la mitad de sus productos a favor del infante don Francisco de Paula y se destinaba la otra mitad a engrosar el haber real, revocando la donación hecha al infante don Carlos a causa de su alzamiento contra la reina en pretensión de ocupar el trono de España. Por Real Orden de 27 de octubre de 1841 se dispuso la total pertenencia al Real Patrimonio de las rentas que disfrutaban los infantes con anterioridad a la muerte de Fernando VII.

La ley de 18 de diciembre de 1869, dictada por el regente del reino, declaró extinguido el Patrimonio de la Corona, que anteriormente, por decreto de 12 de mayo de 1865, habíase ya reducido considerablemente; y como quiera que en ambas disposiciones se concretan los bienes destinados al uso y servicio del rey y entre éstos no figuran la Albufera ni la Dehesa, pasaron estas propiedades a ser patrimonio del Estado.

Y llegamos a 1911, en cuyo año, por ley de 23 de junio, se cede la pertenencia del lago y su Dehesa al Ayuntamiento de Valencia, mediante el pago al Tesoro público de una cantidad equivalente a la capitalización de las rentas que producían dichas fincas. La entrega efectiva de tales propiedades se difirió, por diversas causas, hasta el 3 de junio de 1927.

El Ayuntamiento, que desde la iniciación de sus peticiones, en 1905, tuvo el propósito de convertir estos parajes en un parque público con alicientes extraordinarios para el recreo de los ciudadanos y condiciones excelentes de habitabilidad para los vecinos del lugar, comenzó a introducir importantes "mejoras" de urbanización, embellecimiento y sanidad, mereciendo destacarse entre ellas el embarcadero del Pujol, antes aludido, con el cual se facilita notablemente el acceso al lago de la corriente turística .

El Decreto 89/1986 (Consell de la Generalitat), de 8 de julio, declara Parque Natural el sistema formado por el lago de La Albufera, su entorno húmedo, y la barra o cordón litoral (Dehesa del Saler) adyacente a ambos. Así mismo el Decreto 71/1993, de 32 de mayo, establece de nuevo el régimen jurídico del Parque Natural de La Albufera que comprende parte de los términos municipales de Valencia, Alfafar, Sedaví, Catarroja, Massanassa, Albal, Beniparrell, Silla, Sollana, Sueca, Cullera, Albalat de la Ribera y Algemesí.

Con fecha 23 de octubre de 1990 se aprobó el documento de Plan Especial de Protección del Parque Natural, y el Decreto 96/1995 (consell de la Generalitat), de 16 de mayo, aprobó el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de la Cuenca Hidrográfica de La Albufera.

Con fecha 24-11-2004 se aprueba el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Natural de l'Albufera. Que constituye la principal normativa jurídica, actualmente en vigor, de actuación o afección, sobre el Parque Natural de la Albufera.

ShareThis

Arqueología-Relato

Arqueología-Relato
Relato, a modo de cuento, del historiador y arqueólogo valenciano Miguel Martí Matíes

 

L'Albufera de Valencia un sueño sostenible pendiente.


PRESENTACION

Vida, belleza, agua, horizontalidad...
Aves, peces, plantas, generosidad, cromatismo, singularidad...
Velas blancas rebosantes de viento, reflejos del sol sobre el agua...
Lamento tener solo palabras para describir l'Albufera, mi dama del lago.
Me vienen tantas imágenes a la cabeza cuando se nombra, aunque sea de distintas formas a través de su historia: "Palus nacararum", "al-Buhaira", L'Albufera...
Y, no sé porqué, no dejo de preguntarme desde cuando existe esta joya, o siempre ha sido tal y como la veo hoy en día.
Para poder responder a esta pregunta, os confieso un secreto. Propongo que iniciéis un viaje a través del tiempo.
Cojamos ya una barca y naveguemos hasta el centro de nuestro lago. No digamos nada. Dejemos que solo se oigan las cañas mecidas suavemente por la brisa y el rítmico ruido del agua que acaricia las paredes del casco de nuestra pequeña embarcación albuferenca.

 


Vela latina en l'Albufera

 

 

Cierra los ojos. Si consigues concentrarte más, hasta podrías escuchar, seguro, a nuestra dama del lago, el espíritu de l'Albufera, que aún late hoy, a principios del siglo XXI.
De su mano, nos podemos dejar llevar hasta tiempos muy remotos, sin movernos de nuestro sitio.

ENTRE 15 Y 1 MILLÓN DE AÑOS ATRÁS

Nos encontramos hace 15 millones de años. Sí, así es . Nos encontramos en la oscuridad de los tiempos más remotos . Abre los ojos. Ya no estás sobre aguas dulces y tanquilas. Te encuentras flotando en un mar tropical, rodeado de tiburones tigre, como el mismísimo Mar del Caribe. Las montañas que hoy rodean el lago, nos han dejado espléndidos fósiles para demostrarlo.
Este mar, llamado Mar de Tetis, no es aún, nuestro Mar Mediterraneo, aunque te parezca que siempre haya sido así.

Pero demos otro salto en el tiempo, antes de que nos muerda algún tiburón. Nos situamos hace 5 millones de años. Tu barca está ahora, sobre un suelo lleno de sal seca y ves, a lo lejos, unos lentos camellos caminando en fila.
¿Qué es eso?, ¿Donde está el mar?. Ha ocurrido algo que no podías imaginarte. El Mar -ahora ya conocido como Mediterráneo-, se ha secado, pero no una sola vez, sino hasta más de 10 veces.
¿Cómo fue posible?.
Los movimientos de los continentes, provocaron que se cerrara el estrecho de Gibraltar durante mucho tiempo, y no entrara agua, secándose totalmente el Mar Mediterráneo. Entre otras, una prueba, es la presencia de camellos africanos que llegaron caminando hasta Requena (Valencia), donde se han encontrado sus restos fósiles en Venta del Moro, o las mismas capas de sal evaporada encontradas bajo el fondo del mar , lo que acredita ese desecamiento.
No acabas de creértelo, pero aún hay más sorpresas sin desplazarte un solo centímetro del lugar donde te encuentras ahora, junto a la "Mata del Fang"... en plena Albufera.
La barca vuelve a moverse, y te lleva ahora, 1 millon de años atrás. El casco de madera te ha dejado sobre tierra rojiza y dura.
Oyes unos gruñídos que se acercan entre unos matorrales. Te escondes dentro de la barca. No te fias...
No te preocupes, no te buscan a ti. Un peligroso "tigre dientes de sable", hoy extinguido, ha saltado sobre una cabra pirenaica, mientras un grupo de hienas miran nerviosas a cierta distancia, esta escena de caza.
-¿Qué hacen todos estos animales aquí?.
Así fue. Sus restos fósiles han aparecido en la "Muntanyeta dels Sants", un promontorio pétreo al norte de Sueca, rodeado actualmente por campos de arroz.

Tu corazón palpita desbocado, parece que estás en la sabana africana y no te has movido ni un solo metro del mismo lugar.

ENTRE 200.000 Y 8.000 AÑOS ATRÁS

Vuelve a cambiar el paisaje, aparece de nuevo el agua bajo la barca, es agua salada, es el Mar Mediterráneo otra vez. Estás ahora 200.000 años atrás. No sabes ni te imaginas qué es lo que puede aparecer ahora. No te preocupes. En este tiempo hay un inofensivo golfo marino en lo que será algún día el lago que hoy conocemos. Lo único que destaca son unas dunas de arena, que se fosilizarán en parte y de las que conservamos las llamada "Penyeta del Moro" en el Perellonet, es la restinga o barra de arena que se forma separando el lago y el mar.
Mientras te relajas tomando el sol, notas que la barca golpea suavemente algo con más consistencia.
Has topado con una "bioconstrucción", es decir una especie de arrecife formado por miles de ostras unidas entres sí. Puedes ver el suelo del fondo con tus propios ojos. Hay poca profundidad, son aguas transparentes, cálidas, y repletas de poseidonia, (plantas que forman como un bosque submarino), donde puedes ver, entre ellas, aparte de centenares de caracoles de colores y formas diferentes, unos magníficos ejemplares de "pinna nobilis", (el molusco más grande del Meditérraneo), provisto de un nacar precioso.
Todos estos seres y más de 50 especies marinas, han aparecido junto al "Port de Catarroja", bajo los campos de arroz.

LA EDAD DEL BRONCE VALENCIANA
(aprox. 1900-750 antes de Cristo)

¿Qué más te puede sorprender después de todo lo visto hasta ahora?.
Pues aún quedan cosas...
Miras otra vez el agua y ya no hay "posidonia".
Estamos 3.000 años atrás. El agua dulce fluye desde el fondo a través de unos pequeños agujeros a chorro, es lo que se conoce aquí como "ullals". Esta agua baja desde las cadenas montañosas de la península ibérica y filtrándose por cavidades subterráneas, surge fresca y pura.
Pero el agua salada es la que todavía domina. Con la mano te llevas agua a la boca, es agua salobre, -mezcla de agua dulce y salada-, ello es así porque la restinga o barra arenosa que separa el mar del lago, aún no se ha cerrado totalmente, manteniendo abierta una gran bocana de comunicación con el mar, por donde se hace presente el agua del mar. Ves que, bajo el agua, en el fondo, hay lo que parecen muchas piedrecitas blancas, son berberechos. Miles, millones de berberechos cubren el suelo.
Todos los campos de arroz de l'Albufera guardan enterrados, a pocos metros de profundidad, tantos berberechos de hace milenios, como podríamos hallas vivos en Galicia, pero murieron cuando el agua dulce dominó el lago, eliminando la salinidad que ellos necesitaban.
La orilla, las riberas, no son las que recuerdas...
Donde hoy existen hondos campos de arroz, ahora hay un bosque frondoso de ribera que va bordeando la orilla y que te recuerda al bosque de la Devesa del Saler, el que actualmente separa el lago del mar.
Puedes observar en el horizonte una zona humeante. Son matorrales y árboles quemados. Aparece un grupo de personas entre los árboles, llevando algo que parecen bastones apoyados en sus hombros. Efectivamente, son hachas, con mango de madera y con filo de piedra pulida. No tengas miedo, están limpiando parte del bosque para poder cultivar y cortar árboles para sus cabañas y sus barcas. El hombre está transformando el entorno del lago.
La parte dura de estas hachas de piedra, han llegado hasta hoy, como las encontradas en Sollana, junto al lago.


ÉPOCA IBÉRICA (Siglo V-I antes de Cristo)

¿Qué oyes ahora?. ¿Son gritos de miedo?. No. Son niños que juegan escandalosamente. Mira detrás de ti, gírate. Están ahí. Sí, están e unos palafitos, -casas de madera que se apoyan sobre estacas clavadas bajo el agua y parece que floten-. Son los primeros seres humanos que veías desde hace tiempo.
Ellos no te han visto. Hay una docena, junto a sus barcas con una cabeza de lobo tallada en el extremo y sus velas cuadradas y pequeñas.
Pero atención, algo pasa. Las mujeres y los niños corren a resguardarse, los hombres saltan rápidamente sobre las barcas. Hay atacantes en la orilla. Son gente de Edeta, antigua ciudad ibérica, y actual yacimiento arqueológico de San Miquel de Lliria. Van vestidos con toda la panoplia militar y atacan el poblado palafítico. No puedes llegar a saber si atacan para conquistar el territorio o porque la gente de l'Albufera se niega a pagarles tributo, por la abundancia de pesca o de caza. Esta escena, increíblemente, también nos ha llegado hasta nuestros días y la pueden encontrar pintada sobre una jarrra de cerámica de época ibérica de hace 2100 años le Lliria.



ÉPOCA ROMANA Y VISIGODA (Siglos I-VII)

Vuelve el silencio, no se escucha a nadie, pero...¡Cuidado!, un barco mucho mayor que el tuyo con una gran vela latina, "tria alamina", -tres puntas en latín-, ha estado a punto de chocar contra tu embarcación y echarte al agua. Se asoma gente. Te miran y te preguntan en latín. No entiendes bien, dicen algo de "Palus Naccararum" (lago nacarado, blanco)... Has leido esas palabras antes en la "Oda Maritima" de Avieno: "Palus per illa Naccararum extenditur..."
Estamos en la época romana, hace 2000 años. Los marineros se marchan. En la orilla ves que ya no hay palafitos, en su lugar hay villas romanas, una especie de construcciones de lujo con todo lo necesario para vivir aquí y además con sus pequeños embarcaderos.
L'Albufera ya está cerrándose por el crecimiento de la restinga o barrera de El Saler, que la separa de el mar, gracias a los sedimentos que aportan los rios Túria y Jucar, cuyos sedimentos son llevados por las corrientes marinas.
Los barcos romanos utilizan L'Albufera como puerto interior, al igual que Cartago, pero a pequeña escala, anclando los barcos mayores, en el mar, junto a la montaña de Cullera.
Los restos arqueólogicos de las casas o villas romanas, aún hoy por excavar, descansan todavía hoy junto al lago, en las inmediaciones de Silla, Catarroja,...
...lo mismo sucede respecto a los restos arquelógicos de los barcos romanos.
Ahora te encuentras en el siglo VI d.c. Oyes cánticos, como de iglesia, y gente en procesión. Qué raro aquí... Llevan un cadáver. En Sueca, en la Montanyeta dels Sants, pequeña roca de un conjunto de tres que habían dentro de el lago, fue lugar sagrado, incluso antes de los romanos, donde aparecieron tres sarcófagos de piedra tardíos, conservamos solo uno. Siendo la mayor concentración de estos enseres funerarios en tierras valencianas. Lugar también relacionado con el obispo más antiguo conocido en Valencia, Siglo VI, que en su sepulcro habla incluso del "Ullal de Baldoví", junto a la Muntanyeta: dels Sants "...disrupto predulcem repperit limfam".

ÉPOCA MEDIEVAL ISLÁMICA Y CRISTIANA

Ahora puedes observar otra barca, diferente a la romana, con una tripulación diferente también, que cantan... no en latín¡..
Ahora es árabe. Estás en el año 1000 después de Cristo.
Se acercan. Es una embarcación humilde de pescadores ancianos que llevan la pesca del día. Te saludan con la mano. y les haces gestos para que se acerquen. No sabes hablar con ellos, pero te acuerdas de los nombres árabes de los pueblos que rodean el lago, te salen dos de la boca sin pensar: "Sulayna", Sollana, "Al-mansaf", Almussafes.
Ellos sonríen entre sí con gesto afable, enseñando sus bocas, en gran parte desdentadas. Se despiden comentando entre ellos y se acercan a un alquería, -conjunto de casas entorno a una placita, origen de muchos publos actuales- de la orilla, junto a las olvidadas villas romanas, ya en ruinas, pero además observas unos pequeños campos de un cultivo que alcanzará posteriormente gran importancia, el arroz.
Los árabes trajeron desde Oriente y nos dejaron tanto el arroz como el nombre con el que hoy conocemos el lago: Albufera, ak-Bu haira.
-Zzzziiiiiiuummmm¡¡
-¿Qué ha sido eso?
- Es una flecha de ballesta, que acaba de pasar cerca de tu oreja. Unos perros con el agua al cuello, nadan graciosamente para recoger unos patos recien cazados. Tras unos econdrijos de cañas, un cazador se disculpa en valenciano medieval. Estás en siglo XV. Se quita su extraño sombrero cubierto de paja y te señala un conjunto de barcas a media distancia. Es el Rey, -cristiano debe ser-. Por estos años Alfons el Magnànim, que es dueño y señor de la Albufera, después de la conquista y fundación del nuevo Reino de Valencia en el siglo XIII, por Jaume I.

ÉPOCA MODERNA; CONTEMPORANEA Y FUTURO

Decides acostarte en el suelo de la barca. Cuantas emociones, ...
Oyes ahora mucha gente y un chapoteo, como si echaran algo al agua. Te asomas. Están "aterrando" el lago, es decir, echando tierra para convertir el lago en campos de arroz. Estás en el siglo XVIII. El arroz ha conquistado gran parte del lago y la lucha entre arroceros y pescadores es constante, ya que al aterrar se pesca menos. Un hombre muy bien vestido toma nota unos 200 metros más allá, en la orilla, mientras unos asnos cargados de bártulos y papeles descansan con sus portadores. Está muy serio y dirías que de mal genio. Si, debe ser Cabanilles, el mismísimo bótanico Cabanilles, médico del Rey e Ilustrado, gran opositor al cultivo del arroz, que porta la enfermedad del paludismo, piensa que prefiere las aguas estancadas del arroz.
Sonríes ligeramente mientras recuerdas los escritos de este ilustre valenciano.
Tu cara cambia cuando ves flotar unos peces muertos, blancos, duros y corvados, junto con botellas de diferentes productos. Ha llegado la modernidad, con sus beneficios, pero también con sus problemas. El agua ya no es como la que habías visto hasta ahora.
Nuestra dama del lago, con sus ojos claros y puros nos mira y no dice nada. Su piel está sucia y con su mirada nos recuerda las agresiones que ha sufrido tanto ella como sus hijos, como el extraordinario y único pececito "valencia hispánica", es decir nuestro samaruc, reducido a "reservas indias acuícolas"; nuestra gambeta, la anguila, y tantas otras especies tan singulares que llegaron hasta hace tan solo 50 años, abundaban de tal modo, que hoy no es fácil imaginar. Cuanto perdido, o casi perdido, en una sola generación, después de tantas y tantas generaciones que han sacado del lago y su entorno, comida en abundancia. Eran otros tiempos de hambre.
Esa Albufera, nuestra dama del lago, musa que ha inspirado a insignes escritores como Blasco Ibáñez, en su "Cañas y Barro" o en "La Barraca", o al maestro de la luz, el mismísimo Sorolla, que plasmó en sus lienzos pescadores, barcas y sal, como la que se extraía de El Saler, o lugar idóneo donde conseguir los ingredientes mágicos para realizar la internacional "paella" o el "all-i-pebre" de anguila.


All i pebre Port de Catarroja

 

Esa Albufera, a la que le hemos extraído cuanto hemos querido, sin mirar jamás las consecuencias, y en lugar de agradecérselo, mimándola, la hemos degradado, contaminándola.

Te sientas ahora en la barca y no puedes hacer otra cosa que reflexionar. Después con la percha. -palo largo de madera utilizado para maniobrar la barca-, te acercas hasta la misma orilla. Antes te das la vuelta de nuevo, mirando el lago, y te preguntas cómo puedes ayudar a la dama del lago de l'Albufera.

 


Port de Catarroja - Casa Sulema

 

Aprender su y de su historia, conocerla en sus múltiples aspectos y facetas.
Dignificarla, dándole la importancia que, por muchas veces que se repita, se merece.
Por fin, ha llegado el momento, en el que parece, que somos ya conscientes de que no podíamos seguir ensuciando l'Albufera. Todos podemos aportar lo mejor de nosotros mismos a este trozo de tierra tan esencialmente valenciana, protegido hoy con la declaración de Parque Natural, tan necesitado de un reconocimiento "real" por parte de toda la sociedad y que aún esconde una gran riqueza que, solo necesita ser descubierta, conocida y finalmente estimada.

Nuestro desarrollo, no tiene por qué estar en contra de L'Albufera, sino todo lo contrario, debemos poner al servicio de L'Albufera, todo nuestro desarrollo.

Este relato ha sido realizado con la colaboración de un grupo de miembros del FORO parc natural l'albufera.

ShareThis

Población

Extracto del libro "L'Albufera de València" de Vicenç M. Roselló i Verger. Traduccion: Albufera.com


POBLACION

Todos los procesos y modificaciones paisajísticas que se describen en este apartado son condicionados por la presencia humana esporádica o estable. Un equilibrio, el del hombre y la naturaleza, que tiene sus reglas y sus límites y que cada día se ve más comprometido en una sociedad tecnológica que teóricamente habría de tener medios para mantenerlo.

      No hay población estable sin accesibilidad y solo cuando la viabilidad es muy fluida, todo el mundo puede llegar a la generalización del ocio como objeto destacable. Excluyendo al aventurero, el deportista o al aficionado a la naturaleza salvaje, hoy por hoy, en pocas cosas se puede concebir el ocio sin motorización.

La población

Cuando se habla de "Población de la Albufera" hay que referirse a la franja más inmediata a el Lago, o a la "marjal", sin olvidar que determindos pueblos de la huerta meridional y de la Ribera baja han tenido y tienen un gran papel en la evolución del paisaje "albuferenc".

       En medio de la marjal se levanta como un islote la "Muntanyeta dels Benissants -o dels Sants de la Pedra", dicha anteriormente el "Cabeçol dels Sants o de Na Molins", donde se han encontrado restos de población humana que podrían ser el indicio más remoto de la actividad humana en la zona. En una brecha que contiene huesos de mamíferos que datan del pleistoceno medio (Sarrión, 1984) se han encontrado restos de silex y cuarcita. Cerca de Sollana, "L'Alteró de Miquel, L'Alteró de la Curra y L'Alcaissia" han aparecido restos de hachas de piedra pulida, poblaciones eneolíticas, señal de un grupo estabilizado hacia el año 2000 aC (Gil-Mascarell i Marti, 1981).

        No hay por ahora restos conocidos del bronce valenciano, ni del ibérico, cosa explicable por la tendencia de este periodo a refugiarse la población hacia el interior. En cambio, la romanización si que ha dejado huellas. En los términos de Catarroja y Silla han sido detectadas algunas villas. Dentro mismo de la marjal -partida de Paretes (Sollana)- apareció un bronce de la época de Augusto y en el Perelló una figura del mismo metal. Hay una referencia, no muy precisa, de Nicolau Primitiu (Gomez, ACCV, IV-8, 1930-1931: 74) que entre el "pujol y L'Alcatí" al construir el camino nuevo del Perelló, se encontro una moneda de Trajano, un trozo de fíbula, diversas "tegulae", un fragmento de ánfora y restos de "dolia", cerca de unas ruinas de un edificio de piedra y mortero del siglo XV.

       Otro hallazgo significativo fue la "cuadrícula centuriada" (Pingarrón, 1981), en un cuadrilátero con vértices en Paiporta (Pagi porta?= puerta del campo), Alfafar, Silla y Alcasser. Se trata de un orden ortogonal de líneas de partición separadas por 710 m. y materializadas por caminos, sendas, acequias, y otros límites. Así ordenaban su catastro los romanos y su parcelación ha permanecido hasta ahora de una manera milagrosa. El camino que va de Paiporta a Santa Anna y continua hacia medio día es aquello que nombraban como un "cardo", y la actual carretera N-340: el "cardo maximus"; es decir el eje de la parcelación, que además concidía con la Via Agusta y tenía como inicio el punto que ahora acupa la Cruz Cubierta (en la ciudad de Valencia). Un hecho análogo ocurrió en la "centuración" del norte de Valencia donde también fue bonificada la marjal. Aquí al Oeste de la Albufera, se hizo, al parecer, la primera gran operación de saneamiento.

          Para la situación antes del "Repartiment" cabría recurrir a las fuentes islámicas que no son nada ilustrantes. La tomponímia sugiere la raíz de muchos de los pueblos de el entorno (Benetússer, Albal, Alcàsser, Alfafar, Massanassa, Sueca); algunos podrían encuadrarse en el apelativo de mozárabes (Beniparrell, Catarroja, Picanya, Silla?), pero eso solo no es lo que garantiza su origen islámico o mozárabe: El nombre de la Albufera (pequeño mar) es un vestigio más de la ocupación islámica.

        En tiempos de la reconquista se puede encontrar documentación escrita (Salcedo 1956), a través de las crónicas de Jaime I, donde se enfatiza la importancia de un punto llamado "Creu de la Conca" (su ubicación vendría a estar a unos dos km al norte de El Saler); donde acampó la retaguardia del "Conqueridor" (Jaime I) -gente de tortosa- decían las crónicas.
      
      El Palmar ha sido el núcleo arquetipo de la Albufera, aún no siendo muy claras sus raíces. Una alquería llamada "Alcudía" entre "l'Olla y l'estany gran (gran estanque-lago)", debe de ser el precedente más remoto, según la donación de Jaime I (5-2-1248) a Pere de Granyana, comendador del Hospital. Lo autorizaba, además, a conservar "cosa de cent moros" (cosa de cien moros) porque eran necesarios para el gobierno de 30 barcas (Diago, Anales del Reino de Valencia, 1613, I). Esto hace pensar de una explotación piscícola de la Albufera anterior a la ocupación catalano-aragonesa.

       La población más o menos estable ya existía hacia 1762 (Sanmartín, 1982). A mitad de siglo XIX, según P. Madoz, integraba cinco casas y un centenar de barracas agrupadas en dos calles, donde habitaban 109 pescadores que figuraban como vecinos de Russafa (Actual barrio del sur de Valencia). Después del pavoroso incendio de 1885, algunas fueron sustituidas por casas más consistentes (Soriano, 1902). La población ha ido en aumento: 479 en 1900, 817 en 1920, 1543 en 1950; pero pasa a 943 en 1070, y 928 en 1981.

        El núcleo de barracas del Saler, al entrar el siglo, agrupaba solo 94 habitantes, pasando a 247 en 1960, gracias a la diversificación de los horizontes de vida y la obertura viaria. En 1970 eran 568 - sin contar unos 50 diseminados por alrededores del Poblado-, y 687 en 1981 cuando tan solo queda una barraca.

         El Perelló, situado en el termino municipal de Sueca, participa de un tipo de habitat y medios de vida semejante, gracias a los cuales el 31 de diciembre de 1900 censaba 413 habitantes, 719 en 1970 y 1092 en 1981, cuando ha venido a transformarse en un núcleo residencial que el verano multiplica considerablemente su población.

         El Perellonet contaba con algunos centenares de personas en 1887, que en 1981 son 455, entre más de un millar diseminadas.

         Pinedo contaba en 1900 -pescadores de la mar y labradores- 187 habitantes, y actualmente cuenta con 2000 habitantes, disemindaso incluidos.

        Sueca y Sollana tienen mucha relación con la Albufera, como también Catarroja y Silla que, como el Saler, tiene puertos para facilitar el Tránsito por el Lago.


ShareThis

Viviendas

Extracto del libro L'Albufera de València de Vicenç M. Roselló i Verger. Traducción: Albufera.com


LA BARRACA Y OTROS HABITACULOS

 

Desaparecidas barracas de "Montoliu" en el Saler.

Si no fuese por la tipificación Llorentina (Teodoro Llorente) de "casal de humils virtuts i honrats amors" (Casa de humildes virtudes y honrados amores)(1883), que desencadenó los tópicos que hemos aguantado los valencianos, la barraca sería más que un "motivo pictórico y fotografico dominical". También es verdad que el realista Blasco Ibañez (1898) se encargó de contradecir la imagen de Llorente, con el relato de la miseria y sordidez reflejado en su novela "La Barraca"; un escritor más alejado, Miguel Hernandez, tuvo que ser el que le hiciese una elegía. Al fin y al cabo en la huerta de Orihuela, también estaba en vigencia este habitáculo.

            El valor antropólogico y geográfico de la barraca no puede ser discutido. Aún encontrándola desde el Delta del Ebro -colonizado por "marjales" (agricultores de la marjal) valencianos- , buena parte de la huerta de Valencia, la del Segura y hasta en la de Murcia, el dominio "albuferenc" es connatural.

            Son muchos los autores que han tocado desde múltiples puntos de vista el tema de la barraca. si el racionalista Cabanilles (1795) la menospreció, otros escritores localistas bajo el aura romántica la valoraron, pero los estudios sólidos son pocos y podrían concretarse en los de M. Thede (1933), etnólogo de la escuela de Krüger, y la tesis doctoral del geógrafo J.M. Casas(1944) que le dedica el primer capítulo, y el libro muy bien documentado de M. Sanchis (1957).

            En cuanto al origen del habitáculo que nos ocupa, hay pocas cosas resueltas. Parece descartable la explicación palafítica por la cual se inclinaron Casas (1944) y Violant (1951), siguiendo elocubraciones sobre el poblamiento anfibio y el argumento de la barraca-vivero de anguilas, que es un detalle probablemente anecdótico y efímero. Más fácil sería decantarse por la evolución de las elementales cabañas de pescadores, ya que tenemos noticias, documentación y hechos,
que avalan el parentesco de estas cabañas con la barraca.

             Contado y debatido, la primera representación conocida de barracas se remonta al siglo XV y la encontramos en la predela del retablo de Santa Marta del anónimo Maestro de Cabanes que figura en el Museo San Pio V (Valencia). Los dibujos del pintor flamenco Anthonie van den Wijngaerde (1563), conservados en la Biblioteca Nacional de Viena, Victoria & Albert Museum de Londres o Ashmolean Museum de Oxford (Rosello et al. 1990) representan y rotulan un núcleo de barracas en el Saler y otro en al norte del Grau (puerto de Valencia), donde se multiplicarían en los años siguientes. Cabe decir igualmente, que toda la cartografía flamenca de los siglos XVI y XVII epigrafía sistemáticamente "Barracas" en en el nucleo que ahora se llama Saler, al lado de la Albufera. La expansión máxima de este habitáculo debió de ser en el siglo XIX, pero ya hacia finales del mismo vino su decadencia. Un acuerdo del Ayuntamiento que se anticipaba al incendio del Palmar (1885) prohibia la construcción de barracas el 19 de noviembre de 1884, y hasta limitaba la rescostrucción de las mismas. Ahora la carencia de costrucción de barracas ha sido espontanea. En el año 1970 , el 80% de las barracas ya eran inhabitables: almacenes, establos... o nada.(Escrivà 1970)

              Entre el Delta del Ebro y la huerta de Orihuela han habido barracas de estilo valenciano; averiguar su filiación en algunos casos no es difícil, en otros ya los es más. Sin caer en fuertes determinismos, las primeras materias -cañas y barro- sugieren un hermanamiento con la marjal, el arrozar o al menos con la horticultura. El caracter pescador, ya insinuado antes, se puede superponer. En el territorio que ocupa el Parque Natural hay todavía - en ruina casi todas- en el Palmar, Perello y El Saler. En la zona de la orilla este de la Albufera hay una serie de barracas construidas recientemente tratando de emular a aquellas barracas de antaño, pero con material moderno, actual; únicamente ofreciendo los originarios techos de "borró" (vegetal de la zona que se empleaba para techumbre, entre otras cosas), como nota tradicional y pintoresca.

Interior de una barraca con planta
de distribución central (Sanchis 1957)

 La forma de la barraca consiste en un paralepípedo cabalgado por un diedro o prisma triangular. La estructura del diedro de madera, cubierta con el techo a dos aguas muy oblícuos, descansando sobre dos muros bajos. Estas paredes oscilan entre 1,5 y 2,5 m de altura, pero antiguamente no pasaban de 30 cms o 40 cms (la gente se acostaba en tierra sin camas y no hacia falta mas altura). La cima de la barraca, donde converge los dos laterales de la techunmbre en un angulo de unos 30º ó 40º, puede llegar a los 6 ó 8 m.. Hay barracas pequeñas y grandes, pero la largaria habitual de la misma es engtre 10'5 y 9 m. y el ancho respectivo, entre 6'5 y 4'5 m.; predomina una ortientación del eje E-W. En caso de una construcción doble la barraca-cocina suele ser más pequeña que la barraca-habitáculo.

Dos secciones verticales, transversales i longitudinales
de una barraca, según J. Escrivà (1976)

 

Los pequeños muros pueden reducirse a la mínima expresión en las barracas del Perelló, sustituidos por pies o puntales de madera, llamados "vents". En las otras barracas están echos de adobes o "gassons", de barro mezclado con paja. El "penal" o "timpa" se hacía de cañas horizontales -"lliseres"- revestidas de barro. Todo el barro era "emblanquinat" (emblancado) con pasadas y pasadas de cal, que aparte de mejorar su aspecto, daban mayor resistencia. Las puertas se abren a los dos extremos siempre descentradas. Tambien suele haber una ventana (Sanchis 1957). La cubierta es armada con cañizos y "lliseres" atadas y, encima, cubierta de juncos, que pueden ser de: "borró"(Ammophila arenaria), "trotxera" (Psamma arenaria), "mansega" (Cladium marisci), "senill" (Phragmites), o de "rastolls o jaç" (paja de arroz, en este caso). Los lados que sobresalían solían hacerse de "senill" (Phragmites). A los extremos de la la cima del techo suele haber amenudo dos crucecitas de madera.
              Dos maneras básicas de distribución se contraponen: una centrada entorno a la "llar" ( hogar -donde se cocinaba), y otra longitudinal con un pasadizo.

En el Palmar y en el Saler, cada familia solía tener solo una barraca. Hasta el siglo pasado teníamos "la llar" aislado al centro en una única estancia, dos dormitorios "quartets" ocupaban los angulos. En el siglo XX el antiguo "llar" fue sustituido por un "fogueril" con chimenea. Las barracas con culata o "cul de mona" eran una peculiaridad de el palmar, entre la treintenea que habían sobrevivido del incendio de 1885 se han llegado a ver tres (Rosselló 1995).

No se puede terminar este apartado de viviendas del Parque Natural de la Albufera sin hacer mención a una edificación peculiar, "les casetes" (casitas) de la marjal. simples bloques de ua sola caida de aguas cubierta de teja arábiga, paredes de ladrillos cocidos, pequeñas dimensiones, y pocas aberturas o ninguna. Hace cuarenta años, aún pasaban los "marjalers" (agricultores de marjal) la semana, en tiempos de trabajo, excepto los sabados y domingos. Ahora en ellas se guardan las artes de pesca o aperos de trabajo, aunque son muchas las casitas en un estado de abandono notable.

Caseta del coto, en la marjal de poniente de
la Albufera. Al lado de una acequia. Servía de refugio a los pescadores y "marjalers".



ShareThis

Agricultura

AGRICULTURA

Hablar de la Agricultura en la Albufera es hablar del arroz. La historia de la Albufera es también la historia de este cultivo ya desde tiempos incluso anteriores a Jaime I (el arroz fue introducido por los árabes en el siglo XV). Los arrozales han sido prohibidos y rehabilitados numerosas veces desde el siglo XV. Prohibidos porque el estancamiento de sus aguas era un peligroso foco de infección para la población. Pero cultivado reincidentemente por la elevada rentabilidad de esta gramínea frente a otros cereales. Finalmente un tratamiento adecuado de las aguas de los arrozales acabó con su leyenda negra y este cultivo se extendió rápidamente a prácticamente toda la marjal que rodea la Albufera.
         Sin embargo, a pesar de que los arrozales han robado mucha superficie al lago, éstos ya son ahora parte del ecosistema de la Albufera, y se consideran como un entorno bastante adecuado para la alimentación de la avifauna
. .

 

 

ENERO-FEBREROComienza el ciclo del arroz, se vacían los campos de agua, y se empieza a "Fanguear", arando y mezclando la paja restante del año anterior, con el barro para que se pudra. En ello colaboran el hombre y los pajaros.

MARZO-ABRILSe deja descansar la tierra esperando que se cuaje al sol, luego se le da la vuelta a la capa superior.

MAYO-JUNIO-JULIOSe vuelven a llenar los campos de agua y se ara preparando los terrenos para la siembra.

La Marjal inundada constituye una zona muy importante, pues a ella van muchas aves (garzas, cigueñuelas...) y otros animales (peces, ranas, caracoles...) en busca de alimento.

AGOSTO-SEPTIEMBRE-OCTUBREA mediados de agosto se secan yalos campos para la recolección del arroz a primeros de septiembre.

NOVIEMBRE-DICIEMBRESe cierran las compuertas que comunican la Albufera con el mar. El agua sobrante pasa a las acequias que rodean los campos y mediante pequeñas compuertas, pasan a éstos

 

El arrozal.
      Las especiales condicones de inundabilidad que existen en el entorno del lago y su escasa profundidad permitieron su transformación agrícola para el cultivo del arroz. La actividad arrocera, pionera del expansionismo agrario en las zonas húmedas, se fue extendiendo a costa de la paulatina reducción de la superficie del lago, especialmente a partir del siglo XVIII.

      El cultivo del arroz ha experimentado sucesivos períodos de crisis a lo largo de la historia que han alternado con otras etapas de expansión. El último de estos períodos de expansión se produjo entre finales del siglo XIX y la década de los treinta en este siglo, durante el cual prosiguieron las labores de aterramiento del lago hasta dejarlo, aproximadamente, en el perímetro que presenta en la actualidad.

     El procedimiento empleado para elevar el nivel del terreno y ponerlo en cultivo consistía en realizar, en primer lugar una mota o margen de tierra que sobresalía del nivel del agua, delimitando la parcela del resto del lago. Posteriormente, se acarreaba mediante barcas (albuferencs) el barro procedente del fondo del lago y de los canales que desembocaban en él hasta elevar lo suficiente el terreno en la parcela y hacerlo apto para el cultivo del arroz.

      Si se contempla la reducción de la superficie del lago en los últimos 200 años y se tiene en cuenta que eran necesarias entre 1.500 y 2.000 "barconaes" para rellenar una hectárea, se puede apreciar el enorme esfuerzo realizado para poner en cultivo el arrozal. Sin embargo, a partir de los años cuarenta, el arrozal entró de nuevo en crisis. Ello se ha debido, por una parte, a la mayor rentabilidad económica de los cultivos hortícolas y, por otra parte, a la aparición de maquinaria que ha facilitado las labores de transformación de los terrenos, a la vez que reduce el esfuerzo necesario para el cultivo de la huerta, muy superior al necesario en el arrozal. De esta manera, se puede observar como, en las cinco últimas décadas, el arrozal se ha reducido casi en un 50% en el conjunto de la Comunidad Valenciana, ocupando en la actualidad un lugar secundario en el contexto productivo nacional. La producción de la Comunidad Valenciana se concentra en la provincia de Valencia, donde se produce aproximadamente el 30% del arroz nacional; ya que en Alicante se abandonó su cultivo en 1976 y en Castellón tres años después. Esta producción se centra mayoritariamente en el Parque Natural, siendo Sueca, con cerca de 6.500 hectáreas, el municipio que concentra casi la mitad de la producción.

      El arroz producido en el Parque Natural es casi en su totalidad del tipo denominado "redondo", fundamentalmente la variedad bahia; mientras que en las demás zonas arroceras nacionales se produce el tipo "largo" o "chino", de mayor aceptación en Europa, pero cuyas cualidades gastronómicas son muy inferiores a las del primero, sobre todo para el condimento de los platos tradicionales valencianos. No obstante, la comercialización de la producción arrocera valenciana parece garantizada y, con ello, el mantenimiento de este cultivo, necesario tanto por su importancia ecológica como por los valores paisajísticos que presenta. En este sentido, cabe resaltar la riqueza de matices que muestra el arrozal a lo largo de su ciclo, desde el período de inundación invernal que multiplica por cinco la superficie de agua libre del lago, a los distintos cambios que se van sucediendo durante el desarrollo, desde la siembra en abril y mayo hasta la siega en septiembre.

      Además del riesgo de desaparición del arrozal a causa de su transformación en huerta, el sector arrocero se enfrenta a otros problemas en el ámbito del Parque Natural; éstos derivan, en su mayor parte, de la excesiva fragmentación de la tierra en parcelas de reducidas dimensiones, lo que dificulta una racionalización de los aprovechamientos, tanto para el uso de maquinaria, como para los procesos de abonado, riego, tratamientos fitosanitarios, etc. La superficie media de las parcelas es inferior a una hectárea y más del 95% de las explotaciones tienen una superficie inferior a las cinco hectáreas, siendo Sueca el único municipio que presenta explotaciones arroceras de gran extensión, algunas superiores a las 50 hectáreas. Esta fragmentación de la propiedad de la tierra, unida al modo como se ha ganado terreno en el lago para el cultivo a lo largo de siglos, hace que el sistema de riego presente una gran complejidad, con una densa red de canales y acequias de irregular trazado que, en muchas ocasiones, llegan a cruzarse entre si.

      Según el modo de riego, el arrozal puede diferenciarse en dos tipos de terrenos: por una parte, los lindantes con el lago, muy expuestos a cualquier crecida del nivel del mismo y de fácil inundación pero imposible desagüe natural, denominados "tancats". Por otra parte, las tierras altas, cuyo riego se realiza mediante otros caudales (fuentes, pozos, acequias de los ríos Turia y Xúquer) o por medio del agua del lago elevada mediante motores, en estos terrenos el desagüe se produce de modo natural. Los tancats son un conjunto de campos, de entre 200 y 600 hanegadas, rodeados por pequeñas murallas de tierra (motas) en los cuales se resuelve conjuntamente el riego y el desagüe. La inundación invernal, para la preparación y lavado del terreno, se produce al cerrar las golas y ascender el nivel del agua en el lago y los canales, entrando ésta por las boqueras de las motas; el desagüe se realiza con la ayuda de motores. En el riego de abril a septiembre, basta con abrir las boqueras de las motas a los canales para que entre el agua del lago. Los tancats, aunque carecen por lo general de reglamento escrito, se organizan mediante una Junta Administradora que se ocupa del aspecto administrativo y toma de decisiones, contratando entre dos y cuatro hombres para determinadas tareas (criadors, celadors, regadors, motoristes y maquinistes), correspondiendo al regador la responsabilidad de cuidar los niveles de agua en función del proceso de maduración del arroz, temperatura, etc.

       Por su parte, los arroceros de las tierras altas se agrupan en las denominadas Comunidades de Regantes, cuentan con una Junta General, Sindicato y Jurado de Riego. El riego, al igual que en caso anterior, se efectúa de modo colectivo, excluyéndose cualquier intervención particular. El riego con las aguas del lago se halla regulado por la Junta de Desagüe de L'Albufera que se rige por unas Ordenanzas y Reglamento Interior que data de 1926, se halla constituida por "todos los propietarios de tierras enclavadas en los antiguos lindes del lago" (mojones de 1761).

      El uso de plaguicidas en el arrozal afecta, en cierta medida, a la calidad de las aguas; no obstante, su efecto es mucho menor que el producido por el uso de plaguicidas y fertilizantes en la huerta del entorno del Parque Natural, donde su uso es masivo. Unicamente cabe destacar en este sentido el uso de herbicidas y alguicidas que pueden afectar a la vegetación de los canales y orillas del lago. El tratamiento del cucat del I'arròs, principal plaga de este cultivo, se realiza de manera controlada por la Consellería d'Agricultura para evitar los tratamientos particulares; asimismo, esta conselleria está desarrollando experiencias dirigidas al control de esta plaga por métodos biológicos no agresivos al medio, como es el caso de las feromonas.

 


La plantación tradicional del arroz a base de "guaixos" (manojos) traídos del "planter" (plantel), desapareció hace 15-20 años. Ahora se "barreja" (planta) el arroz directamente sobre el campo, esparciendo la semilla uniformemente, bien a mano o a máquina. Se planta a principio de mayo y se suplen las faltas a mano. Es lo que hace el "marjaler" (agricultor de la marjal) en la imagen. (foto F. Jarque)



ShareThis

Arroz

En este artículo de R. Ballesteros encontrarás información sobre algunas de las variedades más significativas de arroz en la Albufera de Valencia


VARIEDADES DE ARROZ EN LA COMUNIDAD VALENCIANA

 Desde hace aproximadamente 30 años, el cultivo del arroz en la Comunidad Valenciana se basa mayoritariamente en las variedades obtenidas por el Departamento del Arroz del IVIA, entonces Estación Arrocera de Sueca. Variedades obtenidas en el Departamento del Arroz como BalillaxSollana, Sequial, Bahia, y Senia han sido, entre muchas otras, las que, en periodos sucesivos, alcanzaron mayor utilización. En este momento parece iniciarse el ascenso de Leda, una variedad registrada en 1990, y por otra parte se han presentado recientemente al Registro de Variedades tres nuevas variedades.

En este artículo procuraremos resumir este proceso, caracterizar algunas de las variedades y describir la situación actual, tanto desde el punto de vista de los trabajos de mejora como desde el punto de vista del agricultor y de su relación con el mercado.

El comienzo de la mejora en España.
Una serie de años problemáticos, por las repetidas falladas del grano que culminaron en la gran fallada de 1911 desembocaron en 1913 en la creación por el gobierno, a petición de los agricultores, de la Granja Arrocera de Sueca. Se iniciaron así los trabajos de mejora del arroz en España que inicialmente se basaron en la introducción de variedades extranjeras. Las variedades Originario, Benlloch y Americano 1600 contribuyeron a paliar el problema existente. El siguiente paso importante fue la introducción en 1939 de la variedad Balilla que aportó un nuevo nivel de producción y que ha sido un progenitor básico para variedades futuras. Es una variedad baja de grano pequeño, espiga densa, hojas verde oscuro y buen ahijamiento que responde bien a fuertes abonados nitrogenados. Estas características, con un grano mejorado, han pasado a algunos de sus descendientes más destacados como Bahia, Sequial, Senia o Tebre.

La primera variedad propia destacada es BalillaxSollana, más alta que Balilla y con mejor grano, aunque aún pequeno, y que sigue actualmente en cultivo, pese a su altura algo excesiva, debido a que su ciclo un poco más corto la hace adecuada para algunas zonas arroceras es pañolas más frías.

Auge de las variedades españolas
El cultivo del arroz sufrió a finales de los años sesenta un cambio radical con la introducción de las cosechadoras y los herbicidas y la sustitución, un poco posterior, del trasplante por la siembra directa. Este cambio potenció la rápida difusión de las nuevas variedades españolas Bahia y Sequial, que presentaban algunas ventajas importantes en tamaño de grano, producción y resistencia al encamado.

El gráfico siguiente refleja el auge de estas nuevas variedades que llegaron a ocupar más del 90% del arrozal español y que aún se cultivan en países como Italia, donde el Bahía se conoce como Padano, y en Grecia, donde el Sequial se conoce como Ispaniki.

Las razones por las que Bahía fue, a la larga, preferido a Sequial tienen que ver en gran parte con el tipo de grano, más ancho y perlado en el caso de Bahía. Esta preferencia del mercado tradicional por el grano ancho y perlado no es compartida por otros países en los que los programas de mejora tienen entre sus prioridades la eliminación del grano perlado que, según estudios realizados sobre la fragilidad del grano en el molino, es una de las causas principales de las roturas en la elaboración. A favor de Bahía estaba su buena adaptación a las diversas zonas arroceras y en contra su mayor propensión al encamado. El mejor tipo de planta de Sequial, de talla más baja con hojas erectas y mejor resistencia al encamado, hizo que lo utilizáramos frecuentemente como progenitor cruzándolo entre otras muchas variedades con Bahía. De este cruzamiento procede la variedad Senia registrada en 1986, junto con la variedad Tebre que ha tenido buena aceptación en Cataluña. La variedad Senia mejoraba al Bahía en resistencia al encamado, en tamaño de grano y moderadamente en producción, por otra parte el grano, aunque mayor, corresponde al mismo tipo comercial ancho y perlado que ha predominado en el comercio interior. Con estas ventajas tuvo una difusión inicial muy rápida en la zona de Valencia siendo actualmente la variedad más cultivada.

Altura encamado y tipo de planta.
En el cuadro siguiente se recogen características de altura y tipo de grano de algunas de las variedades obtenidas en el Departamento del Arroz, otras como Liso (que se cultivó en Italia como Tizinese), Betis ,Júcar, Niva (que aún se cultiva por ser más temprano) o Tebre se han excluido para simplificar la visión
de conjunto.

En el cuadro puede verse la reducción progresiva de la altura de la planta, expresada en cm y medida desde el suelo a la punta de las panículas. Esta reducción en altura no es un fin en si misma, aunque mejora la relación grano-paja , sino un modo de mejorar la resistencia al encamado. En este sentido variedades como Marjal o Baixet representan una mejoría apreciable respecto a las anteriores. Por otra parte aunque se dispone de líneas aún más bajas esto suele ir acompanado de una menor productividad.

Las tres últimas variedades presentadas a Registro, Marjal, Ullal y Baixet se caracterizan además por un siste- ma foliar erecto en el que las hojas bandera sobresalen de las panículas, un tipo de planta que los fisiólogos consideran conveniente para variedades muy bajas.

¿Grano perlado o grano cristalino?
En cuanto al grano hay bastante diversidad tanto en la longitud, que va del grano corto, como BalillaxSollana, al largo A como el Albada con predominio del grano medio, como en anchura y perlado. Más adelante consideraremos los problemas de las variedades de grano largo B impropiamente llamadas índica cuando botánicamente no lo son.

En la columna que recoge el porcentaje de perlados (ver gráfico superior) se ha señalado con un asterisco aquellas variedades en que la perla es una perla central grande como las de Bahía o Senia. La cuestión del perlado merece un comentario más detenido. Técnicamente no es una buena característica dado que, como se ha dicho antes, está ligada a la fragilidad del grano en el molino sin embargo existe una preferencia tradicional por este tipo de grano, preferencia que está ligada a un tipo de cocción, distinta de la del arroz largo comercialmente llamado tipo índica. Sin embargo ese tipo de cocción no depende necesariamente de la presencia de la perla. Un factor que dificulta a veces la difusión de una variedad es lo que podríamos llamar su mezclabilidad, es decir la mayor o menor facilidad, léase discreción, con que, en caso de necesidad, puede almacenarse en el mismo silo que otra variedad. Otro factor a considerar sobre el perlado es que la existencia de un mercado que lo prefiere crea una inercia y por otra parte puede ser una defensa frente a la competencia de arroces importados de grano cristalino. Como mejoradores es más fácil lograr buenos rendimientos industriales con granos no perlados y por tanto debemos considerar, como en la mayoría de los países, la perla como un defecto pero existe una realidad comercial con la que hay que contar.

 El ascenso de Leda
Dentro del predominio general del cultivo de Senia parece estarse iniciando un aumento apreciable del cultivo de la variedad Leda, aumento que no ha sido mayor por limitaciones en la disponibilidad de semilla. El motivo fundamental creemos que es su mejor rendimiento en granos enteros, véase nuestro artículo "La variedad de arroz Leda" publicado en Noviembre de 1994 en el número 155 de la revista Agricola Vergel, donde exponíamos que en una comparación de 9 años había superado a Senia en un 14.6% de kg./ ha de granos enteros. Con un grano mayor que el de Senia y una producción en cáscara superior en un 5% al de esta variedad, era su rendimiento industrial el que sobre todo marcaba la diferencia. Sobre este tema del rendimiento industrial, del que nos ocupamos en el número de Abril de 1995 de esta revista, quisiera señalar que en Enero de 1996 la revista americana Rice Journal aconsejaba que las variedades de grano corto y medio se recojan entre el 20 y el 24 por ciento de humedad y las de grano largo entre el 18 y el 21 por ciento. En nuestra zona los métodos de medición de humedad empleados dan, en ocasiones, lecturas bastante más altas de las quedaría el método oficial, evidentemente más lento y engorroso. La repercusión negativa de esas humedades en el precio, junto con el hecho de que el buen rendimiento en enteros no siempre es compensado económicamente, contribuyen a que el agricultor recolecte con frecuencia el arroz demasiado seco. Esto unido a la preferencia por variedades perladas hace que el problema de las roturas en molino tenga especial importancia en la zona.

El arroz largo
Puede parecer desconcertante que el cultivo del arroz largo B, comercialmente llamado tipo índica, que desde hace años se ha venido repitiendo que iba a ser prácticamente obligado en un futuro inmediato, tenga tan poca implantación en el arrozal valenciano. Hay varios factores que dificultan el cultivo sobre todo la rigidez del sistema de riego del arrozal valenciano que, con su quita de aguas a fecha fija, hace más arriesgado el empleo de variedades que por ser de ciclo más largo puedan padecer de mal acabado por falta de agua en la fase final. También hay en estas va- riedades una mayor sensibilidad al frío en las fases tempranas del cultivo pero todo esto no sería un obstáculo decisivo si se ofreciera por ellas un precio claramente superior al del arroz de tipo tradicional. La variedad Thaibonnet, es decir el L202 californiano, se esta cultivando en Italia y Francia en climas más desfavorables que el nuestro y en el Departamento del Arroz lo cultivamos todos los años como testigo con buenos resultados, a veces excelentes, y a veces menos buenos en especial cuando hay frío al principio del cultivo, pero sin grandes inconvenientes. En cualquier caso el Departamento del Arroz ha concentrado parte de su trabajo en este tipo de variedodes y en anos próximos registraremos alguna variedad de este tipo de grano y con lo calidad de cocción requerida por el mercado europeo.

Otras variedades extranjeras
Siempre ha habido en la zona de Valencia variedades italianas que, en general, se cultivan a instancias de industriales interesados en ellas. Algunas llegaron a alcanzar cierta difusión, como en los casos del Rubino, Venería, P.M., Ribe, Lido etc. pero a la larga las variedades no han durado demasiado y el interés se ha desplazado a otra novedad. Actualmente parece que hay cierto interés en la variedad Elvo así como también en el Vialone Nano, en este caso en relación con un mercado de especialidades en el que la más cotizada es la variedad Bomba. Esta última variedad, ya se cultivaba en Valencia en el siglo pasado y es sin duda el arroz más apreciado para hacer paellas, si pese a su elevada cotización no se cultiva más es porque algunas de sus características, en particular su altura elevada y su poca producción, hacen su cultivo poco atractivo para el agricultor.

 Debe mencionarse también la variedad californiana M202, conocida en Europa como Thainato, que es pro- ductiva y de buen rendimiento en molino, aunque algunas veces muestra una mayor sensibilidad a la Piricularia y por otra parte tiene un grano medio no perlado que se sale del tipo tradicional en la zona.

Algunas perspectivas científicas
 En el arrozal valenciano el mayor problema de plagas y enfermedades es el causado por el barrenador del ta- llo, Chilo suppressalis, que obliga a tratamientos aéreos anuales que plantean problemas de daños a otras es- pecies en relación con la zona de la Albufera. A largo plazo una solución al problema podría alcanzarse, a través de la ingeniería genética, con la creación de plantas resistentes mediante la incorporación a variedades existentes de genes relacionados con las toxinas insecticidas de la bacteria Bacillus thuringiensis. Hay proyectos de investigadores franceses y españoles para trabajar en este tema. Por otra parte en el I.R.R.I. se trabaja en la creación de un nuevo tipo de planta que, a través de estudios de modelización informática, se espera podría aumentar la producción en un 20%. La idea es que el actual tipo de planta ha llegado a un techo de productividad y que para superarlo se requiere un nuevo tipo cuyas características principales son, entre otras, menor ahijamiento con supresión de tallos improductivos y floración más sincronizada, panículas con un número de granos mucho mayor, tallos más gruesos y robustos, y un sistema foliar eficiente, erecto de hojas gruesas de color verde oscuro. Parte de estas características proceden del arroz  javánica o bulu de Indonesia ,también llamado japónica tropical, y se trata de incorporarlas a los de tipo japónica templado, es decir a las del tipo que cultivamos nosotros.

Conclusiones
La zona valenciana cultiva mayoritariamente Senia, una variedad del Departamento del Arroz del I.V.I.A cuyas variedades han dominado el cultivo en la zona desde hace 30 años, complementadas por algunas variedades extranjeras, predominantemente italianas. El tipo de grano preferido es el medio perlado y, aunque hay al gunos problemas de ciclo y sensibilidad al frío, si el arroz largo no se cultiva más es sobre todo, al menos en nuestra opinión, una cuestión de precio. Si el mercado aconsejara cultivar mayoritariamente arroz largo siempre podría retrasarse unos días, la fecha de quita de aguas. La rigidez del sistema de riego fomenta el empleo de variedades de ciclo similar a la predominante o ligeramente más corto. El arroz se recoge en ocasiones más seco de lo que técnicamente conviene para optimizar el rendimiento en enteros, algo que debería cuidarse en especial con las variedades de grano perlado que predominan. Corregir esto depende de una mejor medición de la humedad, dada su repercusión en el precio que percibe el agricultor, y de primar los buenos rendimientos en enteros. El futuro de las variedades, y en general del arroz en la zona, está amenazado, además de por una posible falta de agua, por la evolución de los precios en el mercado internacional. Creemos que hay variedades, propias y extranjeras, que permiten atender cualquier nueva orientación del consumo y, en previsión de posibles cambios, un criterio básico de la mejora en el Departamento del Arroz ha sido la diversificación del tipo de grano. El peligro más grave para los agricultores radica en la posibilidad de que el precio con que el arroz exterior entre en nuestro mercado lle- gue a ser menor que el precio al que es posible cultivar el arroz en la zona con un beneficio razonable. Esperemos que esa situación no llegue a producirse.

R. Ballesteros
Departamento del Arroz (I.V.I.A.)

ShareThis

Caza

Apuntes sobre la caza en la Albufera

CAZA

Detalle de una cacería con arcos desde una barca en la Albufera de Valencia, según un borrador de 1563 de Anthoine Van Den Wijngaerde (Ashmolean Museum de Oxford, B.II, 443 r.)

 

La Caza de Acuáticas.
        La tradición cinegética en L'Albufera de Valencia se remonta al período de la ocupación árabe. La exuberante vegetación y abundante caza (ciervos, jabalíes, liebres, perdices, conejos, nutrias, aves acuáticas, etc.) convertían este lugar en algo excepcional; razón por la que el rey D. Jaime I se reservó su propiedad tras conquistar el Reino de Valencia, dictando una serie de privilegios y ordenanzas que garantizasen el buen uso y conservación del lago y la Devesa. Asimismo, en las Ordenanzas dictadas en el año 1761 por Carlos III figuran seis capítulos relacionados con la caza en el lago y sus Iímites, dejando a criterio del intendente el arriendo de éste. Al pasar a ser propiedad estatal (ano 1865) se continuó arrendando la caza en el lago, correspondiendo al concesionario la regulación y organización de las tiradas y subasta de puestos.

        Las tiradas organizadas en el lago se efectuaron hasta finales de los anos setenta, cuando el Ayuntamiento de Valencia decide suprimirlas y dejar, únicamente, las tiradas populares de San Martín y Santa Catalina en las que se dejaba cazar a todos; estas tiradas causaban un notable impacto sobre la fauna del lago, más que por el número de piezas abatidas, fundamentalmente fochas, por el número de especies protegidas (garzas, cormoranes, etc.) que eran víctimas de las escopetas. En el año 1982 se prohibió la caza en la Mata del Fang, en 1985 en la Mata de Sant Roc y en 1986 en La Manseguerota y el Lluent, para, finalmente, suprimir la caza en el lago en el año 1987.

        La práctica cinegética fuera de los límites del lago es relativamente reciente, teniendo como precedente la tirada anual de fochas gue se celebraba en la Bassa de Sant Llorenç de Cullera desde 1830; esta tirada se realizaba a finales de noviembre, prohibiéndose tirar desde el 1 de septiembre a fin de permitir que las aves se querenciasen en la zona.

        El éxito obtenido por esta tirada organizada hizo que los vecinos de Sueca emularan el sistema y, para ello, en el año 1850 crearon el primer "vedado" inundando las partidas de Calderería y Bassals, realizando dos tiradas que fueron progresivamente aumentando en número y popularidad. El acontecimiento se extendió a Cullera que hizo lo propio inundando las partidas de Balsa Rasa y Rabasals en 1852. Los ayuntamientos, a la vista del éxito obtenido, se vieron obligados en 1888 a resolver mediante subasta la adjudicación de las replazas y a ampliar la superficie de los vedados. La regulación de la caza en cada vedado corresponde a la Junta de Tiradas.

      En la actualidad, se practica la caza en régimen de "vedados" en Sueca, Cullera y Silla, realizando ocho tiradas cada temporada en sábado, entre finales de noviembre y mediados de enero. Las subastas se realizan el día 12 de octubre en Cullera y en los dos domingos siguientes en Sueca y Silla, por este orden. Finalizada la subasta, se da un plazo de tres días para que se coloquen los barriles o "bocois" en las replazas y, a continuación, se establece la guardería y se cierra el acceso al vedado, incluso a los propietarios de los campos. De este modo, las aves no son molestadas, facilitando así su querencia, para lo cual, incluso, se les ceba con arroz.

      Mención aparte merece el vedado de Sollana, ya que su importancia era mayor que el de Silla; sin embargo, ya no se realizan tiradas en él. Las especies más cobradas, tanto en Sueca como en Cullera, son el ánade rabudo y el pato colorado; en Silla, en cambio, la focha es la especie mayoritaria.

      Tradicionalmente, al finalizar las tiradas en los "vedados", se realizaban las "càbiles", en las que se cazaba durante ocho o diez días consecutivos y podía participar cualquier miembro de las sociedades de cazadores en su respectivo coto. El origen de esta práctica se halla en que, al subastar los puestos, los cazadores locales de modestos recursos económicos perdían la oportunidad de cazar durante casi toda la temporada, por lo que al finalizar la última tirada ocupaban los vedados durante varios días seguidos. Esta práctica, hoy extendida a todos los cotos que rodean el lago, produce un importante impacto negativo sobrela avifauna, a pesar de que el éxito cinegético es muy inferior a las tiradas, ya que durante varios días las aves deben alejarse prolongadamente del arrozal que es su principal zona de alimentación.

      El resto de cotos privados (pertenecientes a sociedades de cazadores y particulares) soportan una elevada presión cinegética, abatiéndose pocas piezas (pollas de agua y limícolas fundamentalmente) ya que no se querencian tanto en la zona.

     En cuanto a la estructura cinegética del Parque, cabe señalar que la superficie de arrozal ocupada por cotos se eleva a 13.259 hectáreas, de las que 4.201 corresponden a los "vedados". Hay que anadir, finalmente, que el número de cazadores en la zona supera las 6.500 escopetas. La problemática que plantea la caza respecto del Parque Natural se centra, fundamentalmente, en la práctica fuera de temporada y en zonas vedadas por parte de cazadores furtivos y en la eliminación de individuos de especies protegidas. Este problema tiene la solución en un incremento de la vigilancia y mejora de su operatividad, aspectos necesarios para el mantenimiento de los valores ecológicos del Parque. No obstante, la práctica cinegética en el Parque Natural puede ser una actividad perfectamente compatible con los objetivos de protección, sobre todo en el caso de la caza practicada mediante el régimen de "vedados".



 

ShareThis

Tradición cinegética

Tradición cinegética en la Albufera, Valencia

Por María Torres, Ernest Ventura, Yolanda Verdeguer. Universidad Politécnica de Valencia

Publicado en:
Boletín SEHUMED (1998)
Año 2 – Número 7 – Septiembre 1998
ISSN 1137 - 7747

 

La tradición cinegética en l’Albufera se remonta al periodo de la ocupación árabe. La exuberante vegetación y abundante fauna cinegética (ciervos, jabalíes, liebres, perdices, conejos, nutrias y aves acuáticas) convertían este lugar en algo excepcional; razón por la que el rey Jaime I se reservó su propiedad tras conquistar el Reino de Valencia, dictando una serie de privilegios y ordenanzas que garantizasen el buen uso y conservación del lago y la Devesa. Cuando en el año 1865 pasó a ser propiedad estatal, se continuó arrendando la caza en el lago, correspondiendo al concesionario la regulación y organización de las tiradas y subastas de puestos.

Las tiradas organizadas en el lago se efectuaron hasta finales de los años 70, cuando el Ayuntamiento de Valencia decidió suprimirlas y dejar únicamente, las tiradas populares de San Martín y Santa Catalina, en las que dejaba cazar a todos; estas tiradas causaban un impacto notable sobre la fauna del lago, más que por el número de piezas capturadas (fundamentalmente fochas) por el número de especies protegidas abatidas (garzas, cormoranes...)
En el año 1982 se prohibió la caza en la Mata del Fang, en 1985 en la Mata de San Roc, y en 1986 en la Manseguerota y Lluent, para finalmente suprimir la caza en el lago en 1987.

La práctica cinegética fuera de los límites del lago se inició en 1830 en la Bassa de San Llorenç de Cullera, donde se organizó una tirada, que tuvo tanto éxito, que fue emulada por los vecinos de Sueca. En 1850 se creó el primer “vedado”, realizando dos tiradas que fueron progresivamente aumentando en número y popularidad. Estos Ayuntamientos, a la vista del éxito obtenido, se vieron obligados en 1888 a resolver mediante subasta la adjudicación de las “replazas” y a ampliar la superficie de los vedados. La regulación de la caza en cada vedado corresponde a la Junta de Tiradas.

En la actualidad, se practica la caza en régimen de vedados en Sueca, Cullera y Silla, realizando 8 tiradas cada temporada en sábado, entre finales de noviembre y mediados de enero. Finalizada la subasta, se da un plazo de tres días para que se coloquen los barriles o “bocois” en las replazas y, a continuación se establece la guardería y se cierra el acceso al vedado. De este modo, las aves no son molestadas, e incluso se les ceba con arroz.

Las especies más cobradas, tanto en Sueca como en Cullera, son el ánade rabudo y el pato colorado; en Silla, en cambio, la focha es la especie mayoritaria. Tradicionalmente, al finalizar las tiradas en los “vedados”, se realizaban los “cábiles”, en las que se cazaba durante 8 o 10 días consecutivos y podía participar cualquier miembro de las sociedades de cazadores en su respectivo coto.

Esta práctica (cábiles) hoy extendida a todos los cotos que rodean el lago, produce un importante impacto negativo sobre la avifauna, a pesar de que el éxito cinegético es muy inferior a las tiradas, ya que durante varios días las aves deben alejarse del arrozal que es su principal zona de alimentación. En cuanto a la estructura cinegética del Parque Natural de L’Albufera, cabe señalar que la superficie de arrozal ocupada por cotos se eleva a 13.259 hectáreas, de las que 4.021 corresponden a los “vedados”. El número de cazadores en la zona supera los 6.500.

La problemática que plantea la caza del Parque Natural se centra, fundamentalmente, en la práctica fuera de temporada y en zonas vedadas, por parte de cazadores furtivos, que practican la caza en su vertiente más perjudicial y en la eliminación de individuos de especies protegidas. El incontrolable desarrollo de esta actividad tiene como principal impacto el empobrecimiento evolutivo en especies de caza mayor, al buscar como trofeo los mejores ejemplares.

Teniendo en cuenta que el plumbismo en las aves acuáticas constituye otro grave problema en la Albufera debido al envenenamiento de aves, deben tomarse medidas correctoras como la sustitución de los perdigones de plomo por los de acero. Sería adecuado aplicar medidas destinadas a disminuir la ingesta de perdigones de plomo mediante la colocación de “grit” (granos de arena); esto tiene su explicación en que los perdigones que no han alcanzado a las aves se depositan en el fondo de las lagunas, en el fango o entre las arenas y gravas de las orillas. Posteriormente son ingeridos por las aves, durante la búsqueda de alimentos o piedrecitas para facilitar la trituración de alimentos.

Este problema tiene la solución en un aumento de la vigilancia, mayor eficacia y mejora de su operatividad, aspectos necesarios para el mantenimiento de los valores ecológicos del Parque. No obstante, la práctica cinegética en el Parque Natural puede ser una actividad perfectamente compatible con los objetivos de protección sobre todo en el caso de la caza practicada mediante el régimen de los vedados.

Por tanto se considera importante la concienciación de los usuarios como una herramienta eficaz que garantice que todos conozcan perfectamente la normativa cinegética, identifiquen las especies, tengan conocimiento de sus costumbres, etc, de forma que se efectúe cacería de forma sostenible.

 

ShareThis

Una "tirada" típica

Tirada tipica de los años 50 relatada por Eduardo Ferrer Pastor


UNA TIRADA TIPICA
(Eduardo Ferrer Pastor. 1959)

Cazador dentro de un "bocoi" (barril anclado en medio del agua),
rodeado de cimbeles de reclamo en un día de "tirada" en los años 50.

          El refranero valenciano contiene sentencias tan agudas y exactas como la siguiente: de la festa, la vespra (de la fiesta, la víspera). Con ella se alude a la emoción que suscitan los preparativos para celebrar un gran acontecimiento, llevados a cabo el día anterior a él. Los cazadores de pura cepa saben por práctica que los preliminares de una jornada cinegética son la salsa picante sin la cual este deporte, plato fuerte por excelencia, perdería mucho de su sabor. Las tiradas de la Albufera tienen una vespra pintoresca y solemne, una víspera que añade a los encantos propios de la cacería, como excitante anticipo de ellos, una ceremonia de ritual añejo, densamente ennoblecido por la tradición: la demanà (demanda, elección). Este acto tiene por objeto asignar a cada uno de los tiradores que poseen la autorización oportuna, el paraje que ocuparán el día siguiente en el lago. Se empieza pasando lista para saber si se hallan presentes todos los abonados a puestos de demanà o bien sus barqueros, en representación de aquéllos. A continuación se vocean los números de los puestos por orden rigu- roso, y cada uno de los asistentes, llegado su turno, declara el nombre del sitio que elige. La asignación queda he- cha de manera irrevocable. No caben modificaciones.

           Y en esta inmutabilidad reside precisamente la pizca de acicate que inquietará el ánimo del cazador hasta el momento de la tirada. ¿Habrá elegido bien? En las más concienzudas previsiones puede entremeterse el azar con inesperadas travesuras. Pero esta inquietud es un aliciente más en la anhelante espera de la cacería. Los abonados o, mejor aún, sus barqueros, personas conocedoras de la querencia y costumbres de las aves, han observado durante los días anteriores cómo está situada la caza de distintas especies en los puestos de demanà; incluso saben apreciar de manera muy aproximada el número de aves que reposan en cada sitio; para completar sus informes, han sostenido amplias conversaciones con guardas y pescadores, los cuales, por haber recorrido el lago en varias direcciones durante toda la semana, han tenido ocasión de ver muy de cerca las futuras víctimas de los tiradores. Los barqueros, además, poseen la facultad de pronosticar el tiempo que hara el día siguiente, la dirección del viento, la temperatura, etc., todo esto por métodos empíricos, es verdad, pero con aciertos sorprendentes que, a veces, superan la exactitud de las previsiones oficiales.

            Los resultados de tales observaciones y pronósticos se conjugan en la decisión que toma el cazador en el momento de la demaná. Pero -propicio siempre a la duda, por mucho que la disimule en sus conversaciones- sigue preguntándose: ¿Habré elegido con acierto?. ¿No ocurrirá un cambio inesperado en la dirección del viento o en las demás previsiones meteorológicas que obligue las aves a refugiarse fuera de mi demarcación?. En tal caso, los primeros puestos resultarían perjudicados en favor de los siguientes, que, en el acto de la elección, hubieron de conformarse con los sitios que aquéllos no desearon... Y he aquí de qué manera viene el temor -o quizá el deseo- de lo imprevisto, a encizañar en el pensamiento del tirador para hacerle la espera más emocionante.
           
            La demanà, sencilla y solemne al mismo tiempo, se repite como prólogo de cada tirada, tanto por ser necesaria al buen orden de las cacerías como para rendir cada vez un respetuoso homenaje al abolengo que la dignifica. La seriedad de sus procedimientos es sólo comparable a la de esa institución, típicamente valenciana, que regula con sencillez ejemplar y sin posible apelación el uso de las acequias para el riego de la huerta: el famoso Tribunal de las Aguas.

            Los cazadores más viejos hablan con veneración de esta ceremonia y evocan los tiempos en que se celebraba en el Saler, en la llamada Casa de la Demanà y también, vulgarmente, Casa de la Campaneta, por alusión a la esquila puesta sobre el tejado con la cual se daban los tres toques reglamentarios para convocar a los cazadores. La Casa de la Demanà, con la llamada Casa de los Infantes -construcción del siglo XVIII que estaba situada enfrente de la anterior y sirvió como refugio de caza para algunos visitantes regios- constituyó antaño el centro del poblado, que en las noches precedentes a las clásicas tiradas de San Martín y Santa Catalina adquiría una animación extraordinaria con los improvisados mostradores en que, bajo la luz de bujías o candiles, se vendían torrats (garbanzos tostados), turrones de Jijona, castañas pilongas, orejones, café tocaet (con adición de aguardiente) y otras golosinas. Los cazadores y sus barqueros acudían a solazarse en estos rudimentarios establecimientos y departían animadamente, cruzándose los saludos, los gritos alborozados y las risotadas
extemporáneas, provocadas por la nerviosa espera de la demanà.

          La campaneta temblaba una y otra vez sobre aquel barullo impetuoso y lo iba apagando poco a poco, hasta que su tercer toque vaciaba la plaza por completo. Los cazadores, recobrada su seriedad, entraban en la Casa, cuya sala principal apenas podía contener a todos los asistentes, muchos de los cuales, sin turbar el silencio impe- rante, desbordábanse fuera de la puerta. El farolón pendiente del techo derramaba una claridad pajiza sobre los cuerpos apretados y los rostros obscuros, avanzados inconscientemente hacia la mesa presidencial, muy abiertos los ojos, donde la ansiedad encendía candelillas. Del fondo de la sala surgía la voz del cabo de guardas, que anunciaba solemnemente : "Cavallers: va a çelebrarse la demanà..."

          Y empezaba el acto, con el mismo ritual que en nuestros días.
          Los relojes señalaban ya altas horas de la noche...
         
         Si se tiene en cuenta la conveniencia de apurar los últimos momentos que precedían a las tiradas para aproximarse mas a la exactitud en los vaticinios meteorológicos, se advierte la razón de que antiguamente se celebrase la demanà cuando faltaban pocas horas para la llegada del día. Pero esto resultaba incomodo. Hoy se celebra sobre las seis de la tarde, con lo cual, sin restar posibilidades de acierto a los modernos augures que son los barqueros, cada vez más duchos en su cometido, se consigue aumentar el tiempo dedicado a los preparativos de la tirada y, paralelamente, el incentivo de una jornada que se espera pletórica de emociones. Quedan así unas horas de tranquilidad para instalar con calma los «puestos», esos amplios toneles que se sujetan por cuatro estacas clavadas en el fondo del lago y se rodean de cañas para ocultarlos a la vista de los pájaros, haciéndoles creer que son pedazos de carrizal en medio del agua. Hay también espacio para colocar alrededor del «puesto» los cimbeles o "bots", figuras de corcho y madera cuya apariencia de aves servirá de señuelo a las verdaderas; y tales reclamos se habrán elegido antes con todo cuidado entre los de variadas formas y colores distintos que todo buen cazador posee, con el fin de que su aspecto coìncida siempre con la especie de pájaros que, según las previsiones, han de sobrevolar el paraje. Hasta quedan varias horas que conceder al sueño, el cual despejará la mente y templara los nervios para el mejor éxito de la caceria.

          Antes de tales preparativos, muchos tiradores celebrarán su cena en alegre reunión de camaradería, salpimentada con bromas de buen tono y alardes de hazañas venatorias: esas pintorescas mentiras de cazador que se aceptan complacidamente a sabiendas de su condición para admirar no tanto el hecho relatado como la fértil imaginación de su protagonista. No faltarán allí los platos típicos del lugar, el sabroso all i pebre de anguilas o de llobarros, las untuosas y picantes "botifarres en oli", rociados con el vino tinto chorreante del clásico porrón, que pasará de mano en mano, por turno rígido, sin darle un punto de reposo.

            Tras la cena vendrá la inevitable partida de "truc", inocente diversión en que los naipes, resobados y des- vaídos a fuerza de uso, servirán de pretexto a nuevas agudezas y dichos regocijantes...

            Llega, por fin, el anhelado instante. Sobre la Albufera reinan la quietud y el silencio. Es todavía de noche, pero la amanecida se presiente inmediata. Los cazadores, metidos ya en sus toneles, aprestan cartuchos y escopetas; algunos ensayarán nerviosamente la posición de tiro llevándose el arma a la cara repetidas veces para asegurarse de que sus brazos se mueven con soltura; otros contendrán su aliento con la ilusión de ser los primeros en oir la señal de empezar. Menos impacientes que ellos, los barqueros, bostezando perezosamente y con los ojos cargados aún de sueño, se han situado con sus botes minúsculos en lugares estratégicos, desde los cuales acudirán en el momento preciso a recoger las piezas abatidas; no faltará quien rebusque afanosamente, entre los bártulos de su embarcación, aquella botella de aguardiente que reservó la noche anterior para matar el cuquet, para entonarse debidamente en esta hora fresca del amanecer. Las aves dormitan junto a su querencia, sin sospechar el sacrificio que las espera...

             De repente llega del mar un tinte de alborada y con él una ligera brisa que se filtra entre los árboles de la Dehesa, estremeciendo sus ramas, y viene a la Albufera para rizar levemente sus aguas e imprimir un movimiento ondulatorio a los "bots", con lo que éstos adquieren nuevas apariencias de vida. Sobre el azul tímido del cielo se eleva una fina ráfaga de chispas: es el cohete anunciador. La cacería empieza.

             Se escuchan los primeros disparos de los impacientes: uno, dos, diez... luego, a centenares. Las aves, asustadas, remontan el vuelo y pueblan el espacio con la sinfonía de colores de sus alas desplegadas. Pero un golpetazo inesperado las detiene: es la herida fatal. Caen verticalmente, girando sobre sí mismas con rapidez vertiginosa, para chapotear en el lago con sus cuerpos inertes; sus plumas, sobre las que antes resbalaba el agua sin mojarlas, están ahora empapadas. Alguna pretenderá elevarse de nuevo para caer otra vez; sus rabiosos aleteos denuncian una lucha desesperada con la muerte. Un escopetazo del barquero la inmovilizará definitivamente.

              Cunde el entusiasmo entre los tiradores. Los barqueros, rotas ya las telarañas que entorpecían su cerebro, se van contagiando de la creciente excitación, y sobre los estampidos de las escopetas, elevan sus gritos de alerta, con los que avisan a sus patronos la llegada de aves que van a ponerse a tiro en direcciones varias. La caída de las piezas y la esperanza del generoso botín con que van a llenar los "barquets", los enardecen tanto como a los propios cazadores.

              El sol ha volcado ya toda su alegría sobre el paraje desbordando la embriaguez de los participantes en esta cacería, que es plétora maravillosa de luz y de color. No hay sentidos para apreciar otra cosa que estas magnificencias de la naturaleza; quedaron atrás las preocupaciones vulgares, se olvidaron las pequeñeces del vivir cotidiano. El curso de la vida parece detenerse en esta culminación de sensaciones gratas, más fáciles de percibir que de explicarse. Y así continúa la tirada una hora, y otra, y otra... Pasan y repasan las aves, interminablemente, y los tiradores no se cansan de abatirlas...
             Los barquets rebosan ya de víctimas recogidas. Son las cuatro de la tarde.
             La cacería ha terminado.
             Viene luego el recuento de las piezas cobradas: cincuenta, cien, doscientas...

Algunos tiradores anotan en su haber varios centenares y el éxito de la jornada pone una sonrisa de satisfacción en sus caras radiantes.

 

ShareThis

Pesca

Apuntes sobre la pesca en la Albufera


PESCA

"Albuferenc" (barquito tradicional de la Albufera) atravesando la encañizada donde están colocadas las paraderas, sostenidas por corchos; debajo del agua están los "mornells" que son las artes de pesca tradicionales de la albufera. (Foto F. Jarque)

La abundancia de pesca ha sido la virtud más rentable de la Albufera. Y también el medio de vida más tradicional. Los árabes ya explotaban organizadamente las riquezas piscícolas del lago. Luego, los diversos reyes propietarios de la Albufera también obtenían sus beneficios quedándose con la quinta parte de todo lo que se pescaba en el lago. Eso nos da una idea de lo mucho y bien que se pescaba en estas aguas. En 1857 la actividad pesquera comienza a regularse de un modo más ordenado y acorde con los tiempos que corrían. Se firman los primeros tratados con las distintas cofradías pesqueras de la zona para conseguir que los tributos se pagaran en metálico y no en especies, como venía siendo habitual hasta la fecha. Entre aquellas 3 companías pesqueras, una de ellas, la de El Palmar, sobresalía por su eficacia debido a la peculiar organización social de los pescadores: que estaban constituidos de una manera verdaderamente democrática y singular. La última estrofa que le cantaban a su patrono San Pedro Pescador, es lo bastante elocuente: "...que no haya esclavo ni señor". Pero hoy en día, como consecuencia de la excesiva explotación y contaminación de las aguas, la actividad pesquera únicamente se mantiene gracias a las llisas. Las otras dos especies, anguila y llobarro, que tradicionalmente se capturaban en la Albufera, han ido desapareciendo progresivamente. Además la normativa pesquera vigente ya no se corresponde con la situación actual del lago, y las compuertas que regulan la comunicación de la Albufera con el mar se abren o se cierran en beneficio de los cultivos de arroz.

 

El más característico del grupo de las nasas es "el mornell cec", de aproximadamente 1'5 m. de largo.

Barquitos "albuferencs", de madera y unos 20 palmos de eslora, a lado de barcas o "catarrogines". Precisamente es en el puerto de catarroja (en la orilla oeste de la Albufera) donde trabajan la mayoría de calafates que los construyen

"Barquet de càrrec albuferenc" (barquito de carga de la albufera) y "barca albuferenca", segun un croquis de M. Zaragozá (1982)

 


ShareThis

Gastronomía

Gastronomia de la Albufera

La presente sección ha sido elaborada por Lapaella.net


El Parque Natural de la Albufera y otras zonas similares existentes a lo largo del litoral valenciano son y han sido el hábitat natural de dos de los elementos que más han caracterizado e influido en la cocina valenciana, el arroz y la anguila. Además de esta dos especies, la cercanía al mar, que hacía las veces de variada y abundante despensa y la variedad de verduras y hortalizas frescas, producto de las pequeñas y fértiles huertas que proliferan a lo largo de la franja costera de Valencia, conforman los ingredientes clásicos de la cocina de la Albufera En la Albufera encontramos todos los ingredientes necesarios para confeccionar la mayoría de los platos típicos valencianos. El arroz, la carne, el pescado, los mariscos y las verduras necesarias para la confección de las paellas, sin duda alguna el buque insignia de la cocina valenciana. Pero hay un espécimen que merece una mención especial, la principal aportación de la Albufera a la cocina valenciana, y no es otra que la anguila. Cuando los árabes, llegaron hace siglos a Valencia, la anguila hacía miles de años que poblaba las albuferas y marjales, que más tarde serían el lecho en el que crecería la mencionada planta gramínea. ¿Que sería del all i pebre (plato elaborado básicamente con anguilas, ajo y guindilla) o de la espardenyà, sin anguilas?. Es cierto que se podría elaborar, como de hecho ocurre, con otros pescados como el rape, el llobarro o la llisa, pero la anguila, sin menospreciar otros pescados, confiere al guiso una suntuosidad y un sabor muy peculiares. Las variedades de este pez murénido son muchas, la pasturenca, la martina, la catarrogina, la maresa.... etc. Pero la mas apreciada entre los valencianos, es la maresa de vientre blanco y lomo azulado- de sabor mas dulce y delicado, sin gusto a fango, motivo por el cual es más apreciada. Por supuesto donde hay anguilas hay angulas, que no son más que la cría de la anguila. En cazuelita de barro con aceite de oliva, ajos y guindillas, son sin duda un bocado exquisito... aunque tremendamente doloroso para el bolsillo, ya que su precio es desorbitado. Y como en todas partes, la caza también tiene su lugar en la cocina de la zona albufereña. El pato, abundante en otoño, ocupaba un lugar importante en los fogones, aunque actualmente, o están en vías de extinción y por tanto protegidos, o bien se dispone de un corto periodo de caza en cotos solicitadísimos. Antaño, una de las piezas habituales era la llamada rata de albufera. Este roedor era uno de los bocados mas exquisitos, aunque en la actualidad, debido al uso y abuso de insecticidas y pesticidas en los arrozales y a la alta contaminación de la Albufera, no es muy aconsejable su consumo. Tampoco debemos olvidar las ensaladas. La Albufera, rodeada de fértiles huertas es el paraíso del vegetariano, lechugas, escarolas, tomates, endivias, cebollas, pimientos, ajos, berenjenas, coles, calabacines, pepinos.. y un largo etc. de verduras, con los que se pueden elaborar una gran variedad de ensaladas y platos a base de verduras. Sin olvidar las salmueras a las que somos tan aficionados los valencianos; "táperas" o alcaparras, aceitunas, cebolletas en vinagre o "pimentó en salmorra" (pimiento en salmuera). Si además acompañamos la ensalada de un trocitos de mojama (atún en salazón) y un buen chorro de aceite de oliva, el resultado es fastuoso. Porque una ensalada es sin duda el acompañamiento ideal a una buena paella. También en este pequeño paraíso vegetal, se cultivan gran variedad de plantas y arboles frutales; como naranjas y otros cítricos, higos y por supuesto al llegar el verano, las sandías y los melones, que en mí modesta opinión son los mejores melones del mundo, de carnes prietas y jugosas, que rezuman dulzura al primer bocado.

He aquí algunas de las recetas típicas:


Paella Valenciana

 

 

Ingredientes para 4 personas

  • Pollo (150 grs.)
  • Conejo (150 grs.)
  • Pimentón rojo dulce molido.
  • Azafrán de flor o en su lugar colorante alimentario
  • 3 cucharadas soperas de tomate natural rallado
  • Ferraura o judía verde ancha (70 grs.).
  • Garrofón (25 grs.)
  • Judía blanca o tabella (25 grs.).
  • Agua
  • Aceite de oliva virgen (5 cucharadas soperas).
  • Arroz (125 grs.)
  • Sal
  • En temporada, media alcachofa troce
 

Elaboración

  1. Calentamos el aceite en la paella, y cuando empieza a humear, incorporamos el pollo y el conejo troceados, dorandolos cuidadosamente a fuego medio.

  2. A continuacion, añadimos la verdura tambien troceada y la sofreimos durante un par de minutos.

  3. Seguidamente, haciendo un hueco en medio de la paella, sofreimos el tomate y cuando empieza a oscurecer, el pimenton con cuidado que no se queme o amargaria la paella. Removemos todo bien y añadimos agua hasta el borde de la paella.

  4. Dejamos cocer la paella durante 30 minutos, rectificando de sal

  5. Añadimos el arroz y el colorante o las hebras de azafrán, procurando repartir bien todo el arroz por la paella, y dejamos cocer a fuego vivo hasta que el arroz este en su punto y el caldo se evapore por completo

  6. Dejar reposar unos minutos.....y a la mesa!!!


Paella de marisco

 

Ingredientes para 4 personas

  • Calamares 150 grs
  • Sepia 150 grs
  • 8 Gambas, a más gordas mejor
  • 4 Cigalas tan grandes o mas que las gambas
  • 12 Clotxinas
  • Pimentón dulce, una cucharada o la pulpa de 4 ñoras
  • Aceite de oliva 300 grs
  • Tomate rallado o triturado. ocho cucharadas
  • Azafran o colorante alimentario amarillo
  • Arroz, 600 grs
  • Ajos, 2 o 3 dientes, según tamaño
  • Caldo de pescado, aproximadamente, el doble de caldo que de arroz
 

Elaboración

  1. Troceamos, la sepia y los calamares en cuadrados de unos 2 cm.
  2. Ponemos el aceite a calentar y cuando humee, salteamos las gambas y las cigalas duarante 1 minuto, las sacamos y las reservamos.
  3. A continuación, incorporamos la sepia y los calamares y los sofreimos hasta que empiecen a tomar un ligero color dorado
  4. En ese instante, añadimos el tomate y dos ajos picados muy finos y lo sofreimos bien, hasta que empiece a oscurecer
  5. Entonces ponemos el pimentón dulce o las ñoras, lo removemos todo e incorporamos el arroz.
  6. A continuación, el caldo hirviendo, medio ajo picado muy fino, y dejamos cocer el conjunto a fuego vivo.
  7. A los 10 minutos de cocción, colocamos las gambas, las cigalas y las clotxinas por encima y dejamos cocer otros 5 minutos mas, hasta que el caldo se evapore por completo

 

ShareThis

Avifauna


 

La avifauna de la Albufera de Valencia merece un tratamiento especial. Quizás sea la fauna más llamativa y vistosa del entorno sin menosprecio de las demás. A lo largo de la Historia, el nombre de "Albufera de Valencia" ha ido asociado a cosas tan significativas como la caza (aves), la pesca y el arroz... y no deja de ser una gran realidad; se podría decir que estas son tres palabras asociadas a la Albufera con derecho propio. El apartado de las aves que nos ocupa ahora es muy extenso, variado... y hermoso. La presentación de las mismas está estructurada por órdenes, y dentro de las mismas, desglosadas por familias. Este apartado viene a ser una mera presentación-descripción a rasgos generales de las aves que podemos encontrar en la Albufera. En la sección de esta web "Enciclopedias de l'Albufera" se detalla un catálogo exhaustivo de todas las aves avistadas en el entorno del Parque Natural, tanto en el presente como en el pasado, ampliando y documentando de una manera más técnica o precisa todos los aspectos de la avifauna del parque.

 

ShareThis

Anseriformes

ANSERIFORMES

FAMILIA Anatidae (Cisnes, gansos y patos)

Migradoras e indígenas. Pico aplastado y lamelado. Con patas palmeadas. Hábitat acuático y todas ellas con pollos nidífugos. Dimorfismo sexual. Gregarias excepto en su época de cría.

SUBFAMILIA Anatinae (Patos nadadores)

Anade Real (Anas platyrhynchos) L. 58 cm E. 91 cm. Collvert.

Es de todos nuestros patos el más conocido; el macho con su cabeza verde y pecho castaño, junto a su pareja de color pardo oscuro. Ambos sexos tienen espejuelos azul-morado. Nido bien escondido, generalmente en el suelo, de hojas y hierbas mezcladas con plumón. En febrero-mayo 7-6 huevos verde-grisáceo pálidos incubados y criados sólo por la hembra. Abandonan el nido nada más nacer y vuelan a las 6 semanas. Se alimentan de brotes y vástagos de plantas acuáticas.

 

Anade rabudo (Anas acuta) L. 70 cm E. 90 cm.Cua de junc.

Se hallan en lagos, charcas bahías. Asociado en pequeñas bandadas o parejas. Muy ágil y esbelto, el macho posee una larga cola puntiaguda, cuerpo gris, con cabeza y cuello color chocolate, pecho blanco y espejuelo verde bronceado. Hembra de color castaño, con pico gris y cola puntiaguda más corta. Nidificación en abril en hoyo en el suelo forrado con hierbas, hojas y plumón; 6-9 huevos verde oliva y azul pálido que tras 23 días de incubación, sólo por la hembra, salen los pollos que abandonan el nido recien nacidos. Son alimentados por la hembra y vuelan 28 días después. Se alimentan de plantas acuáticas, insectos dulce-acuícolas, moluscos, gusanos y granos.

 

Pato cuchara (Anas clypeata) (=Spatula clypeata) L. 51 cm E. 79 cm. Bragat.

Muy común, característico su ancho pico que hace al macho inconfundible y le sirve para comer en la superficie de charcos y lagos. Ambos sexos tiene la cabeza plana, el pico largo y espatulado y una gran mancha alar azul. Nidifica en una depresión del suelo seco rellenándolo con hierba y plumón. Puesta de 8-12 huevos ocres-verdosos en abril-mayo. Incubación y cría análoga al anade real. Se alimenta de insectos dulce-acuícolas y moluscos, mezclados con brotes y vástagos de plantas acuáticas.

 

 

Anade silbón (Anas penélope) L. 45 cm. E. 80 cm. Piuló.

Común en zonas pantanosas, albuferas, lagos y prados. Se asocia en grandes bandadas en invierno. Gregario. Macho de cabeza castaño-rojiza con frente y pico amarillo, partes superiores grises y espejuelo verde. Es el más "musical" de nuestros patos, con un silbido agudo que revela la presencia de bandadas de los mismos. Nidifica en el suelo entre brezos y helechos forrados con hierba y plumón. En mayo 7-8 huevos de color ocráceo-crema que tras 25 días de incubación, solo por la hembra, y alimentados por ella, dejan el nido y vuelan 40 días después. Se alimentan de hierbas y granos.


Cerceta común (anas crecca) L. 35 cm E. 61 cm. Sarset.

Muy común en charcas, lagos y pantanos. Es el menor de los patos nadadores, que fuera de la época de crías forman compactos bandos. El macho tiene partes superiores grises y cabeza castaño-rojiza con franja verde metálica alrededor del ojo y en alas. Nidifica entre las espesa maleza en hoyo en el suelo forrado con hojas secas y plumón. Puesta en abril-mayo de 8-10 huevos de color ocre-pálido teñidos de verde. tras 21 días de incubación por la hembra nacen y dejan el nido, volando unos 25 días después. Se alimentan de insectos, gusanos, moluscos, semillas y hierbas acuáticas.

 

SUBFAMILIA Aythyinae (Patos Bahía)

 

Porrón común (Aythya ferina) L. 45 cm E. 80 cm. Boix

Es un típico "pato buceador", que al contrario de los "patos de superficie" se alimentan de raíces, hojas y brotes de plantas y pequeños moluscos a algunos metros de profundidad; su fisonomía es más compacta y su esqueleto más robusto que el de éstos. Característicos de los patos buceadores es el poseer sus patas situadas en la parte trasera, para que les sirva de propulsión y timón. el vuelo es rápido y potente, pero el despegue del agua es difícil por lo que prefieren sumergirse para escapar del peligro. Macho de cabeza castaño-rojiza, con pecho negro y cuerpo gris. Nidifican sobre o cerca del agua, sobre vegetación cubierta con plumón. De 6-11 huevos gris verdoso en abril-mayo, que tras 28 días de incubación, solo por la hembra, nadan a las pocas horas de nacer y vuelan a los dos meses.

Pato colorado (Netta rufina) L. 55 cm. Sivert.

Poco común pero muy local. Se concentra, sobre todo, en las lagunas manchegas, La Albufera de Valencia y, en menor cantidad, en las marismas de Guadalquivir. El macho es de gruesa cabeza redondeada, anaranjado vivo, pico rojo, gris pardo por encima, con vientre negro y flancos blancos y patas anaranjadas. Nidifica en el suelo, oculto por la vegetación, cerca de la orilla, en un amasijo de raíces, tallos y hojas secas. Pone de 6-16 huevos crema entre abril-mayo, incubados por la hembra durante 27 días. Se alimenta de plantas e insectos acuáticos, crustáceos, moluscos, etc

ShareThis

Apodiformes

APODIFORMES

FAMILIA Apodidade (vencejos)

Muchas migradoras. Aves negras y aéreas, nunca se posan en el suelo. Patas muy cortas, con pico ancho y corto. Pollos nidícolas. Gregarias.

Vencejo común (apus apus) L. 16'5 cm

Muy común, se encuentra en todas partes siempre volando, razón por la que sus patas se han hecho tan débiles por el poco uso. Cuando caen al suelo por accidente no pueden remontar el vuelo. Se alimentan, se aparean e incluso duermen en el aire a grandes alturas. Ave migrante desde marzo a julio-agosto en que migran a zonas más cálidas. Plumaje negruzco total, excepto barbilla blancuzca, con alas largas en forma de guadaña. Anidan en nidos de paja, hierbas y plumas, mezclado con saliva, en aleros y tejados. Puesta de mayo a junio 2-3-huevos blancos, que incubados por ambos padres nacen a los 19 días los pollos tras ser alimentados por ambos sexos vuelan a los 35 días aproximadamente. Se alimentan de insectos capturados al vuelo , moscas, pequeños escarabajos y polillas.

ShareThis

Charadriiformes

CHARADRIIFORMES

FAMILIA Laridae (gaviotas)

Muy abundante en hábitats acuáticos. algunas migradoras. Su tamaño desde pequeño a grande. Muy buenas voladoras, con alas largas y palas cortas. Aves grises y blancas. Gregarias y coloniales. Pollos nidífugos.

SUBFAMILIA Larinae

Gaviota reidora (Larus ridibundus) L. 36 cm.

Es la gaviota común. muy abundante. Se registran nidificaciones esporádicas de esta aves. Frecuenta albuferas, zonas pantanosas y , fuera de la época de cría, costas, ríos, lagos y tierras de labor. Es corriente verla en pleno día comiendo en grupos compactos, siguiendo a los arados o los barcos cercanos a la tierra. Capirote pardo achocolatado que pierde en invierno, dorso y alas grises con puntas negras, resto del plumaje blanco, con patas y pico rojo. Los inmaduros, pardos y blancos con banda estrecha castaña en la punta de la cola. Nidifican en colonias, construyendo ambos sexos un montón voluminoso de vegetación seca. En abril-junio 3 huevos, de color azulado o verdoso castaño. Incubado durante 23 días por ambos padres, el pollo abandona el nido a los pocos días, y alimentado por ellos vuela a las 5-6 semanas. Se alimenta de desperdicios de las ciudades, cangrejos, peces, caracoles, polillas, insectos y lombrices.


FAMILIA Charadriidae (chorlitos)

Migradoras. Aves pequeñas gregarias. Vuelan y corren velozmente. Pollos nidífugos.

Cholito dorado común (Pluvialis apricaria) L. 28 cm

Aunque no anida en España es ave bastante frecuente, en invierno, en sembrados de cereal y pastizales, donde se difumina entre las hierbas y son difíciles de descubrir. Fuera de la época de cría se halla en bandadas grandes mezcladas con avefrías. Cara y parte inferiores negras en verano, blancas con moteado doreado en invierno. Partes superiores oscuras, salpicadas de dorado. Nidifican en hooyos que forman con ramitas, liquen y hierba. En abril-junio 4-5 huevos de color crema verdoso, manchado de oscuro. Incubación durante 30 días por ambos padres; dejan el nido uno o dos días después y vuelan tras 30 días. Se alimentan se insectos, larvas, caracoles, moluscos, arañas, larvas, musgo, etc.

SUBFAMILIA Scolopacinae

Agachadiza común (Gallinago gallinago) L. 26 cm

Aves de tierra adentro habitantes de bosques húmedos, pantanos y orillas de río. Retraídos. Cuello y patas cortas y pico muy largo , plumaje y cabeza pardo rayado muy características. Anida en hoyos, cerca del agua, que forra con hierba. En abril-agosto puesta de 4 huevos gris oliva, en forma de pera, marcados en sepia oscuro. Común en migración o invernando, pero muy escasa su nidificación en la península, tan sólo en la zona cántabro-atlántica. incubados sólo por la hembra, durante 20 días, los pollos, una vez nacidos, abandonan el nido a las pocas horas, volando a las 3 semanas. Se alimentan de gusanos, escarabajos de agua, larvas de mosquitos, caracoles, semillas que rebuscan en el suelo blando.

Agachadiza Chica (Lymnocryptes minimus) L. 19 cm.

Muy común en zonas pantanosas. Es más pequeña que la común y el pico más corto. Sólo visitante de invierno, frecuenta terrenos más secos que aquellas. Plumaje ocráceo listado, asimismo listas en el píleo. Nidifican haciendo un hoyo en el suelo que forra con hierbas secas, hierba o musgo en terrenos pantanosos. Puesta de 4 huevos ante-oliváceo con marcas oscuras, que tras 24 días de incubación los pollos abandonan el nido, Se alimentan de lombrices, pequeños caracoles, escarabajos, larvas de mosquito y semillas de hierbas y juncos que buscan explorando el fango.

Zarapito Real (Numenius arquata) L. 55 cm

Muy común y arisco, siempre en guradia y la menor alerta provoca su huida. Muy grande, pico largo curvado hacia abajo. Pardo grisáceo con largas patas, obispillo blanco. Anida en eriales, pantanos y terrenos de cultivos. fuera de la época de cría se encuentra también en llanuras de fango. Nidos en depresiones, forrados con hierbas o brezos entre vegetación baja. Puesta en abril-mayo 4 huevos ante punteados con castaño oscuro, que tras 30 días de incubación por ambos padres, los pollos dejan el nido a las pocas horas de eclosión, volando tras 28 días. Alimentación muy variada, desde moluscos, crustáceos, lombrices, pececillos, algas, insectos, larvas, semillas y granos.


Andarrios grande (Tringa ochropus ) L. 23 cm.

Es muy común. Ave limícola -aves muy heterogéneas cuyo hábitat es el agua- , delgada, elegante y de tamaño media, con patas y pico delgado y muy largos. Cría en zonas pantanosas de bosques usando nidos viejos de pájaros. Muy poco sociable recorre en solitario los márgenes. Son aves de paso, no crían en España. Grisaceo castaño-oscuro por encima, blanco por debajo con pecho moteado ligeramente, obispillo blanco y supracoberteras caudales con barras negras en la punta de la cola. puesta en abril-junio 4 huevos ocráceos que tras 21 días de incubación, nacen los pollos alimentados por ambos padres. Se alimentan de insectos, gusanos, moluscos y materia vegetal.

Correlimos común ( Calidris alpina) L. 18 cm.

Pequeñas limícolas, rechonchas, de patas cortas y pico bastante largo, ligeramente curvado hacia abajo. Se reúne en bandadas muy compactas formando "nubes", fuera de época de cría. Aparecen en nuestras costas en los primeros días de verano. color gris-parduzco listado, vientre grisáceo en invierno y negro en verano. Muy característica su franja alar y lados de la cola blancos, detalles que se observan en vuelo. Nidifica en el suelo en hoyo o montón de hierbas. En mayo 4 huevos ante-azulado salpicado con puntos oscuros. Durante 21-22 días incuban ambos padres y alimentan a las crías, que abandonan el nido a los pocos días y vuelan a las tres semanas. Se alimentan de insectos, larvas, pequeños moluscos, crustáceos, lombrices, gusanos marinos, hierbas y semillas.


Avoceta (Recurvirostra avosseta) L. 42 cm

Limícola un poco mayor que la cigueñuela de la que se distingue por su pico curvado hacia arriba, sus patas de color gris plomo muy largas, atrevido plumaje blanco y negro muy llamativo por el contraste, y por ser más sociable que aquélla. Nidifica en colonias, cerca del agua, en montones de hierba o bancos de arena; 4 huevos en abril-junio, ocráceos pálido punteados de gris castaño oscuro. tras 23 días de incubación por la pareja, los pollos, alimentados por sus padres, abandonan el nido a las pocas horas, volando 6 semanas después. Se alimentan de crustáceos acuáticos y larvas.


Cigüenuela (Himantopus himantopus) L. 38 cm. Camallonga.

Son limícolas blancas y negras, con patas sumamente largas y pico largo y fino. Ave muy elegante y localmente común. Alas y manto negro uniforme, cola gris clara, resto del cuerpo blanco, con patas rojas muy largas y pico negro. Nidifica con hebras de hierba entrelazadas en el suelo, en barro o en charcas. De 3-4 huevos de color oliva con manchas negras, abril.mayo. Incubación por ambos padres durante 25 días. Los pollos abandonan el nido y vuelan a los 30 días. Se alimentan de gusanos, moluscos, insectos y brezos.

 

ShareThis

Ciconiiformes

CICONIIFORMES

FAMILIA Ardeidae (garzas)

Casi todas migradoras. Son aves zancudas con pico recto y afilado. Muy poco dimorfismo sexual, tan sólo estacional o juvenil. Gregarias. Pollos nidícolas.

Garza Real (Ardea cinerea) L. 91 cm. Garsa blava, o reial

Escasa hasta hace 20-25 años en España, su población ha aumentado sensiblemente en los últimos años. Se la puede encontrar en lagos, costas, albuferas, cenegales, etc. Ambos sexos facilmente distinguibles de otras garzas por su gran tamaño y coloración gris, blanca y negra. En vuelo lleva el cuellos retraído, las patas extendidas y alas en arco. Nidifica en colonias, normalmente en árboles cercanos al agua, a veces en el suelo o acantilados. En febrero-mayo, 3-5 huevos azul claro. Incubación y cría por ambos padres. Abandonan el nido a las 7-8 semanas. Se alimentan de peces, escarabajos, ranas y pequeños mamíferos.

 

Garza imperial (Ardea purpurea) L. 79 cm. Agró.

Común en terrenos pantanosos, pero con vegetación más densa que la elegida por la garza real. Efectúan la migración en agosto-septiembre, de noche sobre todo, a Africa, regresando en la primavera al lugar en que anidaron. Más pequeña que la garza real, de color rojizo manchado de pardo oscuro, con pileo y cresta negros y pies mas grandes que los de aquella. Aves muy activas. Nidificación en carrizales espesos. 3-6 huevos azules verdosos en abril-mayo. Incubación sólo por la hembra durante 24 a 28 días, abandonando los pollos el nido a los 10 días y vuelan a las 6 semanas. Se alimentan de moluscos, crustáceos, insectos, reptiles, peces pequeños roedores, etc.

Garcilla bueyera (Bubulcus ibis) L. 51 cm. Espulgabous.

Extraordinaria colonizadora de zonas nuevas. En los ultimos años se ha extendido su area de cría en la península. Debe su nombre a su afición a andar entre el ganado vacuno, comiendo insectos y animalillos, posándose a veces en el lomo de las reses. Se asocia en la cría con garzas y suele regresar al sitio escogido para anidar.Cuello más corto y grueso que las otras garzas, ocre-anaranjadas en la cabeza, garganta y dorso. Nidifican an colonias, normalmente en árboles, arbustos o cañas cercanas al agua. En abril-junio 3-5 huevos azul claro. Incubación y cría por ambos sexos. Se alimenta de insectos, batracios y reptiles.

Garceta común (Egretta garceta) L. 61 cm.Garseta blanca.

Bastante común en terrenos pantanosos con vegetación arbustiva que sostenga su nido. Se asocia en pequeños bandos. Se caracteriza por su plumaje blanco, su pico y patas negras con dedos muy amarillos y por permanecer inmóvil , con el pico apuntando al agua, para pescar la presa. Nido en ramas de árboles o arbustos, 3-6 huevos verde claro en abril-mayo. Incubación y cría por ambos sexos durante 21 días cada una, siendo capaces de volar a los 35 días. Se alimentan de peces pequeños, reptiles, batracios, gusanos, crustáceos, moluscos e insectos.

 

ShareThis

Coraciiforme

 

CORACIIFORME

FAMILIA Alcedinidae (martines pescadores)

Pocas especies migradoras. Sólo una especie en la península Ibérica. Pico recto y fuerte, con patas cortas y débiles. viven próximos al agua. Solitarios. Poseen colores muy vivos. Pollos nidícolas.

Martín pescador (Alcedo atthis) L. 16 cm.

Abundante a lo largo de arroyos, ríos de corriente lenta y charcas de aguas claras. Hoy día en muy poca densidad en la Albufera debido a la turbidez del lago. Se sumerje vigorosamente bajo el agua con el pico apuntando a algún pececillo desde su posadero, que suelen ser ramas de sauce o cañas de carrizos, junto al agua. Verde azulado brillante por encima, con garganta y cuello blancos, el resto de color anaranjado. Puesta en abril, de 3-8 huevos de color blanco, en hoyos profundos de 0'5-1 m. y orillas escarpadas. Incubación por ambos sexos durante 20 días. Los pollos, alimentados por los padres, vuelan a los 23-27 días. Se alimentan de peces, insectos y larvas acuáticas.

 

ShareThis

Falconiformes

 

FALCONIFORMES

FAMILIA Accipitridae

 

Aguilucho lagunero (Circus aeruginostus) L. 50 cm. Argellot común.

Rapaces de tamaño medio, alas y cola largas. Muy común en charcas, pantanos y lagos. Vuelo en V muy abierto. De color castaño oscuro; macho con pelo ocre listado. Nidifica siempre en el suelo, en sólida plataforma de vegetación acuática revestida de hierba. Puesta en Marzo-junio de 2-6 huevos azul pálido. Tras 38 días de incubación, principalmente por la hembra, nacen los pollos que, alimentados por ella, dejan el nido a los 40 días, volando a los dos meses. Se alimentan de ratas, pollas de agua, fochas, huevos y pollos, ranas, culebras, etc.

 

ShareThis

Gruiformes

 

GRUIFORMES

FAMILIA Rallidae (fochas, etc.)

Aves pequeñas a medianas. plumajes oscuros, pico fuerte con escudete frontal. Patas largas con dedos lobulados. palustres, nadan bien pero vuelo débil. Escondedizas, algunas solitarias. Pollos nidífugos.

Focha común (Fulica atra) L. 38 cm. Fotja

Común en lagos, charcas y, en invierno, en bahías abrigadas. Muy agresivas, con un sentido territorial muy acusado. Fácilmente distinguibles por su plumaje negro excepto el escudete frontal y pico blanco, en ambos sexos. Nidifica en sólido nido de carrizos flotantes o varado en ramas medio sumergidas. puesta en enero-mayo de 5-6 huevos ocres con puntos negros. Incuban durante 21-24 dias ambos padres, y alimentan a las crías que abandonan el nido a los 4 días y se independizan a las 8 semanas. Buscan tallos de carrizos y raíces de plantas acuáticas para alimentarse, así como pececillos, granos y semillas, renacuajos, etc.

Polla de Agua (Gallinula chloropus) L. 33 cm. Polla d'aigua.

Es una de las aves más comunes en España, aunque es muy difícil de observar, pues se oculta rápidamente entre la vegetación. Ambos sexos se distinguen fácilmente por su color negro, con pico amarillo y de base roja, línea blanca en el costado y cola alta que sacude al nadar y andar. Estas últimas características son las que la distinguen de la focha común. Anida y cría cerca del agua dulce entre la vegetación espesa, construyendo una plataforma de plantas acuáticas secas. La hembra pone de marzo-julio 5-11 huevos acráceos manchados de pardo-rojizo, que incuban durante 19-22 días, que alimentados por ambos padres, y a veces por jóvenes de crías anteriores, dejan el nido a los 2-3 días y ya nadan y bucean. Se alimentan de frutos silvestres, semillas, granos, gusanos, babosas, caracoles, insectos y larvas.

 

ShareThis

Passeriformes

PASSERIFORMES

FAMILIA Hirundinidae (golondrinas, aviones)

Migradoras. Aves pequeñas, oscuras, con alas largas y buenas voladoras. Gregarías. Pollos nidícolas.

Golondrina común ( Hirundo rustica) L. 19 cm.

Muy común en campo abierto. Empiezan el retorno de Africa desde febrero hasta finales de marzo. Cola muy ahorquillada con garganta y frente rojo-anaranjadas muy características. Vuelo muy elegante y suele ir en bandadas grandes mixtas. Anida aisladamente o en pequeñas colonias, construyendo ambos sexos un nido de barro y pajas en forma de media taza, forrado con plumas, en los aleros o vigas de edificios. Puesta desde abril-agosto, 3-6 huevos moteados de pardo rojizo, que tras 15 días de incubación por la hembra salen los pollos, que alimentados por ambos padres vuelan a los 20 días. Se alimentan de insectos en vuelo, mariposas y libélulas.

FAMILIA Muscicapidae (zorzales, carracas, etc.)

Muy abundantes y algunas migradoras. Aves pequeñas, de plumaje variado y muy cantoras. Arborícoras, de pico fino. Pollos nidícolas.

SUBFAMILIA Sylviinae

Buitrón (Cisticola juncidis) L. 10 cm.

Muy pequeño, vivo, inquieto, muy escondedizo, sólo se deja ver durante la época de cría. Se encuentra en zonas abiertas húmedas, siendo muy variable su emigración de unos años a otros. De color pardo-negro rojizo, con cola muy corta. Ambos sexos construyen un verdadero nido "costurero", de forma ovoide, con hojas de gramíneas perforadas y unidas con telas de araña o fibras vegetales; 4-6 huevos de color variable. Incubación y alimentación durante 15 días. Se alimentan de insectos, arañas y granos.

Carricero común (Acrocephalus scirpaceus) L. 13 cm

Muy difíciles de observar por su hábitat en espesos carrizales y vegetaciones cercanas al agua. Ave estival de color blanco-ocre que realiza grandes migraciones nocturnas a Africa tropical y oriental. Nido sujeto a varios tallos, resistiendo los embates del tiempo. Es el nido preferido por el cuco para poner su huevo. El joven cuco será alimentado por los padres adoptivos tras eliminar a los cuatro carriceros. Puesta de 4-5 huevos blanco-verdosos con marcas grises. Incubación por ambos sexos; alimentados por los padres vuelan a los doce días. Se alimentan de insectos, moscas, larvas y bayas.

Carricero tordal (Acrocephalus arundinaceus) L. 18 cm.

Mayor que el común, se encuentra en su mismo hábitat. Recuerda al tordo de color pardo uniforme. Nido colgado de los carrizos con material empapado que al secarse se endurece, resistiendo muy bien el viento. Puesta mayo-junio; 4-6 huevos azulados con manchas pardas. Incubados por la hembra son alimentados por ambos padres durante 12-13 días. Se alimentan insectos, batracios y pececillos.


SUBFAMILIA Timaliinae

 

Bigotudo (Panarus biarmicus) L. 17 cm.

Cola muy larga, casi igual que el resto del cuerpo. Muy local. Hábitat en cañaverales externos, lagos y cenegales. Colores parduzcos y cola muy larga, posee el macho bigotera negra muy característica y distintiva. Nidificación en lecho de carrizos, 5-7 huevos blanco-cremosos. Incubación y alimentacíon durante 12 días. Se alimentan de insectos y larvas, semillas de carrizos, moluscos, etc.

SUBFAMILA Turdinae

Zorzal común (Turdus philomelos) L. 23 cm.

Común en bosques, parques y jardines. De color pardo por encima, pecho ente rayado de castaño rojizo acabando en blanco hacia el vientre. Construye voluminoso nido en forma de copa, con hierbas y hojas secas, revestido de barro. Puesta en marzo-julio de 3-6 huevos. Se alimenta de caracoles, lombrices, insectos, larvas, frutos y semillas.

Mirlo común (Turdus merula) L. 25 cm

Abundante en jardines, parques y bosques. Inconfundible, macho con plumaje negro azabache y pico amarillo vivo, la hembra parda oscura. Construye su limpio nido en forma de copa con hierba, hojas secas y barro. En marzo-julio 3-5 huevos. Se alimenta de insectos y sus larvas, lombrices, frutos y semillas.

SUBFAMILIA Muscicapinae


Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros) L. 14 cm

Común en montañas, pueblos, ciudades y costas rocosas. Plumaje negro oscurísimo. Nidifica en cavidades con hierba, musgo y raíces. Puesta de 4-6 huevos en abril-julio. Se alimenta de insectos, arácnidos, ciempiés y bayas.



Petirrojo (Erithacus rubecula) L. 14 cm

Muy común en bosques, parques y jardines. Coloración en sexos iguales, con pecho anaranjado y cola parda cuando son adultos. Pasa mucho tiempo en el suelo, muy manso. Nidifica en un hoyo -agujero árbol, muro o alero- con hierbas hojas secas y musgo. En abril-junio puesta de 3-6 huevos blancos, con motas rojizas. De 2-3 crías. Se alimenta de insectos, larvas, gusanos, arañas y bayas.

FAMILIA Motacillidae (lavanderas y bisbitas)

Muchas de ellas migradoras. Pequeñas, de tonos blancos, grises, negros y pardos. Cola muy larga que agitan al andar. Gregarias excepto en época de cría. Pollos nidícolas.

Lavandera cascadeña (Motacilla cinerea) L. 18 cm.

Tiene marcada preferencia por las cercanias del agua -especialmente aguas rápidas- pudiendo encontrarse, en invierno, en orillas de lagos, desagües y charcas. Muy vistosa, gris azulada por encima, amarilla debajo. Construyen los nidos de musgo, hierba y pelos cerca del agua. puesta , normalmente, de 5 huevos en abril-junio. Se alimenta de insectos, moscas, escarabajos, ninfas, pulpos de playa y pequeños moluscos.

Lavandera blanca común (Motacilla alba) L. 18 cm.

Muy común en el campo, granjas, pueblos, ciudades y zonas rocosas, generalmente cerca del agua. Plumaje gris, blanco y negro. Nidifican recubriendo agujeros de pared, cornisa o roca, con pelo, plumas y lana. Puesgta de abril-junio, entre 5-7 huevos. Se alimenta de insectos, gusanos, moluscos y semillas.

FAMILIA Paridae (carboneros)

Sedentarias. Pequeñas, de tonos amarillos, verdes, grises, negros, etc. y combinados entre ellos. Arborícoras. Gregarias. Insectívoras. Pollos nidícolas.


Carbonero común (Parus major) L. 13'5 cm

Son muy activos y se distinguen por si vivo plumaje. Construyen sunido especialmente con musgo, pelo y plumón como revestimiento. La puesta es de 8-12 huevos en abril-mayo. Se alimentan de insectos peincipalmente, incluyendo aorigas, pulgones y algunos frutos y semillas. Nidifica en agujeros de árboles, huecos en muros, etc.



Herrerillo común (Parus caeruleus) L. 11´5 cm.

Muy común en bosques, parques, jardines y calaverales. Muy agresivo. Alas, cola y caperuza azules, muy distintivos, mejillas blancas, dorso verde y patas inferiores amarillas. Nidifica en agujeros de árboles, huecos en muros, etc. Puesta 8-13 huevos blancos con puntos pardo-rojizos. Se alimenta de pulgones, orugas, insectos, granos, semillas, frutos, etc.

FAMILIA Fringilidae (Fringílidos)

Algunos, migradores. pajaros pequeños y variados en cuanto a color del plumaje. Cantos muy melodiosos. Granívoras de pico cónico. Pollos nidícolas.

Pinzón vulgar (Fringilla coelebs) L. 15 cm.

Más abundante en España que al gorrión común. Unido en bandas con otros fringílidos y gorriones para alimentarse en tierras de labor y rastrojos. Los bandos del pinzón suelen ser del mismo sexo. Cabeza y cuello gris azulado, pecho y mejillas rosas, dorso castaño y blanco en alas, cola y hombros. Nidifica en forma de copa con musgo y liquen, forrado de lana, pelo y plumas. puesta de 3-6 huevos blanco sucios. Se alimenta de semillas y granos.

Verdecillo (Serinus serinus) L. 11 cm.

Vive en parques y jardines. Pariente del canario. Muy común en España. Muy territorial, no admite nuevos machos en las proximidades. Amarillo rayado de pardo, pico ancho y corto. Frente y pecho amarillos. Nidifica en pequeños nidos de hierba seca, musgo, liquen y tela de araña forrado con pelusa vegetal, plumas y lanas. 3-4 huevos blancuzcos manchados de pardo rojizo. Se alimenta de semillas, brotes y orugas.

Jilguero (Carduelis carduelis) L. 12 cm.

Asociado en bandos y mezclado con los bandos de pardillos. Infrecuente verlos solitarios. Es costumbre tradicional enjaularlo. Dorso pardo, sola blanca y negra; alas en su mayor parte negras con banda ancha amarilla, rostro rojo con el resto de la cabeza blanco y negro. Nido de raicillas, hierba, musgo y líquenes, revestido con lana y pelusa. Puesta de 4-6 huevos azul claro, ligeramente moteados de pardo. Se alimenta de semillas de plantas, algunos frutos e insectos.

FAMILIA Ploceidae (gorriones)

Muy abundantes. Poco migradores. Aves pequeñas de colores pardos, aunque algunos brillantemente coloreados. Terrestres y arborícolas. pico corto. Granívoros. Gregarias y coloniales. Pollos nidícolas.

Gorrión común (Passer domesticus) L. 14'5 cm

Es abundante en nuestros campos y ciudades, construye debajo de los techos, en huecos y cajas de anidar, un nido descuidado de hierba seca. Pone en abril-agosto de 3-5 huevos con pintas grises y pardas. Se alimenta de granos y semillas, insectos y sus larvas, y en zonas urbanas casi exclusivamente de desperdicios.

ShareThis

Podecipediformes

PODICIPEDIFORMES

FAMILIA Podicipedidae (somormujos)

Aves de hábitat acuático. Migradores. pequeñas o medianas, de colores pardos, blancos por debajo. Pico puntiagudo y patas muy traseras con dedos lobulados. Nadan y bucean bien, pero de vuelo débil. Solitarios. Pollos nidífugos.

Somormujo Lavanco (Podiceps cristaus) L. 50 cm. Cabrellot.

Podicipediformes1.gif (24001 bytes)

Muy común en lagos con cañaverales, a veces, en bahías y costas. Suele críar en colonias y asociarse en pequeñas bandadas. Es el mayor de los somormujos y se distingue por su largo y recto pico rosa y por sus moños auriculares. Son aves buceadoras con patas cortas e insertas muy atrás. Vuelo débil. Ambos sexos construyen una plataforma de hierbajos en el agua anclada al fondo o a las plantas cercanas. Puesta de 3-6 huevos blancos. Incubación durante 28 días por ambos sexos, y los pollos comienzan a bucear a las 6 semanas, separándose de los padres a los 2-3 meses. Se alimentan de pececillos, algas, hierbas y moluscos.

ShareThis

Entomofauna

Tanto el medio acuático y palustre, así como las playas, pinar y las "mallaes" han sido objeto de exploración por parte de algunos entomólogos y naturalistas tanto nacionales como extranjeros. La riqueza faunística de las zonas húmedas se extiende no solo a peces, aves y mamíferos, que son los grupos que suscitan más interés por razones obvias sino también a los artrópodos y dentro de ellos a los insectos. Tan variados hábitats como encontramos en la Albufera y su entorno, con diversas asociaciones vegetales y microclimas distintos, hicieron de esta zona una de las más interesantes para los entomólogos valencianos, calificándola de verdadero paraíso entomológico. El presente apartado viene a ser una somera información de los insectos que se pueden encontrar dentro del Parque Natural de la Albufera. La muestra que se expone esta clasificada por ORDENES presentadas alfabéticamente.

A continuación se detalla un minucioso trabajo de Juan Rueda sobre los invertebrados acuáticos de las malladas del Parque Natural.

ShareThis

Coleópteros

COLEOPTEROS

Se pueden calcular el número de especies en 300.000 al menos, lo que supone sea la mayor de todos los órdenes de insectos. Se encuentra tanto en la tierra como en el agua con todos los géneros de vida imaginables. Viven sobre las plantas o en su interior, comen carroña y restod vegetales y no pocos son depredadores que se alimentan de otros insectos y demás animales pequeños. Existen gran número de especies que causan graves plagas en la agricultura y las hay que atacan a granos almacenados. Son insectos de tamaño variable, normalmente con dos pares de alas, de las cuales las anteirores son duras o correosas (élitros) y las posteriores membranosas, aptas para el vuelo y protegidas por las primeras. boca de tipo masticador.

 

 

FAMILIA CICINDELIDOS
[Imagen: Cincindela (Cicindela campestris)]. Son escarabajos patilargos, de carrera rapita y vuelo corto. Abundan las coloraciones verdes con manchas blencas en los élitros. Tanto los adultos como las larvas son encarnizados cazadores destruyendo gran cantidad de insectos nocivos, por lo que resultan muy útiles para el hombre.

 


FAMILIA CARABIDOS
[Imagen: Escarites (Scarites sp. )]. Estos insectos, muy numerosos, son buenos corredores pero a muchos de ellos les faltan las alas y en varias especies los élitros están fusionados. La mayor parte son nocturnos y se les puede encontrar durante el día escondidos debajo de los troncos y piedras. Tanto los adultos como las larvas son carnívors en su mayoría, cazando activamente gusanos, caracoles, otros insectos, etc., por lo que son en buen número beneficiosos para el hombre.

 



FAMILIA COCCINELIDOS
[Imagen: Mariquita de San Antón (Coccinella 7-punctata)]. presentan una forma característica: la parte inferiro es totalmente plana; la parte superior en cambio, es semiesférica; vistos desde arriba son casi redondos. La mayoría de las especies tiene bonita coloración rosa, anaranjada o roja con manchas negras, o bien oscura con manchs claras. En general son pequeños; solo pocos alcanzan los 0'5 cm o más. son depredadores voraces, tanto en fase larvaria como en estado adulto, de insectos tan perjudiciales como pulgones, cochinillas, etc. Los coccinñelidos o mariquitas gozan en todas partes de gran simpatía, pero con todo son minoría los que saben que estos pequeños escarabajos son extraordinariamente útiles.

 

 


FAMILIA HIDROFILIDOS

[Imagen: Escarabajo acuático (Hydrophilus piceus)]. Se encuentran sobre todo en estanques, siendo en su mayoría herbívoros cuando adultos. Las formas larvarias, en general, son depredadora, cazando a todos los pequeños animales que se encuentran a su alcance. Son buenos voladores y con frecuencia recorren grandes distancia buscado otros depositos de agua.

 

 

 

 

FAMILIA TENEBRIONIDOS
[Imagen: Especie común]. Su nombre deriva del género de vida nocturno que llevan la mayoría de las especies. Muchas de ellas son de colores sombríos y con frecuencia negros. En tamaño, aspectos y forma, los tenebriónidos varían de modo extraordinario y es frecuente la ausencia de las alas posteriores y la unión de los élitros. Normalmente se alimentan de sustancias vegetales y es característico de este grupo la marcha pesada y lenta.

 

 

FAMILIA CRISOMELIDOS
[
Imagen: Escarabajo de la patata (Leptinotarsa decemlinetata)]. La mayoría son rechonchos, ovalados y redondeados y algo mayores que los representantes de los coccinélidos. cuerpo coloreado y brillante. Su importancia económica es notable, ya que la mayoría son fitófagos y con frecuencia se les conoce como escarabajos de las hojas.

 

 

 

FAMILIA ESCARABEIDOS
[Imagen: Escarabajo Pelotero]. Antiguamente se les conocía como lamelicornes, ya que las antenas terminan en un cierto número de láminas aplanadas que al plegarse forman todas juntas como una maza notoria. Una de las especies más conocidas es el escarabajo sagrado o pelotero (Escarebus sacer) que tuvo gran importancia en la religón del antiguo Egipto como símbolo del dios Sol. Este escarabajo junto a otros muchos conocidos como "peloteros", forma bolas de excrementos que entierra y usa para alimentarse, así como para depositar los huevos, donde la larva, al nacer, encontrará el alimento necesario.

ShareThis

Dermápteros

DERMAPTEROS


Son los conocidos vulgarmente con el nombre de "tijeretas". Boca masticadora. Las alas anteriores son dos pequeñas laminillas quitinosas (élitros) que apenas llegan a la base del abdomen, y las posteriores, grandes y aptas para el vuelo, están dobladas de forma muy complicada debajo de los élitros. Sin embargo en muchas especies falta el segundo par de alas o ambos pares, y en general, las especies aladas raramente vuelan o bien son incapaces de hacerlo.
El abdomen termina en unos cercos de una sola pieza, fuertes, y curvos en el macho y casi rectos en las hembras, que son las conocidas pinzas de las tijeras. El macho utiliza estas pinzas para llevar a la hembra a la posición correcta para la cópula, no pudiendo acplarse los machos que carecen de cercos.


 

FAMILIA FORFICULIDOS
[Imagen: Tijereta (Forficula auricularia)]. Insectos omnívoros. Los huevos son criados por la hembra con gran solicitud y las ninfas recién nacidas se cobijan debajo de la madre como los polluelos en la gallina.
Existe la superstición de que estos insectos buscan el oído humano para perforar el tímpano. No hay nada de cierto en ello lo único que buscan estos insectos son grietas estrechas y oscuras para refugiarse durante el dia.

 

 


FAMILIA LABIDURIDOS
[Imagen: Tijereta (Labidura riparia)]. La especie más conocida es la tijereta de la ribera, que vive en los terrenos arenosos proximos al borde de los rios o del mar. Especie de gran tamaño, de colores claros y provista de grandes pinzas que en

 

 

 

 

 

ShareThis

Dípteros

DIPTEROS

Todos los representantes de este orden, como ya indica su nombre (=2 alas), se conocen inmediatamente porque sólo tiene un par de alas funcionales, mientras que las posteriores se han transformado en un par de piezas cortas y claviformes, los llamados balencines o halterios, que les sirven para mantener el equilibrio. A pesar de poseer un solo par de alas estén entre los mejores voladores de todos los insectos. Algunas moscas pueden volar hacia delante, hacia atrás, permanecer quietas en el aire y cnseguir un movimiento de alas que en alghunos casos llegan a velocidades tan extraordinarias como mil vibraciones por segundo. Las piezas bucales se han transformado profundamente, estando la boca adaptada para lamer o chupar y frecuentemente para picar. Es un orden de gran interés, en cuanto que además de que alguios representantes causan daños a la agricultura, muchos son transmisores de gérmenes que son causa de algunas de las más terribles dolencis de la humanidad (paludismo, cólera, fiebre amarilla, carbunco, etc.). Existen sin embargo, varias familias que son parásitos o cazadoras de otros insectos perjudiciales, lo que supone para el hombre una ayuda en la lucha biológica.

 

FAMILIA CULICIDOS
[Imagen: Mosquitos común (Cculex pipiens)]. Son los mosquitos comunes, tan sumamente molestos por sus picaduras y peligrosos como trnasmisores de numerosas enfermedades com las distintas formas de la malaria y la fiebre amarilla. Se caracterizan por su trompa picadora, larga y tubular, que los capacita para chupar sangre, lo que ne la mayoría de los casos es solo privativo de las hembras. Habitualmente ponen los huevos en la superficie del agua,, que es el medio donde viven las fases jóvenes de los mosquitos. las formas larvarias están bien provistas de pelos y con frecuencia se les ve en estanques desplazandose mediante sacudidas. Este es el motivo por el que en las zonas de regadío o pantanosas son más abundantes las poblaciones de los mosquitos, ya que parte del ciclo biológico (huevo, larva, pulpa) necesita del media acuático.

 

FAMILIA TIPULIDOS
[Imagen: Típula (Típula sp.)]. Se les distinguen inmediatamente por las alas notablemente estrechas, el cuerpo delgado y las patas fins y extraordinariamente largas. Tiene el aspecto de mosquitos gigantes, aunque son absolutamente inofensivos.

 

 

 

FAMILIA TABANIDOS
[Imagen: Tábano]. Los tábanos presentan curpo robusto, cabeza transversa y pico corto; las hembras, por lo general, son chupadoras de sangre, inflingiendo dolorosas picaduras al hombre así como a los caballos y ganado vacuno.

 


 

FAMILIA ASILIDOS
[Imagen: Especie común]. En su mayoría son insectos grandes y delgados que se caracterizan por tener unas patas largas, fuertes y cubiertas de pelos,, que utilizan para sujetar a sus víctimas. Posados en las puntas de las ramas o en otros lugares apropiados acechan a sus presas, a las que cogen en vuelo y acto seguido les chupan los líquidos del cuerpo. Probablemente lso asílidos paralizan a sus víctimas por la toxicidad del jugo digestivo inyectado por su trompa, ya que vencen a animales mucho más grandes que ellos como por ejemplo, abejas, abejorros, grandes mariposas e incluso libélulas.


FAMILIA SIRFIDOS
[Imagen: Especie común]. Son insectos de mediano a gran tamaño que presentan generalmente zonas amarillas sobre fondos oscuros, recordando su aspecto el de las abejas y avispas. Frecuentan las flores donde pueden recolectarse muchísimas especies. Algunas especies son depredadoras y económicamente importantes debido al número de pulgones y cochinillas que consumen.

 

FAMILIA MUSCIDOS
[Imagen: Mosca domestica (Musca domestica)]. Junto con otros múscidos cabe destacar en este grupo la mosca vulgar. Una hembra de esta especie pone del orden de 400 a 600 huevos por término medio en su vida. el ciclo completo de huevo a adulto varía según las condiciones ambientales entre 8-20 días. En un clima medio y con alimentación adecuada una hembra podría producir e una estación completa mil quinientos millones de huevos. Es una mosca que no pica pero como resultado de su apetencia por casi todas las materias orgánicas, transporta gran cantidad de gérmenes petógenos y muchos de ellos van a parar a nuestros alimentos. Muy parecida a ésta es la mosca de los establos de la que se distingue, sin embrago, porque pica y es capaz de atravesar la piel de la víctima y extraer sangre, produciendo un agudo dolor. [Imagen derecha: Mosca de los establos (Stomoxis calcitrans)].

 

FAMILIA CALIFORIDOS
[Imagen izquierda: Moscón gris de la carne (Sarcophaga carnaria)]. Familia que comprendemoscas medianas o grandes, muchas de ellas larvíparas. Es muy conocido el moscón azul de la carne, que deposita generalmente larvas en carnes recien muertas o heridas de animales produciendo miasis a veces muy graves. De parecidas costumbres es el moscón gris de la la carne. Muy corrientes son las moscas de color verde metálico que frecuentan substancias den descomposición y se citan a veces como agentes transmisores de enfermedades.[Imagen derecha: Moscarda Verde (Lucilia caesar)].

ShareThis

Hemípteros

HEMIPTEROS


Aunque multiformes en aspecto y distintos en género de vida, forman los hemípteros un conjunto bien delimitado que se caracteriza por su aparato bucal picador-chupador. Las mandíbulas y maxilas han evolucionado en largas y delgadas cerdas picadoras que a su vez forman dos conductos a través de los cuales inyectan la saliva y succionan los jugos de las plantas y los animales. todo este conjunto esta envuelto por el labio a modo de funda y en forma de pico. Los representantes de este grupo constituyen la masa más importante de destructores de cultivos que existe, pues no solo atacan a todas las plantas que el hombre aprovecha, sino que se multiplican en progresiones tan extraordinarias, por medio de la partogénesis (reproducción sin el concurso del macho) repetidas en cortos periodos de tiempo, que su número excedería todo cálculo y su masa cubriría toda la tierra si no fuera por las numerosas causas de destrucción que les hace perecer en cantidades también enormes. Ocasionan graves plagas de agricultura, muchas de las cuales afectan a los citricos de la Región Valenciana, como la COCHINILLA ACANALADA, COTONET, SERPETAS, PULGONES y recientemente la llamada MOSCA BLANCA (Aleurothrixus floccosus), siendo una de las plagas más graves que han afectado a los naranjales de Levante y Andalucía. Se combate con mediante el control biológico valiéndose del pequeño himenoptero Cales noacki.

 

FAMILIA PENTATOMIDOS
[Imagen izquierda: Chinche (Eurydema ornatum)]. A esta familia pertenecen muchas de las chinches comunes en el campo; de aspecto robusto, cuerpo ancho y aplanado y con cabeza y tórax formando un triángulo dirigido hacia delante. También se les conoce a estos insectos como chinches hediondos, ya que están provistos de glándulas odoríferas cuyas secreciones son de un olor particularmente acre y desagradables. [Imagen derecha: Chinche (Nezara viridula)].

 

FAMILIAS PIRROCORIDOS Y LIGEIDOS
[Imagen izquierda: Chinche (Pyrrhocoris apterus)]. Son dos familias muy relacionadas entre sí y muy parecidas en su aspecto. Contituyen la masa de las conocidas chinches de jardín, de habitos gregarios y coloraciones rojas y negras, con algún punto blanco en la porción blanda de las alas anteriores; especies comunes bajo cortezas, piedras y entre la maleza. [Imagen derecha: Chinche].

 

FAMILIA CICADIDOS
[Imagen izquierda: Cigarra]. Los cicádidos o cigarras son conocidas sobre todo por su canto característico, que se intensifica en las horas más cálidas del día. Este sonido, estridente y monótono, que es exclusivo de los machos, es producico por un complicado aparato situado en la parte ventral. Las ninfas (formas inmaduras) llevan vida subterranea, donde chupan raices, siendo frecuente la permanencia en este estado durante varios años.

 

FAMILIA CICADELIDOS
[Imagen izquierda: Cigarrilla]. Corresponden a las vulgarmente denominadas cicadelas o cigarrillas saltadoras por su semajenza a las verdaderas cigarras, aunque de tamaño mucho menor, y porque saltan con facilidad entre la vegetación. La mayor parte de las especies tiene tan sólo unos milímetros, son alargadas, delgadas y de forma más o menos fudiforme. Son insectos verdaderamente numerosos que se pueden capturar en cantidad pasando la manga entre las hierbas, arbustos o pastos. Pueden ocasionar daños al chupar la savia de plantas cultivadas.

 

 

 

FAMILIA AFIDOS
[Imagen izquierda: Pulgones]. Minúsculos insectos chupadores que pululan sobre numerosos vegetales, a los que chupan la savia a la vez que les inoculan virus patógenos. Se reproducen por medio de partenogénesis repetidas en progresiones extraordinarias. En este grupo se dan casos de plagas de enorme importancia.


 

 

 

 

ShareThis

Himenópteros

HIMENOPTEROS

Insectos normalmente con dos pares de alas membranosas de las cuales el par anterior es mayor: El aparato bucal puede ser masticador-chupador o masticador-lamedor. Los adultos suelen alimentarse de néctar, polen o jugos vegetales diversos, aunque se dan csos de zoofagia. Las larvas pueden ser fitófagas o zoófagas. Los himenópteros son invertebrados de instintos más desarrolados. Gran parte de ellos son solitarios aunque no pocos llevan vida social habitando nidos muy complicados; en éstos los individuos pueden ser iguales o presentar diferencias morfológicas, lo cual da lugar a distintas castas: machos, hembras fecundas, obreros y soldados estériles. Pueden ser de utilidad al hombre, ya como productores de miel y cera (abeja), ya como vehículo en la fecundciçon de las plantas, o bien como destructores de insectos nocivos. Sólo unas pocas especies resultan perjudiciales para los vegetales; son principalmente los "exportadores de semillas" como ciertas hormigas de campo que se llevan las semillas sembradas en el campo.

 

SUBORDEN SINFITOS

 

[Imagen: Avispa portasierra]. Abdomen anchamente sentado sobre el torax; alas con venación abundante, las larvas unas veces viven sobre las hojas devorándolas y tiene forma de orugas (falsas orugas) y otras veces viven dentro de la madera y entonces son blanquecinas y áppodas. Estas falsas orugas se diferencian de las de los lepidópteros en que estan tienen cinco pares de falsas patas (patas abdominales) y aquéllas de seis a ocho pares. en general son animales perjudiciles, aunque sus daños no son muy grandes en España. Se les llama "avispas portasierras" por la naturaleza dentada del ovopositor, que emplean para perforar los tejidos de las plantas y realizar la puesta

 

.

SUBORDEN APOCRITOS

Con el abdomen peciolado , a veces muy aparente, y otras por tener el pecíolo muy corto (ejemplo. abeja), da la impresión de ser el abdomen sentado. Este suborden se puede dividir en dos grandes grupos: aquel cuyas hembras presentan un aparato para la puesta de huevos (oviscapto) ,que no está relacionado con las glándulas venenosas ,y otro que encierra las especies cuyas hembras poseen un aguijón corto y agudo, en comunicación con las glándulas venenosas, con el que inoculan el veneno que origina el dolor e hinchazón propio de las picaduras.

 

FAMILIA ICNEUMONIDOS
[Imagen: Especie común]. Insectos por lo general de medio tamaño con antenas largas y finas y oviscapo, en la hembra, muy largo que a veces rebasa en longitud al cuerpo. Son todos parásitos. Las hembras ponen los huevos de manera muy singular en la superficie o en el inteiror de larvas o pulpas de distintos insectos. La larva del icneumónido al fianl de su desarrollo destruye los órganos vitales del hospedante y lo mata. Con muy importantes en agricultura por atacar numeroso insectos destructores de plantas.

 


FAMILIA BRACONIDOS
[imagen: Especie común]. Son esencialmente similares en hábitos a los icneumónidos, siendo verdaderos exterminadores de parásitos vegetales. Son en general, algo menores, menos ágiles y de coloración má monótona.

 

 

 

 

 

FAMILIA FORMICIDOS
[Imagen izquierda: Hormiga hembra reproductora]. Extensa familia cuyos reprentantes pueden ser alados o ápteros. viven en sociedad y los individuos están diferenciados en castas: hembras fértiles, machos y obreras. Los individuos sexuados sólo presentan alas en el momento del llamado vuelo nupcial durante el cualnormalmente tiene lugar el apareo ylas suelen perder una ver se han dispensado en el suelo.Los machos mueren tras la fecundación. Las obreras, más pequeñas que las hembras fértiles, son ápteras e incapaces de procrear salvo raros casos. Entre las obreras algunas presentan la cabeza grande y fuerte mandíbulas, son la llamadas soldados. Las hormigas pueden ser carnívoras o bien fitófagas. Muvhas especies son nocivas (roban semillas, dañan plantas jóvenes, etc..).[Imagen derecha:Hormiga obrera]

 


FAMILIA VESPIDOS
[Imagen: Avispa común]. Forman sociedades anuales y los nidos los fabrican de pasta de madera, una especie de cartón resitente. Los nidos polistes tiene muy pocas celdillas y se ven con frecuencia, en el campo, insertos en ramillas. Algunas avispas de gran tamaño pueden causar graves daños en los árboles jóvenes arancar con su potentes mandíbulas tiras de corteza tierna para fabricar sus nidos.

 

 

 

 

FAMILIA ESCOLIDOS
[Imagen: Especie común]. Esta familia está representada por espedies de grandes dimendiones de hasta 6 cm., en su mayotía negras con manchas y bandas amarillas. Alas oscuras son tornasol verde y azul. Pueden picar muy dolorosamente con su fuerte aguijón venenoso. La mayoría de los escólidos estan adaptados a alimentarse en estaso larvario de las larvas de escarabajos de vida subterrénea, a las que buscan las hembras excabando en el suelo. Al encontrar una larva apropiada. a la que pican fuertemente, no para matarla, sino para paralizarla, tras lo cual ponen el huevo en ella. La larva paralizada del escarabajo se transforma así en "alimento fresco" para la larva del escólido que primero vive sobre la víctima como ectoparásito, pero luego penetra en el cuerpo y al final se transforma en pupa utilizando la piel de la víctima.

 

FAMILIA APIDOS
[Imagen izquierda: Abeja de miel]. Los himenòpteros que pertenecen a esta familia pueden vivir en sociedades: Los individuos de costumbre sociales pueden alimentar a su larvas además de con polen o néctar, con una substancia rica en elementos nutritivos que se llama "jalea real". En esta familia se encuentran la abeja doméstica que puede proporcionar con gasto mínimo un apreciable beneficio. Conocidísimos son otros muchos ápidos como, por ejemplo, los abejorros.[Imagen derecha:Abejorro].


ShareThis

Lepidópteros

LEPIDOPTEROS


Boca adaptada a la succión de líquidos, para lo cual las piezas bucales del adulto estan transformadas en una probóscide enrollada en espiral durante el reposo (espiritrompa). Poseen dos pares de alas cubiertas, lo mismo que el cuerpo, de escamas que son las que dan a las mariposas sus bellos colores. Se conocen hoy en día 150.000 especies, lo que supone sea por número el segundo de los órdenes de insectos. Larvas eruciformes, con poderosa boca masticadora. Pupa, por lo regular, protegida por un capullo. Adquieren gran importancia económica por los ataques de la larvas a los cultivos agrícolas y forestales, que en ocasiones representan verdaderas catástrofes.

 

FAMILIA ZIGENIDOS
[Imagen izquierda: Zigena (Zygaena filipendulae)]. Forman un grupo de maripositas de antenas generalmente robustas y alas estrechas. Son de bellos colores, azul y rojo metálicos o verde metálico uniforme. Vuelan durante el dia y es característico en ellas el ir constantemente de flor en flor, lo que les hace diferentes a las otras mariposas y en cierto modo semejantes a otros insectos como las abejas por ejemplo. Las Zigenas poseen humor oleoso, de sabor amargo, de sabor amargo, que ecidentemente las hace incomestibles para sus enemigos.

 

FAMILIA PAPILIONIDOS
[Imagen izquierda: Macaón (Papilio machaon)]. Son unas de las mayores y más bellas mariposas que existen . Presentan una coloración de fondo amarillenta, surcada de bandas, estrías y cenefas marginales oscuras, así como llamativas manchas rojizas. Es característico de estos papiliónidos la presencia de cuernos o colas en las alas posteriores.

 

 

 

 

 



FAMILIA PIERIDOS
[Imagen izquierda: Blanquita de la col (Pieris rapae)]. Son las mariposas diurnas de mayor importancia económica. Las larvas son fitofagas, ocasionando a veces grandes destrozos en plantas de huerta (col, legumbres, etc.). Comprende especies con alas generalmente blancas, amarillas o anaranjadas con manchas negras. [Imagen derecha: Colias común (Colias croceus)].

 

 

 

 

FAMILIA SATIRIDOS
[Imagen izquierda: Especie común de Satírido]. Presentan coloraciones predominantemente pardas y la mayor parte están decoradas con manchas ocelares con el centro pálido.

 

 

 


 

FAMILIA NINFALIDOS
[Imagen izquierda: Vanesa (Vanesa Cardui)]. Es una de la familias más extensa pues cuenta con mas de 5.000 especies. Se encuentran entre ellas las más hermosas por si color e irisaciones. Se caracterizan por la atrofia de las patas anteriores, por el dibujo de las alas formando y manchas, por su robusto cuerpo y su vuelo vigoroso.

 

 

 

 

 

 

FAMILIA LICENIDOS
[Imagen izquierda: Especie común de licénido]. Pequeños lepidópteros de alas generalmente azules en su cara superior y pardas y negruzcas con manchitas claras redondas en su cara inferior. Las larvas son notables y excepcionales por el hecho de que en muchos casos son carnívoras, alimentándose de pulgones, por lo que resultan beneficiosas, caso extraordinario entre los lepidópteros.

 

 

 


FAMILIA ESFINGIDOS

[imagen izquierda: Esfinge colibrí (Macroglossum stellatarum)]. Mariposas, por lo general de mediano o gran tamaño, con antenas gruesas en el centro y muy acuminadas. Alas largas y estrechas y cuerpo robusto. El movimiento de las alas es muy rapido, lo que les permite alcanzar gran velocidad enlos deplazamientos.

 

 

 

FAMILIA TAUMETOPEIDOS
[Imagen izquierda: Procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa)]. Algunas especies, por las costumbres gregarias de sus larvas que se trasladan en largas filas, se las conoce vulgarmente con el nombre de procesionarias. Las secreciones emitidas por los pelos urticantes de que están provistas dichas larvas pueden provocar irritaciones considerables en la epidermis del hombre, particularmente peligrosas cuando afectan a las mucosas de las vias respiratorias. La procesionaria del pino ocasiona grandes daños en este árbol al alimentarse de sus hojas, debilitar la copa y crear un desequilibrio funcional. la oriuga se refugia en boldones que le prestan una admirable protección. [Imagen derecha: Larvas de procesionaria de pino].


ShareThis

Neurópteros

NEUROPTEROS


Boca masticadora, cuatro alas muy semejantes con venación completa y profusa reticulación; larvas carnívoras, muchas de las cuales son acuáticas. En general son insectos beneficiosos, ya que siendo carnívoros y cazadores destruyen muchos insectos perjudiciales.


FAMILIA CRISOPIDOS
[Imagen izquierda: Crisopa]. Delicados insectos de color verdoso por lo general, que acuden a la luz en buena estación. Las larvas son terrestres y grandes devoradoras de pulgones y cochinillas, por lo que son muy beneficiosos.

 

 

 

 

 

FAMILIA MIRMELEONIDOS
[Imagen izquierda: Hormiga león (Myrmeleon formicariuos)]. Generalmente grandes con antenas cortas, mazudas y alas largas. El aspecto de adulto es semejante al de las libélulas. Las larvas, robustas y con boca fuerte, viven en embudos que frabican en la arena donde cazan sus presas.


 

 

 

 

ShareThis

Odonatos

ODONATOS


Son insectos de aspecto muy típico que se denominan vulgarmente LIBELULAS (en valenciano parots o parotets y CABALLITOS DEL DIABLO ("Caballets"). Tambien se emplean para los Odonatos los nombre valencianos de "MAROTES" y "MAROTETES". Los ojos compuestos especialmente adaptados para cazar en pleno vuelo, pueden presentar hasta 30.000 omatidios (ojos simples), lo que les hace extraordinariamente sensibles a los movimientos de su entorno, permitiendoles ver y capturar otros insectos con suma facilidad. Alas largas y estrechas, patas raptoras, aptas para la caza y para posarse, oero no para andar. La puesta se realiza normalmente en aguas tranquilas en donde, tras la eclosión de los huevos, se desarrolla la vida larvaria. Estas larvas acuáticas son carnivoras, como los adultos, presentando un labio my desarrollado y transformado el aparato cazador (máscara). Son nsectos muy beneficiosos, ya que controlan las poblaciones de moscas y mosquitos sobre todo, que constituyen el grueso de su alimentación.

 

SUBORDEN ANISOPTEROS
[Imágenes derecha e izquierda: Libélulas]. Insectos robustos y grandes, con una gran capacidad y rapidez de vuelo. Ostentan coloraciones muy variadas, en las que predominan tonos azules, amarillos, rojos, pardos, grises, etc. Los ojos ocupan la mayor parte de la cabeza, la cual es globosa. En reposo las alas permanecen extendidas.

 

 

 

 

 

SUBORDEN ZIGOPTEROS
[Imagenes derecha e izquierda: Caballitos del diabo]. A diferencia del grupo anterior, estos son muy esbeltos y delicados, con débil capacidad de vuelo. Coloraciones variadas. Los ojos se hallan situados en los extremos de la cabeza, que es transversa. Juntan las alas en su línea media cuando el animal está parado.

 

 

 

 

 

ShareThis

Ortópteros

ORTOPTEROS

 

Boca tipicamente masticadora; con cuatro alas, el primer par estrechas y más o menos endurecidas; el segundo par, que son anchas, son los verdaderos órganos de vuelo.Son insectos terrestres, corredores o saltadores, que solo vuelan en ciertas ocasiones, existiendo numerosísimas formas ápteras. Tiene gran importancia economica, constituyendo algunas especies plagas de terrible legandaria notoriedad. Son los Ortópteros insectos muy conocidos y algunos muy populares como los SALTAMONTES, GRILLOS, LANGOSTAS, CHICHARRAS, CUCARACHAS, SANTATERESAS, e INSECTOS PALOS.

 

 

FAMILIA MANTIDOS
[Imagen: Santa Teresa (Mantis Religiosa)]Se alimentan esencialmente de insectos nocivos, que son capturados de forma fulminante gracias a sus patas anteriores que son raptoras. Son muy voraces y en ocasiones las presas capturadas son de mayor tamaño que el propio mántido. Las hembras de la Mantis Religiosa, insables durante el periodo de reproducción, matan a menudo al mismo macho durante el acoplamiento.

 


 

 


FAMILIA LOCUSTIDOS
[Imagen:Saltamontes]. Se les conoce vulgarmente con el nombre de saltamontes por tener las patas posteriores muy largas y adaptadas al salto. Tiene el órgano del oído muy desarrolado, pudiendose apreciar las membranas timpánicas a cada lado del primer segmento abdominal. Emiten y perciben sonidos que escapan a la sensibilidad del oído humano. A este grupo pertenece la langosta bíblica de las Plagas de Egipto.

 

 

 

 

 

FAMILIA FASGONURIDOS
[Imagen izqda. : Langosta Verde (Fasgonura viridissima)]Algunos de aspecto parecido al de los saltamontes, y otros, ápteros o bien con cortas alas. Presentan antenas muy largas y finas y en la extremidad del abdomen, las hembras, un largo oviscapto (aparato de puesta) paa introducir los huevos en los tejidos vegetales. producen un agudo canto estridente frotando las alas. [Imagen derecha: Chicharra]

 

 

 

 

 

FAMILIA GRILIDOS
[imagen: Grillo común (Gryllus campestris)]. Se conoce a los grillos sobre todo por el canto del macho que juega un gran papel en el comportamiento sexual .Como en la familia anterior, el órgano del oído está situado en las tibias de las patas anteriores y de la misma forma las hembras presentan un largo oviscapto, o cual las diferencia de los locústidos. sin embargo, al igual que los saltamoentes, estas dos familias tiene las patas adaptadas al salto.


 

 

 

 

 

 

ShareThis

Invertebrados acuáticos de las Malladas

Pinchar sobre imágen para ver Trabajo se Juan Rueda sobre los Invertebrados Acuáticos de las Malladas del Parque Natural de l'Albufera

.

ShareThis

Herpetofauna

HERPETOFAUNA

 

LA HERPETOFAUNA DEL PARC NATURAL DE L'ALBUFERA Vicente Sancho Alcayde* *RONCADELL; Apdo. 1450; 46080 Valencia roncadell@geocities.com   
 
 

El presente artículo fue publicado en el Boletín de RONCADELL de Septiembre de 1995 y ha sido modificado y actualizado con los datos del "Atlas de Anfibios y Reptiles de la Comunidad Valenciana".
 

INTRODUCCIÓN: Apenas existen publicaciones sobre 1a herpetofauna del Parque Natural de l'Albufera, y en todo caso se trato de trabajos algo antiguos y poco precisos. EI presente articulo pretende únicamente dar a conocer la composición de anfibios y reptiles de l'Albufera de modo somero, y actualizar las citas obtenidas hasta la fecha. También ofreceremos los hábitats ocupados por estas vilipendiadas criaturas.

La distribución y diversidad de la herpetofauna presente en l'Albufera está limitada por varios factores, siempre debidos a la acción del hombre;

  • Transformaciones agrarias de marjal en arrozal y de arrozal en cítricos.
  • Presión humana (miles de visitantes acuden al parque).
  • Vertidos de unas 5.000 industrias, 300.000 habitantes, además de plaguicidas y fertilizantes.
  • Introducción de especies alóctonas como el cangrejo americano o la gambusia que restan recursos tróficos a las comunidades autóctonas.

Hasta el monento se han localizado en el área del Parque Natural de l'Albufera 21 especies de anfibios y reptiles. Sorprende que, pese a hallarse de una zona húmeda, sólo existan dos especies de anfibios anuros; respecto a los reptiles, tenemos cinco especies de quelonios, ocho de saurios y seis de ofidios, aunque no todas poseen poblaciones estables y numerosas.
  ESPECIES PRESENTES:  


Sapo de espuelas.
Gripau d'esperons.
(Pelobates cultripes)
Puntual. Su población está muy limitada. Cria en muy pocas malladas del cordón dunar aisladas entre sí.


Rana común.
Granota verda.
(Rana perezi)
Abundante. El rnás abundante, tanto en el lago como en los canales y arrozales de todo el parque. Es la base de la dieta de muchos animales de l'Albufera.


Galápago europeo.
Tortuga d'estany.
(Emys orbicularis).
Puntual. Se pretende introducir en la Reserva integral del Racó de l'Olla.


Galápago leproso.
Tortuga de rierol.
(Mauremys leprosa).
Puntual. Algún ejemplar escapado del Centro de Protección y Estudio del Medio Natural. Un ejemplar atropellado en El Palmar en verano de 1992.


Galápago de Florida.
(Trachemys scripta)
Introducido. Varios ejemplares adultos y algún juvenil son pescados habitualmente con nasas de pesca en el mismo lago. Estos ejemplares son liberados por sus propietarios cuando son demasiado grandes.


Tortugas de tierra.
Tortugues de terra.

(Testudo spp.)   
Introducido. Algún ejemplar de tortuga mediterránea (T. hermanni) y tortuga mora (T. graeca) escapado de cautividad vive en el bosque de la Devesa, pero su viabilidad es casi nula.




Eslizón ibérico.
Lluenta, bívia.
(Chalcides bedriagai)
Común, aunque dificil de encontrar. Ocupa parte de las dunas y la Devesa.




Salamanquesa rosada.
Dragó rosat, andragó.

(Hemidactylus turcicus)  

Su posible presencia fue apuntada por I.Docavo en 1983, pero la única cita disponible no llega hasta 1990 (Lacomba y Martinez-Valle) en la Muntanyeta dels Sants.




Salamanquesa común.
Dragó comú, andragó.
(Tarentola mauritanica)
Común. Muy antropófila, se encuentra en construcciones humanas como viviendas, casas motor, acequias... También abunda bajo piedras y otros objetos en las dunas.




Lagartija colirroja.
Sargantana cua-roja.

(Acanthodactylus erythrurus)  

Común. Casi exclusiva de ambientes arenosos, ocupa ampliamente el cordón dunar, donde domina sobre la colilarga y la cenicienta.




Lagarto ocelado.
Fardatxo.
(Lacerta lepida)
Escaso. La primera cita no se obtuvo hasta 1993, cuando fue hallado un cráneo en una colonia de garza real (Ardea cinerea). En 1996 fue visto otro ejemplar en el Racó de l'Olla.




Lagartija ibérica.
Sargantana ibèrica.

 
(Podarcis hispanica)

Común, aunque no aparece en gran número en dunas ni en la Devesa. Prefiere construcciones humanas y zonas rocosas.




Lagartija colilarga.
Sargantana cua-llarga, fardatxet.
(Psammodromus algirus)
Común. Presente en la Devesa, y en menor rnedida en el cordón dunar, también en setos y huertas. Suele hallarse entre los arbustos.




Lagartija cenicienta.
Sargantana cendrosa.
(Psammodromus hispanicus)
Escasa. Algunos ejemplares en las dunas, pero la mayoría en la Devesa. Acostumbran a situarse en los arce nes de las carreteras.




Culebra de herradura.
Serp de ferradura.
(Coluber hippocrepis)
La única cita bibliográfica data de 1924 (Schweitzer), y desde entonces no se había citado. En 1993 encontramos un adulto atropellado junto al acceso al Palmar.




Culebra de escalera.
Serp blanca.
(Elaphe scalaris)
Escasa. Pocos ejemplares en la Devesa. Algún individuo atropellado




Culebra lisa meridional.
Serp llisa meridional.
(Coronella girondica)
Puntual. Dos únicas observaciones; en las dunas, el 1-V-93 y otro atropellado el 30-X-93.




Culebra bastarda.
Serp verda, serp pardalera

. (Malpolon monspessulanus)  

Común. Abundante en la Devesa, se presenta también en arrozales. Caza peces, huevos y polluelos de aves acuáticas.




Culebra viperina.
Serp d'aigua, serp pudenta.
(Natrix maura)
Abundante. En ambientes acuáticos, tanto en el lago como en canales, acequias y arrozales. Muchos atropellos.




Culebra de collar.
Serp de collar.
(Natrix natrix)
Escasa. La relación es de varios cientos de N. maura por cada N.natrix. Podemos encontrar la variedad bilinneata.





OTRAS ESPECIES:

Las siguientes especies no han sido localizadas en el P.N., pero si en cuadrículas coincidentes:
 
 

Sapo partero. Comadró, tòtil, gripau paridor. (Alytes obstetricans)
Sapillo moteado. Gripauet, granoteta. (Pelodytes punctatus)
Sapo común. Gripau comú.(Bufo bufo)
Sapo corredor. Gripau corredor, calàpet. (Bufo calamita)

ShareThis

Ictiofauna

Aquí se expone, por orden alfabetico de familias, practicamente todos los peces representados actualmente en el lago, así como algunos citados en anteriores épocas. Los peces que en esta descripción se catalogan como existentes, es por haber comprobado su existencia en algun tipo de estudio (Docavo. 1979), aún cuando sea por la presencia de un solo ejemplar y los que se citan como no existentes, son aquellos que, además de no haberlos podido hallar en ninguna toma de muestras, tampoco han sido capturados desde hace varios años por una gran cantidad de pescadores profesionales consultados (Docavo 1979). Ello por supuesto, no elimina totalmente su posible existencia en la Albufera.

Esta sección viene a ser una descripcion generalizada de la fauna piscícola del Lago, en el bloque "Enciclopedias de L'Albufera", link "Peces", se expone el catálogo oficial de peces de L'Albufera (1987), elaborado por Antonio Sanchez Codoñer de la Oficina Técnica Devesa-Albufera del Ayuntamiento de Valencia.

ShareThis

Cyprinidontidae

Familia Cyprinidontidae.

 

Soporta esta familia con gran facilidad los cambios de temperatura y de salinidad de las aguas, por amplios y bruscos que sean en algunas ocasiones. Es muy característico también el acentuado diformismo sexual, presentando los machos, además de su menor tamano, coloraciones diferentes a las de las hembras, constituidas normalmente por la presencia de un determinado número de bandas oscuras o plateadas verticales, extendidas por la parte posterior del tronco y por el pedúnculo caudal. Representada abundantemente en el Continente Americano, la familia tiene sólo. dos géneros en nuestro lago, ambos endémicos del litorai mediterráneo peninsular: Aphanius y Valencia, de indudable interés faunístico.

 

Género Aphanius

Apahanius iberus (C y V) Fartet, pececillo. Fartet. Peixet de sequiol.

Está representado por el Aphanius (= Cyprinodon) iberus (C. y V.) denominado fartet o peixét de sequiol y que no parece ser totalmente endémico de nuestra costa Este española, -como siempre se ha citado-, dado que al parecer existe la posibilidad de una reducida distribución por el Norte de Africa. El macho es menor en tamano que la hembra pero de colores más vivos. Las hembras frezan durante el verano, alcanzan la madurez sexual a los seis meses y es muy característico en esta especie el hecho de que las hembras sólo poseen un ovario bien desarrollado, el derecho, por atrofia completa del izquierdo. Ha desaparecido totalmente del lago y sus acequias circundantes. Se alimenta principalmente de larvas y pupas, de culícidos y de cladóceros como la Daphnia sp.

 

Género Valencia

Valencia hispanica (C y V). Samarugo, Samarug. Samaruch.

El mayor de nuestros Ciprinodóntidos, aunque su talla no sobrepasa nunca los 6 cms. es la especie Valencia hispánica (C. y V.) denominado "Samaruch" o samarugo. Con caracteres biológicos muy afines al "fartet" tampoco se ha podido capturar en la Albufera desde hace muchos años, por lo que también puede darse por desaparecido. Ninguna de estas dos especies tiene valor comercial alguno, presentando únicamente un gran interés faunístico y sobre todo acuarófilo, ya que son las dos únicas especies que por su tamaño, belleza y diferenciación sexual, sobre todo en el celo, son susceptibles de vivir en acuarios. Ambos son grandes devoradores de culícidos por lo que han resultado muy beneficiosos en la profilaxis antipalúdica (Anopheles), aunque han sido desplazados por la gambusia, poecilido que se introdujo en la Albufera, precisamente para la lucha biológica contra los mosquitos transmisores de la malaria. (Docavo 1979)

ShareThis

Anguillidae

Familia Anguillidae

(Anguila anguilla L.) Anguila, angula (joven). Anguila, angula (joven).

Mención especial debe dársele a esta familia de los Teleosteos Fisostomos, representada por la Anguilla anguilla L., tanto por su tradición pesquera y gastronómica en la Región, como por la abundancia que ha tenido en la Albufera desde tiempo inmemorial. Ha sido, sin ningún género de duda, el pez más estudiado de todos los de la Albufera, principalmente por A. Gandolfi Hornyold en la década de los años veinte que consagró su vida al estudio de la misma. Especie de gran interés para el naturalista y el profano, por su complicada biología talasotoca, ha tenido durante mucho tiempo un velo de misterio, pudiéndose encontrar una variada y a veces curiosa bibliografía. Este migrador anfibiótico tiene gran importancia comercial en nuestra Región, en los tres estadios principales de su vida: Como "angula" es pescada en las golas de entrada a la Albufera; como "anguila pasturenca" es capturada todo el año durante su vida potamotrofa dentro del lago y como "angula-maresa", cuando alcanza la madurez sexual y en su emigración catadroma, es capturada antes de poder alcanzar el agua del mar en los meses de octubre a marzo. Su presencia en número se ha reducido considerablemente en los últimos años por una serie de factores concatenados, que, de continuar asi, diezmarán la población de una forma alarmante: La contaminaclón del agua continental y la de la plataforma mediterránea, un exceso de capturas de angulas y anguilas cada vez con artes mas perfeccionadas; el cierre de compuertas en épocas vitales de migración; la excesiva y fuerte corriente del agua saliendo por las golas con fondos profundos y orillas de hormigón que dificultan el cómodo acceso de las angulas, etc., etc., son excesivos eslabones rotos en el ciclo biológico de este interesante pez. La anguila vive en toda la Albufera, canales y acequias interiores de la marjal, por pequeñas que éstas sean, remontando aguas arriba cualquier corriente afluyente, principalmente las hembras, ya que los machos suelen quedarse más cerca del mar. Su alimentación es totalmente omnívora, muy variada dada su gran voracidad, destacando principalmente los crustáceos, moluscos, gusanios, insectos acuáticos y sus larvas, renacuajos, ranas, culebras de agua, peces, anguilas y hasta polluelos de aves.(Docavo 1979)

ShareThis

Atherinidae

Familia Atherinidae

(Atherina Mochon [C y V]). Pejerrey. Moixó, Moixonet

Está representada por dos especies, la Atherina mochon (C y V), pejerrey, moixó o moixonet y Atherina hepsetus (L.), chucleto, perjerrey, jeclet o juclet. Son especies litorales de costumbres gregarias que penetran del mar en la primavera en cardúmenes y que viven en nuestro lago de temporada, aún cuando pueden hacerlo permanentemente en el agua dulce . Peces hipermétropes, que dependen en gran parte del alimento planctónico, tiene alguna importancia su pesca, aún cuando su tamaño no llegue al sobrepasar los 10 cms., por ser de carne fina muy apta para fritura. La especie que se captura con mas abundancia y asiduidad es A. mochon, existiendo inclusive un arte especial para su pesca (mornell de moixó); de todas formas su pesca es vecera, con algunos años escasos o nulos . Actualmente debido a el alto grado de contaminación de las aguas no hay entradas de moixó en la Albufera.(Docavo 1979)

ShareThis

Blennidae

Familia Blennidae

((Blenius Flaviatilis). Araña de mar, Fraile, Blenio de rio. Aranya.

No existe en la actualidad el fraile en la Albufera y se ha citado siempre como posible, ya que al ser especie marina y haberse encontrado algunos ejemplares en el Barranco de Torrente y en el rio Jucar -tributarios del lago-, han tenido que pasar a través de la Albufera. Dichos ejemplares eran de Blennius flulviatilis (Asso), conocido en la zona como rabosa o aranya de mar. Es de pequeño tamaño, no alcanzando más de 12 cms., sin interés comercial de ningún tipo. Es una especie bentónica poco conocida y estudiada y no nos extraña que haya desaparecido totalmente de la Albufera, ya que de hábitos sedentarios, gusta vivir y guarecerse debajo de las piedras, en fondos someros y muy limpios, donde es francamente difícil localitarlo por su marcado mimetismo en el que el variado sistema de manchas rompe por completo su silueta.(Docavo 1979)

ShareThis

Centrarchidae

Familia Centrarchidae

(Micropterus salmoides [Lac.]) BLack-bass, Perca negra. Black-Bass.

Del orden Perciformes, el black-bass de boca grande o perca americana fue introducido casualmente en la Albufera en el verano del año 1964, con unos 50.000 alevines procedentes de la piscifactoria de El Palmar de Valencia. El Micropterus salmoides (Lac.) es de origen americano, habiendo sido muy debatida y polémica su introducción en las aguas continentales españolas, por estar considerado como uno de los peces mas voraces de las aguas dulces. Al ser un pez de aguas tranquilas, adecuado para lagos y estanques de llanura, que soporta elevaciones de temperatura hasta de 32ºC, su aclimatacíon en la Albufera fue rapida y buena, consiguiendo comercializarse -aunque no con excesiva venta-, dado lo excelente de su carne. Ha sido también buscado por los pescadores deportivos, dado lo bello del lance y por conseguirse ejemplares de 2,5 Kgs. de peso. Sin embargo, a partir del ano 1969, decrece rápidamente en numero, dado que aunque las aguas pueden estar calientes, no quiere aguas sucias ni pobres en oxígeno. Ademas por su forma de frezar, en zonas de poca profundidad y con gravilla, no encuentra fretaderos adecuados, por estar los fondos muy cubiertos de cienos y limos. Actualmente su presencia en la Albufera es escasísima.(Docavo 1979)


ShareThis

Cobitidae

Familia Cobitidae

(Cobitis taenia [L.]). Colmilleja, Lamprehuela, lampreilla. Rabosa, Raboseta.

La familia de los cobítidos está ampliamente representada en Europa, con gran abundancia de especies y subespecies, lo que hace pensar a veces que son posiblemente razas o ecotipos. De todas formas la familia está muy poco estudiada. En la Albufera y sus canales abundó en otros tiempos una sola especie, Acanthopsis (= Cobitis) taenia (L), conocida vulgarmente por rabosa, rabosilla o colmilleja. Era muy frecuente verla en los campos de arroz, hasta el año 1967, enterrada según sus costumbres sedentarias en la tierra asomando la cabeza y huyendo rápidamente a cualquier movimiento, para enterrarse nuevamente. Es un bonito pez de acuario con una espina retráctil bajo el ojo que, por tener respiración aérea, nada enérgicamente con movimientos serpentiformes hasta la superficie, donde engulle burbujas de aire y se deja caer lentamente planeando hasta el fondo. Las burbujas de aire las introduce en el órgano de respiración aérea, que es simplemente una parte modificada del tubo digestivo que se ha vuelto con paredes finas y profusamente vascularizadas, perdiendo su función digestiva. Se alimenta principalmente de pequeños crustáceos (copépodos, ostrácodos) y rotíferos que busca entre las piedras durante la noche, ya que tiene costumbres nocturnas. Aún cuando nunca ha tenido interés comercial, al pescarse durante los años 50 en grandes cantidades a la salida de los tancats (zonas de cultivo de arroz), ha sido empleada para cocinarla en "all y pebre" con la anguila y para dar de comer a los patos caseros. En la actualidad se ven raramente algunos ejemplares al extraer el agua de los tancats en el término de Sueca (Tancat del Estells) y en el término de Silla (Tancats del Campot y Paredes). (Docavo 1979)

ShareThis

Cyprinidae

Familia Cyprinidae.

 

Está ampliamente representada en nuestras aguas albuferencas con los siguientes géneros y especies: Cyprinus carpio (L), Carassius carassius (L), Carassius auratus (L), Barbus barbus bocagei (Seind.), Leuciscus cephalus pyrenaicus (Gthr.), Chondrostoma toxostoma arrigonis (Steind.). Son especies exclusivamente de agua dulce y en general poco exigentes en lo que se refiere a pureza, temperatura y oxigenación de las aguas.

 

Genero Cyprinus

Cyprinus carpio, Carpa. Tenca

Cuenta con la especie Cyprinus carpio (L) o carpa común, denominada vulgar e impropiamente tenca en nuestra Región, y que no debe confundirse con la Tinca tinca (L) que no existe en la Albufera . Aunque de origen asiático, se puede considerar parte integrante de la fauna ictícola española, ya que llegó a nuestras aguas en el tiempo de los Reyes de la Casa de Austria. Ha sido particularmente abundante en toda la Albufera, canales y acequias afluyentes, habiendo sido hasta cerca del año 1955, objeto de venta y consumo en todos los pueblos de la comarca. Actualmente no tiene valor comercial alguno y debería pensarse en su utilización como harina de pescado de baja calidad. Desde mediados de la década de los sesenta, se ha reducido su número enormemente (cerca del 40%), no existiendo actualmente tanto como vulgarmente se cree. Suele alcanzar tamaños de hasta 60 cms. con pesos de 8 Kgs. La especie pura existe en muy pequeña cantidad, dada la hibridación que ha sufrido a lo largo del tiempo, con el carpín, el carpín dorado y la carpa royal. La variedad denominada royal, fue introducida en Espana en el ano 1949 procedente de Francia, habiéndose repoblado la Albu- fera en el año 1964 con unos 250 ejemplares adultos. Esta raza presenta una rapidez de crecimiento muy apreciable, una carne de excelente calidad, poca abundancia de escamas y un indice de forma (relación altura/longitud) próximo a 1/2 mientras que la carpa común indígena es de 1/4. Todos estos factores hacen que esta variedad sea mucho más conveniente desde el punto de vista de consumo. También bajo el punto de vista deportivo ofrece las ventajas de un mayor peso, de una defensa enérgica, una vez que se encuentra enganchada en el anzuelo y lógicamente, cuando el pescador la consume, la de mejor calidad. Sin embargo, en la actualidad hay poca cantidad, dado que la repoblación fue muy reducida y también hay degeneración por hibridación con la indígena.

 

Genero Carassius

Carassius carassius. Carpín, "panzon"

Está representado por dos especies muy próximas, el Carassius carassius (L), carpín o panzón y el Carassius auratus (L), carpín dorado o pez rojo. El panzón que puede subsistir en condiciones desfavorables extremas debido a su increible fortaleta, resistiendo aguas contaminadas y faltas casi totalmente de oxígeno, ha desaparecido prácticamente de la Albufera, no habiéndose pescado ningún ejemplar desde hace algunos años. No alcanzaba dimensiones mayores de los 18 cms. Con mayor frecuencia se le confunde con el pez rojo, aún cuando por la curvatura dorsal son facilmente diferenciables, en especies puras. El carptn dorado, Carassius auratus (L), que en su coloración primitiva es de color gris u oliváceo y cuya coloración roja tarda varios anos en aparecer, no se vió en la Albufera hasta finales del ano 1957 y principios del 1958, encontrándose los primeros ejemplares en las partidas de "Bassals" y Calderería del término municipal de Sueca. Parece ser que se introdujo durante las trístemente célebres inundaciones de octubre de 1957. Los primeros ejemplares de vistosos colores (rojo, blancos, negros, etc.) llamaron mucho la atención, por lo que tanto los pescadores profesionales como los aficionados, los regalaban para su conservación en peceras, La alimentación de carpas y carpines es muy variada, teniendo su dieta principal a base de larvas de frigánidos, Gammarus sp. y Daphnias sp·, copépodos, gusanos poliquetos, gasterópodos y lamelibranquios de pequeños tamaños, etc., etc.

 

Genero Barbus

Barbus barbus bocagei. Barbo. "Barb".

Tiene su representación en el lago levantino la especie Barbus barbus bocagei (L.) denominado vulgarmente barbo o ''barb''. Al ser una especie que prefiere aguas limpias, profundas, de curso algo rápido y fondo de grava o arena, no se adapta en consecuencia a las aguas durmientes del lago y marjales colindantes, por lo que aún habiendo sido un componente constante de su fauna, lo es en una gran minoría y hoy es muy difícil localizarlos a no ser muy pró- ximos a las acequias procedentes del río Júcar en la zona de Sollana y Sueca (canal de Sueca, Acequia Derecha, Overa, Rincón de Grau, etc.). En esta especie, como ocurre con frecuencia en las aguas dulceacuícolas, es aún más característica la variación de color del cuerpo, por lo que se puede distinguir perfectamente los que Ilevan habitando de continuo en el lago, con un tinte amarillento en la región ventral y parduzco claro en la dorsal, de los que nadan en los canales más cercanos al río y "ullals" con vientre blanquecino y dorso verde oliváceo. El barbo tiene cierto interés deportivo como pesca, siendo la carne medianamente buena para el consumo (las huevas son tóxicas); se han llegado a capturar piezas de poco más de 2 Kgs. Tiene mayor interés de tipo faunístico, por ser una especie endémica de nuestra Península. Su alimentación es principalmente zoófaga, comiendo todo cuanto cae a su alcance, pero preferentemente larvas de frigánidos, libelúlidos (Libellula depressa L., etc.) y de Ephemeras, así como pequeños lamelibranquios (Unio turtoni valentinus Rossm., Anodonta cygnaea L.).

 

Genero Leusicus

Leusicus cephalus pyrenaicus. Cacho."madrilla".

Conocido vulgarmente en nuestra región por madrilla, madrija o madresilla, se encuentra habitando en el lago el Leuciscus cephalus pyrenaicus (Gunth.), de aprovechamiento piscícola casi nulo pues raramente llega a alcanzar Ios 15 cms. Tiene un habitat muy parecido al barbo, encontrándose algunos ejemplares aislados en los ''ullals'' y en las acequias de la ''Foya'' ''Carissia'', ''Barranquet", Riolero, Raya, La Plana, etc. Se capturaron en gran cantidad en los años 1948 al 1965. Su alimentación es omnivora, aún cuando los meses fríos es principalmente zoófago, siendo también fitófago durante el resto del año. No debe confundirse este pez (cacho o cachuelo en castellano) conocido en la región por madrilla, con la verdadera madrilla (Chondrostoma toxostoma toxostoma Vallot) que no se ha encontrado en el Lago. .

 

Genero Chondrostoma

Chondrostoma toxostoma arrigonis. Loina. "boga".

Se ha oido hablar en repetidas ocasiones de capturas de boga y de loina y aún cuando cabía la posibilidad de que ambos peces estuvieran presentes en la fauna del lago,es extraño que no se hubieran citado anteirormente. ha costado bastante trabajo capturar dos ejemplares de loina (boga para otros) que pudimos clasificar como la subespecie Chondrostoma toxostoma arrigonis Steind. Muy parecido a la madrilla, con escamas plateadas, boca infera semilunar y de carne algo más fina, no alcanza más allá de los 15 cms. debiendo entrar y salir de la Albufera por las acequias que comunican con el río Júcar. En otros tiempos debía de haber mayor cantidad siendo buscadas y apreciadas por los pescadores de caña, por lo fino de su carne. Hoy deben de haber escasos ejemplares, reducida su área a la parte suroeste del lago. La biología de este pez está muy poco estudiada y quizá algo confusa.(Docavo 1979)

ShareThis

Gasterostidae

Familia Gasterostidae

Gasterosteus aculeatus (L.). Espinoso, Espinosillo. Punjoset, Sorellet.

Esta familia ha estado representada por el espinoso o espinosillo, 'Peixet de San Pere", "punjoset" o "sorellet" en valenciano. El Gasterosteus aculeatus (L.) es un bonito e interesante pez para mantenerlo en acuario sobre todo en la época de celo, en la que particularmente el macho cambia de color y construye un curioso nido con materias vegetales aglutinadas con una secrección gelatinosa producida por el riñón, guardando celosamente la puerta después de haber, materialmente, obligado a un gran número de hembras a pasar por el nido y frezar. En la Albufera ha sido particularmente frecuente, habiendo desaparecido totalmente sobre el año 1968. Por su reducido tamaño y placas dérmicas de la aleta dorsal y pelviana, no ha tenido ningún aprovechamiento pesquero, cogiéndose en los "gambers" y artes de pesca, cuando se iba a pesar la gamba (Palaemonetes zariquieyi). El espinoso, que puede vivir en las aguas del mar, y que no alcanza un tamaño mayor be los 5 cms., es muy voraz y belicoso, habiendo escrito A.F. Magri McMahon (1946-Fishlore) lo siguiente: "Si me preguntara que pez británico de agua dulce considero más feroz, no respondería la trucha ni la anguila, ni siquiera el lucio, concederia sin duda esta indeseable supremacía al espinoso, ese fiero atacante de otras criaturas, incluso mayores que él mismo, devorador voraz de pequeños pececillos. Si los innumerables espinosos de nuestras costas y ríos fueran tan grandes como el lucio, harían nuestras aguas más peligrosas, incluso para el hombre, que si estuvieran infestadas de caimanes. " Arriba (imagen izquierda): espinoso macho; (imagen derecha): espinoso hembra.(Docavo 1979)

ShareThis

Mugilidae

Familia Mugilidae

Esta familia, con la de los ciprínidos, es la que mayor número de especies representadas tiene en nuestro Lago. Constituyen los mugílidos una importante familia de peces que viven indistintamente en las aguas marinas, en las continentales salobres o hipersalinas, repartiendo su vida entre ellas, pues nacen en las salinas y se desarrollan en las dulces. Exceptuando el hecho de su reproducción marina, se comportan como especies sedentarias de agua dulce. Tienen las lisas o "llisas" notable interés económico en nuestro Lago, pues aún cuando no alcanzan precios elevados por kilo, la gran proporción de su pesca supone cierta cuantía para las comunidades de pescadores, que las exportan a otros paises del Sur de Europa, e inclusive para el pescador de caña deportivo. Presentan dos aletas dorsales, cortas y bastante separadas, boca pequeña, grandes escamas y sin línea lateral, las láminas branquiales son muy numerosas y poseen de 60 a 140 branquispinas. Paradójicamente, son peces a los que parece no haberles afectado la gran contaminación por la que se ve afectado nuestro lago y, junto con la carpa, son en el momento actual, los dos peces que se han adueñado de las aguas albuferencas. Tiene cierto sentido lógico esta gran abundancia, dado que la alimentación está constituida por matetia orgánica y pequenos animalillos del fango o cieno del fondo que ingieren constantemente y que en cualquier momento llena el tubo digestivo. No poseen dientes o éstos son muy rudimentarios y toda la materia que ingieren, así como vegetales, los trituran en una región especial del estómago, fuertemente musculosa, cuyo modo de actuar recuerda a la molleja de las aves. Aún cuando la distinción entre las seis especies de régimen catadromo que habitan nuestro lago no es nada fácil, sí lo es con respecto al resto de peces que habitan en nuestras aguas continentales españolas, dado que de las dos aletas dorsales, la primera está sostenida por cuatro radios espinosos. De hábitos gregarios, se han adaptado completamente a las aguas continentales dulces o salobres, aún cuando su reproducción la efectuan en el mar; sin embargo no todas las especies se han adaptado de la misma forma. El mugilido de más amplia distribución y número de capturas es el Mugil cephalus (Cuv.), cabezudo o "cabut", llisa cabuda o de "cap gros''de los pescadores.

Mugil cephalus (L.). Cabezado, mugil, mujol. Cabut, llisa cabuda ó de cap gros.

Fácilmente se puede reconocer esta especie por la gruesa membrana ocular adiposa que recubre el ojo, la cual está muy desarrollada y forma a modo de una ventana oval. Puede vivir esta especie en medios que contienen tres veces la sal de las aguas oceánicas, como en la costa occidental del Mar de Azof. Las otras cinco especies -que difieren bastante del M. cephalus-, son más semejantes entre sí, hasta tal punto, que bastantes autores las agrupan en el género Liza; aquí se emplea la nomenclatura clásica ya que hasta ahora es la que usualmente se encuentra en la mayor parte de los tratados de ictiología. Le sigue en frecuencia de capturas y en orden aproximado de adaptación el capitón o ''Llisa calua negra y sama '', Mugil ramada (Risso) Mugil capito (Cuv. y Val.) sin mancha amarilla en el opérculo que como la anterior es bastante estimada.

Mugil Ramada (Risso).Capitón. Llisa calua negra, sama.

El Mugil auratus (Risso) galupe, lisa dorada o ''Llisa galtirrotja'' es fácilmente reconocible por la mancha dorada que tiene sobre el opérculo detrás del ojo, y un labio superior fino y sin verrugas.

Mugil auratus (Risso).Lisa, Lisa dorada. Llisa galtirrotja.

La galua o "Llisa de cap chiquet", Mugil saliens (Risso) tiene el cuerpo más alargado y fino, presentando numerosas manchitas amarillas muy difuminadas sobre el opérculo. Abunda muy poco en la Albufera y normalmente se suelen pescar algunas en el otoño.

Mugil saliens (Risso). Lisa galua. Llisa de cap xiquet

De las dos lisas restantes se ha llegado a dudar de su existencia en la Albufera, pero si que la podemos confirmar aunque con escasísimos ejemplares mezclados, entre la abundante pesca de las citadas en primer lugar.

Mugil provensalis (Risso). Mugle, corcón. Llisa calua blanca

El Mugil provensalis (Risso) = M. chelo (Cuvier), conocido por corcón, mugle y "llisa calua blanca o llisa marsenca" en valenciano, se encuentra, como hemos dicho en muy pequeña proporción. Presenta un labio superior grueso con 2 ó 3 filas irregulares de verrugas cutáneas pequenas. .

 

Mugil labeo (Cuv.). Labeo.Llisa morruda.

Mugil (= Oedalechilus) labeo (Cuv.), labeo o llisa morruda, con escasisima representación en el Lago y reconocible por un labio superior liso muy grueso, casi tan alto como el diámetro del ojo. (Docavo 1979)


ShareThis

Poecilidae

Familia Poecilidae

Gambusia affinis holbroockii (Girand). Gasmbusia. Gambusia, ingenieros.

Originaria del Este de Estados Unidos, está representada en nuestro país solamente por la gambusia, Gambusia afinnis holbroocki (Girard), fué introducida hace aproximadamente ochenta años, para la lucha biológica antipalúdica, por tratarse de específicos devoradores de larvas de mosqulto, habiéndose aclimatado perfectamente en nuestro país y tomando carta de naturaleza en el mismo. Una notable precocidad y fecundidad han hecho que la especie invadiera la Albufera, constituyendo hace algunos años una verdadera plaga. Dada la gran voracidad de estos pequeños pececillos y de atacar a los huevos de otras especies, hacen de las gambusias -en oposición a su benéfica acción antipalúdica- enemigos peligrosos para otras especies dulceacuícolas, echándoseles la culpa de haber sido, por desplazamiento del nicho ecológico, los principales culpables de la desaparición del Aphanius iberus y de la Valencia hispánica. No tiene esta especie ningún interés económico piscícola y únicamente en la cadena trófica sirve para la alimentación de la anguila, lisa, lubina y black-bass. Dado su reducido tamaño y ser una especie ovovivípara, poseer el macho gonopodio para la cópula, suele verse de vez en cuando en algunos acuarios. Estos pequeños ciprinodontiformes, de boca súpera, tienen las mandibulas adaptadas a la alimentación en la película superficial, donde se encuentran los huevos del anopheles, y donde toman el oxígeno difundido por el aire. Se encuentran por toda la Albufera y canales, aún cuando prefieren zonas estancadas y ricas en vegetación. En los últimos años se ha reducido su número en gran proporción.(Docavo 1979)

ShareThis

Serranidae

Familia Serranidae

Dicentrarchus labrax (L) Lubina, robalo. Llobarro, pintat.

El único representante actual de la familia de los serránidos, que penetra en las aguas dulces, es la lubina, Dicentrarchus labrax (L.) o Morone labrax (L.) conocido en la Albufera por "llobarro o pintat" al adulto y 'pintadet o baileta'' al joven. Es el pez que con una excelente calidad de carne, mayor importancia económica ha tenido en el lago desde siempre, interesando tanto a los pescadores deportivos como a los profesionales. Desde que las aguas están tan contaminadas es quizá la lubina la que lo ha acusado más, rechazando el polucionado ecosistema y penetrando muy escasamente en él. Tienen una alternancia de migraciones de tipo trófico y genético, ya que una vez nacidas las larvas en el mar, hacen vida pelágica durante algún tiempo, comenzando a entrar en la Albufera, en pequeña cantidad, y con tallas del 1 a 3 cms., desde octubre a marzo, al mismo tiempo que la angula. La subida y repoblación de verdadera importancia, con lubinas de 5 a 10 cms. tiene lugar en la última quincena de agosto y todo el mes de septiembre, entrando al mismo tiempo peces adultos de gran tamaño y peso. Indistintamente entran y salen de la Albufera, huyendo de los temporales marinos o de la turbidez de las aguas dulces producidas por fuertes luvias. Son peces robustos, -se han capturado ejemplares de 9 kgs.- de régimen alimenficio carnívoro, con boca grande de pez depredador y mandíbula inferior un tanto prominente. Peces de difícil captura, huyen de las redes visibles o que hagan sombra, dada la astucia que les caracteriza. Pierre de Latil (The underwater naturalist 1954) escribe: "Aristófanes describió a la lubina como el más astuto de todos los peces y todos los cazadores submarinos están de acuerdo con él. La lubina es también el pez más inteligente. Desde el comienzo de la pesca submarina los pescadores están unánimemente de acuerdo en que la reacción de la lubina ha cambiado ante un visitante inesperado, el hombre. La lubina, insisten, se ha adaptado al nuevo peligro y se ha vuelto claramente más circuns- pecta. Asi es más difícil cazar una lubina bajo el agua que antes, y esta dificultad está aumentando cada vez más y más." En algún caso se ha citado la presencia de una especie muy parecida a la lubina, Morone punctata (Bloch), pescada conjuntamente, de talla algo menor, ojos mayores, escamas menos numerosas y manchas negras en la parte alta de los flancos, pero actualmente no se ha podico encontrar ninguna. Sin embargo, numerosos pescadores nos han confirmado que hasta hace veinticinco años, en las artes de pesca de la lubina, entraban en la proporción de un 2 ó 3%, peces idénticos a la lubina aunque algo más pequeños y con manchas o lunares en el dorso, que casi con seguridad eran ejemplares de M. punctata. Dada la gran similitud de hábitos que tienen con la lubina, pudiera efectivamente habitar el Lago aunque en menor proporción, extremo ya muy difícil de comprobar por la escasez de pesca de "llobarro".(Docavo 1979)


ShareThis

Vegetación

A continuación se expone a grandes rasgos una descripción, con algunas fotos, de las plantas que colonizan las diversas zonas más representativas del Parque Natural de la Albufera. En otro apartado de esta web, dentro del bloque "Enciclopedias de l'Albufera", se puede ver en el link "Flora del P. Natural" el catálogo florístico del Parque Natural con 816 especies contabilizadas.


ShareThis

Comunidad vegetal del interior (1)

Comunidad vegetal del interior (I)

Vegetación más característica
de la Dehesa del Saler (III)

 

La comunidad vegetal del interior es actualmente un pinar de halepensis con algunas manchas de Pinus pinea L. y Pinus pinaster Aiton, con su matorral asociado. El Pinus halapensis L. ha desplazado al Juniperus macrocarpa L. y se ha convertido en el dominante de la comunidad. En estas dunas interiores, bien cubiertas de vegetación, además de las plantas de la zona de transición, pueden encontrarse

 

 

 

Madreselva perfoliada
(Lonicera caprifolium L.)


Planta trepadora de hasta 2 m. hojas hojas elípticas, caducas, verde oscuro por el haz, glaucas por el envés, las superiores soldadas por su base, las infeirores, pecioladas. Caracterizada por sus ramilletes sentados, que nacen directamente del centro del par superior de hojas, las cuales están soldadas rodeando el tallo y formando un involucro en forma de copa. Flores amarillas, teñidas de púrpura por fuera, no glandulosas y con estambres sobresalientes. Florece en abril julio. Crece en setos, cuneras y bosques, siendo muy común por todo el monte de la Dehesa en matorrales abiertos y en sotobosque de Pinus halepensis L.

 

 

Pino carrasco, Pino de Alepo
(Pinus halepensis Miil)


Arbol muy extendido en la región mediterránea, formando bosques claros sobre suelos superficiales, en los que en otros tiempos pudo haber encinas. Como la coscoja, es una especie invasora de suelos pobres, particularmente sobre calizas. Suele presentarse asociado a matorrales típicos maediterraneos de arbustos perennifolios, pudiendo alcanzar una altura de 20 m. Posee la corteza gris plateado cuando es joven y poco a poco se va volviendo pardo rojiza al envejecer. Las hojas son muy verdes, flexibles y muy estrechas, de 6-15 cm. de longitud y 1 mm. de anchura. Los frutos o estróbilos son de 5-12 cm. conicorredondeados, pardo lustrosos, con pedúnculos gruesos recurvados. Se encuentra en lugares rocosos y en colinas litorales. Florece en marzo-mayo. La corteza se usa para curtir; la madera es de calidad mediocre y se usa en construcciones toscas.

 

 

Aladierno, Alaterno
(Ramus alaternus L.)

Arbusto erecto , de 1-5 m. de altura, lampiño y perennifolio. Hojas de 2-5 cm. ovales, lustrosas y coriáceas, con 4-6 pares de nervios laterales y con el margen dentado y, a veces, casi entero. Racimos ramificados de flores apétalas, pequeñas, amarillentas y unisexuales. Florece en primavera. Fruto globoso de unos 5 mm., rojo, y más tarde negro. Es muy común en todo el matorral de la Dehesa, en los claros y , sobre todo, formando el subsuelo de la pinada de halepensis.


 

Mirto, Arrayan, Murta.
(Myrtus communis L.)


Arbusto denso autóctono de nuestra flora, de 2 a 3 m. de altura, con hojas persistentes, tiesas y de color verde oscuro, lustrosas y muy aromáticas, de 2-3 cm., oval lanceoladas y con puntaciones glandulares. Flores solitarias, blancas, axilares, aromaticas, de 2-3 cm. de diámetro, largamente pedunculares y con numerosos estambres. Florece en mayo-agosto y sus frutos en baya negra azulada, que maduran en noviembre, sirven de alimento a los zorzales. Desde tiempos antiguos se le ha sacado gran partido ornamental, utgilizandose en jardinería. De las flores, muy aromáticas, como de las hojas y de la corteza, se obtiene un aceite aromático utilizado en perfumería. Los frutos se utilizan en ocasiones como condimentos y la corteza y la raíz sirven para curtir.

 

 

Espárrago amaraguero, Esparrec.
(Asparagus acutifolius L.)


Planta con tallos leñosos principales trepadores, de 1m. o más y con muchos tallos ramificados, flexuosos, entretejidos, blanquecinos, con fascículos rígidos de 4-12 filóclados angulares, agudos y dispuestos en estrella. Escamas del tallo principal transformadas en espinas robustas. Flores solitarias, verde amarillentas, globulosas, de unos 3 mm., olorosas, con pedúnculos cortos y articuladas cerca de su mitad. Florece en abril-junio. Plantas en baya que se vuelven negras. Crece en lugares secos, rocas y setos, siendo frecuente en los saladares.

 

 

Laguarzo morisco, Estepa negra
(Cistus salvifolis L.)


Arbusto tendido o erecto, de 20-100 cm. ramaificado. Hojas pecioladas, oval oblongas, rugosas, no viscosas, apenas aromáticas, verdosdas por el haz y blanco vellosas por el envés. Flores de 2-4 cm., blancas y generalmente por el centro anaranjadas, largamente pedunculadas, en grupos laterales de 2-3 flores y con botones colgantes. Sépalos exteriores anchamente acorazonados, que rodean a los interiores más estrechos. Fruto algo velloso. Frecuente en lugares secos y pedregosos y abundante por todo el matorral, lo mismo en los claros que en el sotobosque de Pìnus halepensis, internándose bastante en los saladares más secos y menos salinos. Florece en abril-junio.


ShareThis

Comunidad vegetal del interior (2)

Comunidad vegetal del interior (II)

Vegetación más característica
de la Dehesa del Saler (IV)


 

 

(Malcomia littorea [L] R. BR.)

 

Planta perenne de 10-40 cm., con la base leñosa, y tallos densamente blanco leñosos, muy foliosa, con las hojas cubiertas de excrecencias (Tricomas) estrelladas, oblongas, enteras o escasamente dentadas, con frecuencia de color grisáceo. Propia del litoral. Flores de color púrpura, vistosas, con `pétalos de 14-22 mm. Frutos de 3-6'5 cm, delgados y arqueados. Frecuentemente en todas las dunas de la Dehesa, aunque parece rehuir de las más cercanas al mar. Florece en abril-julio.

 

 

Coronilla de hoja fina
(Coronilla juncea L. )


Arbusto glabro y junciforme de hasta 1 m. con ramas poco divididas, estriadas, verdes, casi afiladas y de fácil aplastamiento. Hojas caedizas, con folíolos en número de 3 a 7 lineares. Flores amarillas en grupos de 5 a 8. Pétalos de 4-6 mm. Frutos de 0'5-4 cm., curvados, con 2-10 constricciones. Crece en colinas, bordes de caminos, espesuras, etc., siendo abundante, y como florecen todo el año, sus numerosas flores amarillas alegran el paisaje invernal y estival escaso de otras flores. Las semillas son venenosas.

 

 

Torvisco, Matapollo.
(Daphne gnidium L.)

 

Arbusto erecto y poco ramificado, siempre verde y de 0'5-2 m. de altura, propio de la región meditarránea, con numerosas hojas de 2-4 cm, linear lanceoladass, poseen punta fina y son coriáceas, glaucas, lampiñas. Flores pequeñas y perfumadas que crecen en ramilletes terminales erectos y frecuentemente ramificados. Las flores son blancas interiormente y pardas por fuera. Las ramas de la inflorescencia y los cálices están densamente cubiertos de florescencia blanca y sedosa. Florece en mayo-septiembre y crece en matorrales, baldíos y roquedos, siempre abundante por todas las dunas, y forma parte del matorral de los claros y sotobosques de toda la Dehesa. No da frutos, las hojas son venenosas y la planta se usa externamente para la limpieza de heridas.

 

 

Juncia bastarda, Juncia morisca
(Schoenus nigricans L.)

 

Planta perenne, densamente cespitosa, de 15-17 cm. y con los tallos juncoides, cada uno con una cabeza ovoide, densa y negruzca de 1-1'5 cm. rematados por bráctea inferior foliácea. Hojas juncoides, de seccioón casi cilíndrica, con el margen enrollado. Las vainas de las hojas inferiores son duras, lustrosas y de color pardo oscuro. En cada cabezuela existen de 5 a 20 pequeñas espigas (espículas) sentadas, cada una de unos 5-8 mm. de longitud. Florece en mayo-julio y crece en pantanos, turberas y lugares arenosos junto al mar; rehuyen de los saladares excesivamente salainos, tanto los secos como los húmedos.

 

 


Palmito, Palmitera, Palma enana
(Chamaerops humilis L.)

 

Es la única palmera indígena de la península Ibérica. Tallos con retoños, suelen formar corros densos de matorral, de unos 0'5 m. de altura. Hojas con limbo redondeado, profundamente hendido hasta la mitad de su longitud en 12-15 segmentos rígidos, lanceolados, con un recio pecíolo provisto de espinas rectas. Flores en densos racimos multifloros que crecen entre las hojas. Vive en lugares secos, arenosos y rocosos y se encuentra en todos los sitios aclarados de la Dehesa, sin que se acerque mucho a las dunas litorales. Florece en marzo-junio. Las fibras obtenidas de las hojas se usan para hacer escobas y cuerdas.

 

 

Albaida
(Anthhylis cytisoides L.)

 

Arbusto denso, con las hojas jóvenes y los tallos blanco afieltrados. Hojas algo carnosas, simples o trifoliadas y con el folíolo terminal mucho mayor. Inflorescencias en forma de espiga o discontinuas, formadas por flores de color amarillo pálido, con pétalos de 5-8 mm.; brácteas foliáceas enteras. Abundante por todo el matorral abierto de la Dehesa.

 

 

Tomillo, Tremoncillo, Estremoncillo, Tomello.
(Thymus vulgaris L
.)


Arbustillo muy arómatico, compacto, grisáceo,muy ramificado y de 10-30 cm de altura. Hojas estrechas de 5-9 mm. linear lanceoladas con puntuaciones glandulosas, con pelos cortos en el envés y el margen enrollado. Presenta ramilletes redondeados o alargados de flores rosadas o blancas. Cáliz de 3-5 mm, corola aterciopelada de 4-6 mm. y exteriormente vellosa. Florece en marzo-julio. Muy usado con fines culinarios y como planta aromática. Contiene aceite esencial, timol, que tiene propiedades antisépticas y se utiliza en la fabricación de perfumes, jabones y en medicina.

ShareThis

Vegetación de "les Mallaes"

Vegetación de "les Mallaes"

Vegetación más característica
de la Dehesa del Saler (V)


En toda la Dehesa exiten hondonadas, llamadas "mallaes", que son saladares donde se encuentra la lixiviaciones salinas de las dunas, que determinan un tipo de vegetación que posee altas concentraciones de sales en sus jugos celulares, pudiendo de este modo absorber el agua de las soluciones salinas del suelo y desarrolarse normalmente, cosa que no ocurre en el resto de plantas del matorral que no son resistentes a los suelos altamente salinos. Debido a que las "mallaes" sufren un proceso de relleno se establece una gradación o sucesión de plantas de mayor o menor resistencia a la salinidad. Son plantas típicas de las "mallaes":

 

 

Salicor fruticoso
(Arthrocnemun fruticosum [L.] Moq. Solicornia fructicosa L.)


Arbusto enano con tallos leñosos glaucos, generalmente erectos y de hasta 1 m. de longitud, sin rizomas. Los tallos son verdes al principio y más tarde naranja o rojo claro. Son de 3-5 mm. de anchura, con artejos más largos que anchos. Las sencillas son marrón, verdes o grises, cubiertos por tricomas cónicos. Crece en marjales salinos y costas, rehuyendo de los saladares más secos. Florece en junio-agosto.

 

 

(Spergularia Media [L.] C. Prest.)


Planta perenne, de 5-40 cm., con hojas carnosas y tendidas. Propia del litoral. Hojas de 1-2'5 cm. linear-agudas, generalmente glabras, planas por el haz y redondeadas por el envés. Inflorescencia en cabecillas de flores de color rosa pálido o blanco. Flores de 7'5-12 mm. y con pétalos tan o más largos que los sépalos. Las semillas presentan un ala ancha. florece en junio-octubre y es frecuente en marismas, costas y manantiales salados del interior, así como en todos los saladares, sobre todo por los bordes transitados.

 

 

Junco de mar
(juncus maritimus Lam.)


Planta perenne, densamente cespitosa, de 0'5-1 m., con hojas rígidas de punta aguda, con racimos de posición aparentemente lateral, muy ramificados y superados por una bráctea aguda de aspecto caulinar. Florece en junio-octubre. Frutos rojizos o pardo rojizos, ovoides, de sección triangular, puntiagudos y con semillas con apéndice largo. Propia de saladares húmedos, cerca del mar, pantanos y, a veces, también tierra adentro.

ShareThis

Vegetación marismeña y palustre

Vegetación marismeña y palustre más
característica del Lago de La Albufera

Formada por plantas mesotermas casi siempre verdes, que han ido colonizando el medio palustre y dándole al paisaje, sobre todo las asociaciones de fancrógamas, un bello y clásico aspecto. En las riberas y matas encontramos principalmente las siguientes plantas:

 

Carrizo común, Carrizo, Caña menor, Carrís, Canyeta. Senill.
(Phragmites communis - Trin)


Planta robusta de tipo bambú, perenne, con tallos rígidos, recios, duros, no leñosos y lisos, de 1'5-3 m. de altura que crece en grupos densos desde otros tallos subterráneos y recios. Hojas verde grisáceas plana de 1-3 cm de anchura y rematadas con una punta estrecha. inflorescencia de 15-40 cm., suave, compuesta, plumosa, parda o purpúrea y erecta, con pequeñas espigas de 1-1'5 cm y con pelos sedosos de hasta 1 cm. de longitud, que forman un penacho que cubre el péndulo de las flores. Florece en agosto-septiembre. Crece en aguas poco profundas, cenegales, marjales, ríos, etc. En la Albufera, como consecuencia de la existencia de escaso fondo en algunos parajes de aguas adentro, se originan carrizales internos (mates), verdaderos islotes vegetales que constituyen un lugar propicio para la nidificación de las aves acuáticas. Los tallos secos se usan para techos, cortavientos, esteras, etc. ; desde hace poco se cultiva también para obtener celulosa.

 

 

Anea, Espadaña, Bova.
(Typha latifolia L.
)


Planta robusta, perenne, con rizomas subacuáticos y tallos aéreos erecto foliosos y de hasta 2'5 m. Hojas gruesas y planas de 1-2 cm. de anchura, poco más largas que las inflorescencias, las cuales se presentan en forma de espigas cilíndricas muy densas y con numerosas flores diminutas en el`ápice. Las flores inferiores son femeninas y forman una espiga ancha, cilíndrica, que al fructificar se vuelve parda; las superiores son masculinas y forman una espiga amarilla y más estrecha, que con el tiempo se cae y deja un eje terminal delgado y desnudo. Florece en junio-agosto y crece en pantanos, acequias, márgenes de lagos y de charcas.

 

Caña común, Cañavera, Canya, Canya vana.
(Arundo donax L.)


Planta robusta, parecida al bambú, perenne, con robustos tallos leñosos de 1'5-5 m. de altura y con muchas hojas planas de 2-5 cm de anchura. Por lo general crecen en grupos densos, desde tallos subterráneos muy dilatados y reptantes. Inflorescencia grande, de 40-70 cm. , densa, plumosa, blanco verdosa o violácea y con el tiempo plateada; posee numerosas pequeñas espigas, cada una con siete flores. Florece en septiembre-octubre, y se desarrolla en lugares húmedos y riberas. Cultivada como seto para defender del viento y abrigar otros cultivos. Los tallos aéreos secos se utilizan para cañas de pescar, bastones, cestas y techumbres, y los tallos subterráneos o rizomas se emplean en medicina.

 



Juncia, Junco redondo, Ira, Jonc.
(Juncus acutus L.)


Planta muy robusta, perenne, de 25-150 cm. de altura, densamente cespitosa y con hojas rígidas, muy puntiagudas. Inflorescencia redondeada de 4 a 6 cm., compacta y sobrepasada por una bráctea aguda. Fruto de unos 0'5 cm. pardo rojizo y lustroso. Florece en marzo-julio y crece en lugares arenosos y pantanos junto al mar. Los tallos secos se usan para tejer esteras, rejillas de asientos y cestas.

 

 

Junco, Cirpo, Juncia marina, Jonça..
(Scirpus maritimus L.)


Planta erecta y perenne de 30-120 cm. , con tallos foliosos de sección triangular, ásperos, con hojas planas de 2-10 mm. de anchura y ápice triangular. Inflorescencias densas de unos 5 cm., muy sobrepasadas por una o más brácteas foliadas, compuestas por pequeñas espigas pardo rojizas de 1-2 cm., avoides, sentadas o cortamente pedunduladas y en grupos de 2 a 5. Florece de junioa septiembre y crece en pantanos y acequias junto al mar, raramente en el interior.

 

 

Junco común, Aldica. Jonc comú..
(Scirpus holoschoenus L, Holoschoenus vulgaris Link.)


Densamente cespitosa, reptante, perenne y de 0'5-1 m. Tallos lisos, estriados, de sección cilíndrica, sin hojas, pero con vainas de consistencia membranosa en la base. Fácilmente reconocible por sus cabezuelas densas en número, de 1 a 5, pequeñasy complentamente redondeadas, de 0'5 a 1'5 cm, pardo grisáceas, sentadas o con pedúnculos comprimidos y de margen áspero, en posición lateral, situadas en la axila de una bráctea que las excede considerablemente en tamaño. Florece en julio-agosto y se presenta en las riberas y lugares húmedos.

 

 

Arroz, Arròs.
(Oryza sativa L. )
Cultivada

Planta acuática anual, propia de aguas poco profundas. Tallos foliosos y emergidos de hasta 130 cm. Hojas plansa, lampiñas, lisas y de 1-1'5 cm de anchura. Inflorescencias grandes erectas o curvadas, blanco verdosas, con numerosas ramas laterales largas y erectas que llevan muchas pequeñas espigas. Florece en junio-agosto. De origen tropical; se cultiva en aguas poco profundas de los deltas de los ríos mediterraneos y en marjales junto a zonas húmedas como la Albufera.


 

ShareThis

Vegetación sumergida y flotante

Vegetación sumergida y flotante
más característica del Lago
de La Albufera

 

Esta constituida por muchas plantas acuáticas o de lugares húmedos, pudiéndose citar varias especies de Ranunculus (ranúnculo), Potamogetun natans l. (espiga de agua); las algas que viven en aguas poco profundas, estancadas y ricas en su fondo de materia orgánica, como Nitella hylina Ag. Chara fragilis (borla de agua, asprella, borró), que desprenden un olor fétido como consecuencia de las sustancias tóxicas que fabrican, Myriophyllum verticullatum l. (hierba de las mil hojas), etc. ; en algunas zonas de la superficie se extienden las diminutas espigas de agua Lemna minor l.. (pan de rana - llepó)., Lemna gibba y Lemna trisulca.

 

 

 


 

Espiga de agua, Espiga d'aigua, Llengua d'oca.
(Potamogetum natans L.)

 

Planta acuática perenne con tallos delgados y sumergidos, de 1-5 m. de longitud. Las hojas sumergidas son lineares, sin limbo y con grandes estípulas; las hojas flotantes son pecioladas. Es una planta fácil de reconocer por sus grandes hojas flotantes, lustrosas, coriáceas, de 2'5-12'5 cm de longitud, por lo general suavemente acorazonadas por la base. La espiga fructífera es de 3-8 cm. de longitud y está sostenida fuera del agua por un tallo recio, pero no dilatado. Los carpelos son ovoides de 4-5 mm. Florece en junio-agosto y se presenta en aguas de curso lento y estancadas.

 

 

Lenteja de agua, Pa de granota.
(Lemma minor L.)

Planta acuática que suele presentarse en gran número por encima o por debajo de la superficie del agua de las acequias, charcas, marjales y remansos, no fijadas al suelo; carecen de hojs y de tallos de forma típica, pero con pequeñas estructuras foliáceas y redondeadas u ovales de 2'5 mm. de longitud, uqe generan por la parte inferior una raiz solitaria de hasta 15 cm. de longitud, pero normalmente mucho menor. Flores no raras, diminutas y unisexuales y sin periantio. Las másculinas con 1-2 en aguas tranquilas y en algunas partes de la Albufera, como sucede en la partida denominada el Caball, no lejos del poblado de EL Saler; se presenta estrechamente asociada, confundida más bien, con la criptógama Ricciocarpus natans l. queaunque anatomicamente es difrente, muestra una gran semejanza morfológica externa con ella.


ShareThis

Zona Dunar

Zona Dunar

Vegetación más característica
de la Dehesa del Saler (I)

La vegetación que se desarrolla en la Dehesa de El Saler es del tipo mediterráneo y se desarrolla a lo largo de todas las costas lenvantino y formando un cordón litoral de aproximadamente 1 km. En las dunas más cercanas al mar existen comunidades de plantas ,que son resistentes a la acción abrasiva de las partículas de arena y de la salinidad, propia de los lugares cercanos al mar. En las primeras dunas, poco elevadas y más cercanas al mar, las plantas características son:

 

Pancracio, Amor mío, Azucena de mar
(Pancratium maritimum L.)


Planta bulbosa, perenne, con todas las hojas basales, glaucas, planas y de hasta 2 cm de anchura, flores blancas, fragantes y muy grandes, que en número de 3 a 15 forman una umbela, con dos grandes espatas en la base, sobre un tallo recio y comprimido de hasta 60 cm. Las flores poseen un tubo estrecho y verdoso, de 5-12 cm. de longitud que se dilata gradualmente en una corona blanca, grande , con 12 dientes manifiestos regulares y alternos, con 6 estambres, aunque mucho más largos que éstos. Frecuentemente en arenales marítimos, coloniza las dunas más próximas al mar, pero debido al desmonte ha penetrado algo más al interior ; florece en junio septiembre. Los bulbos son venenosos.

 

Cuernecillo de mar
(Lotus creticus L.)


Planta perenne, leñosa en la base de 10-40 cm. y diferenciada por su aspecto plateado, con hojas y tallos cubiertos de pubescencia densa pero muy variable, pues en ocasiones posee pocos pelos plateados o carece de ellos. Los foliolos son ovales y los dos inferiores más largos que el pedúnculo que sostiene a los tres restantes. Flores amarillas an grupos de 1 a 8 sobre un pedúnculo mucho más largo que las hojas. Pétalos de 8-15 mm. Se presenta en lugares rocosos y arenosos cerca del mar, siendo una de las plantas que más avanza hacia la playa. Florece en marzo-mayo.

 

Arenaria
(Ammophila arenaria [L.]Link)


Planta robusta propia del litoral marino, perenne, con largos tallos foliosos y erestos que forman macollas compactas de 0'5-1'25 m. de altura. hojas verde grisáceas, con punta aguda, rígidas y muy enrolladas. Inflorescencia en forma de espiga densa cilíndrica, terminal y blanquecina, de 7-22 cm. de ongitud. Típica de las dunas del litoral. Florece en abril-julio. Con frecuencia se planta para fijar dunas y, a veces, es utilizada para techar. En las dunas más elevadas y más al interior se pueden encontrar zonas muy recubiertas de Lotus crecitus L. principalmente, además de Ammophila arenaria (l.) Link y de las siguientes plantas:


Carretón de playa
(Medicago marina L.)


Planta perenne, cubierta de densa pubescencia lanosa, tendida y de hasta 0'5 m., propia del litoral. Hojas blanco lanosas. Flores de color amarillo pálido, reunidas 5 a 12 en ramilletes redondeados y cortamente pedunculados, con pétalos de 6-8 mm. Fruto densamente lanoso con 2-3 espiras apretadas, generalmente con espigas cortas y potentes. Frecuentes en dunas costeras próximas al mar. Hoy es abundante en los llanos arenosos producidos por los desmontes de las dunas, que han favorecido su abundancia. Florece en abril-junio.

 

Pegamoscas, Hierba melera
(Ononis natrix L.)


Planta perenne, de 30-40 cm. , leñosa en la base, densa, muy ramosa y foliosa. hojas csi todas trifoliadas, cortamente pecioladas con foliolos oblongo elípticos, dentados y estipulas oval lanceoladas. Flores amarillas, con rayas rojas de unos 1'5 cm. solitarias sobre pedunculos menores o iguales que las hojas, formando racimos terminales con hojas. Fruto de 0'5-2 cm. por 3-4 mm., velludo y péndulo. Crece en declives secos y en las dunas próximas al mar. florece en abril-agosto.


Eringio marítimo
(Eryngium maritimum L. )


Planta rígida, ramificada, muy espinosa, perenne, propia del litoral marino, de 30-60 cm. de altura, con todas las hojas espinosas; las basales conlimbo redondeado y trlobado de 5-12 cm. y las de tallo palmatilobadas. inflorescencia de 1'5-2'5 cm, con flores de unos 8 mm.,azuladas, densas y globulares, rodeadas de brácteas anchas y espinosas semejantes a las hojas. Fruto cubierto de ganchos. Frecuentemente en playas de arena o de guijarros, y aunque no es frecuente en las dunas del interior, a causa del desmonte, se pueden observar algunos ejemplares en las mismas. Florece en mayo-septiembre. Las raíces pueden comerse como ensalada o escarchadas. Antiguamente se usó como medicinal, ya que tiene propiedades diuréticas por la soponina que contiene y se ha utilizado contra la hidropesía y la nefritis.

 

 

Oruga marítima
(Cakile maritima Scop.)


Planta carnosa, perenne, ramificada, de 15-60 cm. Hojas interiores de 3-6 cm., glaucas, carnosas y profundamente lobuladas o indivisas, las superiores sentadas y menos divididas. Flores olorosas, de color violeta, rosa o blanco, en racimos alargados y afilos. Pétalos de 4-14 mm., de doble longitud que los sépalos. Fruto de 1-2'5 cm., la sección superior de doble longitus que la inferior. Especie muy variable que se desarrolla en arenas costeras, gravas y dunas, siendo frecuente en los arenales más desnudos de vegetación. Florece en mayo septiembre.

 

Perpetua, Siempreviva.
(Helichrysum stoechas [L.] DC)


Planta perenne, con tallos florales erectos, lanosos y de 5 a 50 cm. de altura. Hojas lineares verdosas por el haz, con olor fuerte cuando se frotan. Las flores se presentan en capítulos globulares de 4-6 mm. de color amarillo vivo. son frecuentes en declives secos, rocas y arenas litorales, sobre todo en las dunas cercanas al mar. Florece en abril-agosto y se emplea como flor cortada y seca, pues parece no marchitarse.


ShareThis

Zona de Transición

Zona de transición


Vegetación más característica
de la Dehesa del Saler (II)

Entre las dunas y el matorral existen zonas de transición en las que conviven plantas típicas de las dunas litorales y las de matorral mediterréneo; éstas últimas se desarrollan al amparo de las dunas, que las protegen de la acción abrasiva de las partículas de arena y de la brisa marina cargada de sales. En estas zonas podemos encontrar:

 

 

Zarzaparrilla, Zarza morisca, Uva de perro.
(Smilax áspera L.)

 

 


Especie variable de tallos trepadores y leñosos, muy ramificados y frecuentemente con espinas ganchudas, con hojas coriáceas, lustrosas y persistentes, con dos zarzillos que nacen cerca de la base de cada peciolo. Las hojas son de 4-10 cm., lanceoladas o triangulares, con la base acorazonada y con 5-9 nervios recios y espinas fuertes o sin ellas en el margen y el nervio medio del envés. Flores diminutas, verde amarillentas, en racimos corimbosos, ramificados, terminales o axilares. Fruto en baya de unos 7 mm. roja. Florece en julio-octubre y se encuentra en la maleza, siendo la más abundante por la Dehesa, sobre todo en las zonás donde el matorral es más denso, contribuyendo a si impermeabilidad. Los turiones jóvenes, parecidos a los de esparragos, son comestibles.

 

 

Bruguera
(Erica multiflora L.)


Arbusto erecto y ramificado, de hasta 1 m. de longitud. Hojas en verticilos de 3-5, de 8-10 mm. Racimos apretados, terminales, redondeados, formados por flores de color rosa pálido. Pedúnculos florales muy finos, rojizos, 2 a 3 veces más larga que la corola, que es acampanada cilíndrica, de 1'5 cm. de longitud y unas tres veces más larga que ancha. Cáliz la mitad de largo que la corola. Florece en junio-diciembre y crece en colonias secas, matorrales y brezales, siendo muy abundante por todo el matorral de la Dehesa. Es común por toda la región , no sobrepasando los 800 m. de altura sobre el nivel del mar, ni adentrandose más alla de los 90 ó 100 km.

 

 

Coscoja, Coscoll
(Quercus coccifera L.)


Arbusto de hasta 2 m de longitud, con hojas duras de 1-2 cm y margen dentado y espinoso, de color verde oscuro y lampiñas por ambas caras. Flores unisexuales; las masculinas eninflorescencia filiforme y colgantes, y las femeninas agrupadas en tres, de las que dos abortan y una sólo es fértil. Florecen en marzo-mayo y los frutos maduran en su segundo año. La corteza es rica en taninos y se usa para curtir. Un insecto que vivie en las hojas proporciona el colorante rojo grana o carmesí. Este arbusto forma parte importante del matorral de la dunas consolidadas y del interior, desarrollándose bien a la sombra del Pinus halepensis L.

 

 

Labiérnaga
(Phillyrea angustifolia L
. )

 

Arbusto erecto que normalmente no alcanza los 2 m. Hojas perennes, lanceoladas con el margen entero, opuestas y coriáceas, de 2'5-4 cm. de longitud y de 0'5-1 cm. de anchura. Flores olorosas de unos 3mm. de diámetro, bastante numerosas y dispuestas en racimos redondos de unos 10 mm. Florece en abril-mayo. El fruto es de 5-7 mm., globular, carnoso y negro azulado. Abundante por todos los matorrales de la Dehesa, siendo de las primeras que invaden los saladares más elevados o los bordes de los saladares más profundos. Los tallos proporcionan un excelente carbón y la corteza, así como las hojas, se usan en herboristería.

 

 

Enebro de la Miera, Broja
(Juniperus oxycedrus L. var. macrocarpa)


Arbusto que puede alcanzar hasta 6 m. e altura. Se diferencia del Enebro común (Juniperus comunis L.) por la presencia de dos rayas blencas a ambos lados y paralelas al nervio medio de la hoja. Florece en mayo. Los frutos son de 6-15 mm. , amarillos, volviéndose rojizos en la madurez. Es típico de lugares arenosos y rocosos, principalmente calcáreos. Proporcionan el aceite de Cada que se emplea en medicina. La amdera es de grano fino y resistente, por lo que se ha empleado para tallas.

 

 

Lentisco, Llentisc
(Pistacia lentiscus L.)


Arbusto dioico muy ramificado, aromático y venenoso. Hojas con tres pares de foliolos elípticos, de 2-3 cm., de color verde oscuro, coriáceos y lustrosos por el haz. Las flores masculinas son abundantes y se presentan densamente arracimadas; sus anteras son al principio de color rojo vivo. Las flores femeninas son parduzcas. Florece en marzo-junio. El fruto es globoso, de unos 8 mm., rojo al principio y negro después. Es muy abundante en la Dehesa del Saler, sobre todo en las pequeñas ondonadas no salitrosas que mantienen cierta humedad. Aunque puede llegar a estar situado cerca del mar, resguardado por las dunas de segunda y tercera fila, está muy extendido por las dunas interiores. No llegan a alcanzar nunca el tamaño de árbol. Es planta muy decorativa, por lo uqe se emplea para formar setos, y sobre todo, para la "enrama en processons i festes populars". El latex que rexuma por las incisiones practicadas en el tallo produce una goma agradablemente perfumada llamada almáciga o mastique, que se usa en medicina, odontología, para hacer barnices y licores y como goma de mascar.

 

 

Romero, Romer, Romaní
(Rosmarinus officinalis L.)


Arbusto de hoja perenne y aromático, denso, muy ramificado, de 0'5-3 m., con numerosas hojas estrechas, verde oscuras, coriáceas, lineares y por el enves blancas y ligeramente peludas. Flores lila pálidas en ramilletes foliosos, sentadas, con la corola bilabiada, teniendo el labio superior en forma de casquete y con el tubo más largo quye el cáliz; los estambres y el estilo soncurvos y mucho más largos que la corola. Florece durante todo el año. Es frecuente por todos los matorrales de la Dehesa sin llegar muy cerca del mar. De ella se obtiene el aceite de romero, que se utiliza en perfumería para lociones capilares, para hacer jabón y como ingrediente del agua de colonia. Tambien se usa como condimento y en bebidas; para su uso medicinal se emplea como estimulante, antiespasmódico y diurético ligero.


ShareThis

Legislación

 

   El Decreto 89/1986, de 8 de julio, declara Parque Natural el sistema formado por el lago de La Albufera, su entorno húmedo, y la barra o cordón litoral (Dehesa de El Saler) adyacente a ambos. Así mismo el Decreto 71/1993, de 32 de mayo, establece de nuevo el régimen jurídico del Parque Natural de La Albufera que comprende parte de los términos municipales de Valencia, Alfafar, Sedaví, Catarroja, Massanassa, Albal, Beniparrell, Silla, Sollana, Sueca, Cullera, Albalat de la Ribera y Algemesí.

 

     Afortunadamente las diferentes Administraciones Públicas han tomado medidas encaminadas a la protección de espacios naturales.

     Con fecha 23 de octubre de 1990 se aprobó el documento de Plan Especial de Protección del Parque Natural (actualmente derogado por el Tribunal Superior), y el Decreto 96/1995, de 16 de mayo, aprobó el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de la Cuenca Hidrográfica de La Albufera.

     Actualmente el PRUG (Plan Rector de Uso y Gestion) de l'Albufera, DECRETO 259/2004 de 19 de noviembre, del Consell de la Generalitat constituye el marco dentro del que se ejecutan las actividades, directamente relacionadas con las gestión del Parque Natural de l'Albufera, y en particular, la protección, la conservación, la mejora, el estudio, la enseñanza, el disfrute ordenado y el uso sostenible de los valores ambientales y culturales


    Las leyes, normativas etc. son una cosa, pero que se cumplan es otra. Hay que recordar que la conservación y el respeto a los espacios naturales no es competencia tan solo de la Administración Pública sino una tarea  diaria de cada uno de nosotros.
   Aunque hay que hacer hincapié para llamar la atención a nuestros Administradores que se tomen más medidas para la aplicación y cumplimiento de esas leyes y normativas, que en definitiva nos benefician a todos, lo fundamental es proteger nuestros Espacios Naturales.

      A continuación una serie de Directivas, Leyes, Decretos... relacionados con l'Albufera, algunos de ellos citados anteriormente, encabezados por una Ley del Estado Español, estandarte de este sitio en la que se habla del libre acceso a la información en materia de medio ambiente:

 

    ESTADO ESPAÑOL

CEE

GENERALITAT VALENCIANA

ShareThis

Entidades Oficiales



Entidades Oficiales y Organizaciones, gestoras o vinculadas, relacionadas con el Parque Natural de la Albufera





CONSELLERIA DE MEDI AMBIENT, AIGUA, URBANISME I HABITATGE





DIRECTOR CONSERVADOR DEL PARQUE NATURAL DE LA ALBUFERA



D. José Segarra Ferrando

C/ Pintor Martí Girbés, 23 (EL PALMAR)

46012     VALENCIA

Tel.: 961620101   Fax: 961620103

email:parque_albufera@gva.es


 

OFICINA DE GESTIÓN DEL PARQUE NATURAL DE LA ALBUFERA

CONSELLERIA DE MEDI AMBIENT, AIGUA, URBANISME I HABITATGE

 



C/ Pintor Martí Girbés, 23 (EL PALMAR)

46012     VALENCIA

Tel.: 961620101   Fax: 961620103

email:parque_albufera@gva.es




JUNTA RECTORA DEL PARQUE NATURAL DE LA ALBUFERA


Presidente: D. Vicente Fullana Serra



C/ Pintor Martí Girbés, 23 (EL PALMAR)

46012     VALENCIA

Tel.: 961620101   Fax: 961620103

email:parque_albufera@gva.es




SERVICIO DEVESA-ALBUFERA DEL AYUNTAMIENTO DE VALENCIA




Jefe de Servicio: D. Angel Marhuenda Fluixá


El Servicio Devesa-Albufera, es un departamento del Ayuntamiento de Valencia (Delegación Devesa-Albufera), cuya responsabilidad es la gestión medioambiental del Término Municipal de Valencia incluido dentro del Parque Natural de la Albufera.

La regeneración dunar, la conservación del bosque de la Devesa, la recuperación del Lago de la Albufera, la vigilancia de estos espacios, la prevención de incendios, la redacción de proyectos de recuperación y supervisión de cualquier proyecto que pueda tener repercursión en estos espacios y el dar a conocer los valores naturales y culturales de la zona para concienciar al ciudadano, son objetivos prioritarios de la gestión de Devesa-Albufera.


Existe en sus dependencias amplia información documental (libros, estudios etc.) sobre el Parque Natural de la Albufera.


Teléfonos: 961610347-48 y 961610021

Fax: 961610037

Página Web

E-mail: odevesa@valencia.es

Dirección: CV-500

Km 8,5 margen izquierdo

46012   VALENCIA




JUNTA DESAGÜE DE LA ALBUFERA DE VALENCIA


Constituyen la Comunidad del Desagüe de la Albufera todos los propietarios de tierras enclavadas en los antiguos límites del lago, y los que indirectamente se benefician con sus servicios.


C/ EMPERADOR 3 - 2

46002 VALENCIA

Teléfono : 963528111




CENTRO DE RECUPERACIÓN DE FAUNA LA GRANJA DE EL SALER


Director: Juan Antonio Gomez


Este centro creado por la Generalitat Valenciana tiene como misión principal la recuperación de animales silvestres de nuestra Comunidad, que por diversos motivos (heridas, intoxicaciones, tiros, choques con líneas eléctricas, etc.) han perdido la capacidad para desenvolverse con normalidad en la naturaleza y son recogidos tanto por particulares o personas dependientes de la Administración para posteriormente reintroducirlos en los lugares se estimen oportunos según los requerimientos ecológicos de cada una de las especies. También acoge este centro cualquier tipo de animal exótico (cotorras, loritos, tortugas alóctonas, etc) para devolverlas a su hábitat correspondiente y no perjudique el equilibrio biológico del entorno.



Avda. de los Pinares, 106 (CV-500)

46012  El Saler-Valencia

Tel.: 961610847

Email: centre_granja@gva.es

Horario

De lunes a viernes: 8:00 a 19:00

Fin de semana y festivos: 10:00 a 19:00

Por la tarde, fines de semana y festivos, llamad por teléfono previamente.




SEO/BirdLife

Estación Ornitológica L'Albufera



Delegado de Valencia: Mario Giménez Ripoll

Avda Los Pinares, 106

46012   VALENCIA (España)

Tel./Fax +34 961627389


Email: valencia@seo.org

Web: www.seo.org

ShareThis

Como llegar

Los límites del Parque Natural, en su zona norte, empiezan a unos 4 km. al sur del núcleo urbano de Valencia, y están indicados en los siguientes planos por la zona coloreada en verde.
Tomando como partida la ciudad de Valencia, se puede acceder al parque por diferentes zonas:

La zona norte:

Donde podremos acudir a los pueblos de Pinedo, Castellar, El Oliveral, Horno de Alcedo, Tremolar (pedanía de Alfafar). Siendo esta zona, la más próxima a la ciudad de Valencia, donde podremos encontrar los primeros indicios de la "Marjal de la Albufera" (fomada por campos de arroz y canales de acequias), así como zonas de huerta; también podremos tener el primer contacto con el Mar Mediterrano en el Pueblo de Pinedo.


La zona oeste:
Donde podremos acudir a los municipios de Alfafar, Sedavi, Catarroja, Massanasa, Albal, Beniparrell, Silla, Sollana. En casi toda esta zona, la superficie de cada población citada enmarcada dentro del Parque Natural esta constituida por "marjal", encontrando algunos de los característicos puertos "albuferencs" en la mayoría de las mismas. Esta zona no tiene ningún linde con el mar, y si con el Lago de la Albufera.
Los núcleos urbanos de estas poblaciones  se encuentran fuera de los lindes del Parque Natural, separados del P.N. de l'Albufera, todos ellos, por una autovía donde hay gran densidad de circulación de vehículos.


La zona sur:
Donde podremos acudir a los municipios  Sueca, Cullera, Albalat de la Ribera, Algemesí y las poblaciones de los Marenys. En esta zona encontrarmos unas poblaciones de marcada orientación turística como son Cullera y los Marenys. Cullera tiene dentro de su territorio municipal, en su zona norte concretamente, un espacio muy peculiar dentro del Parque Natural: la Bassa de Sant Llorenç, que es una pequeña laguna de singulares características.


La zona este:
Cuyo origen lo podríamos determinar en el Pueblo de El Saler; población histórica dentro del Parque Natura, donde se dan cita casi todos los ecosistemas que podemos encontrar en la Albufera: "La Marjal, La Devesa, y El Lago, así como la zona dunar que se da cita en sus playas remodeladas recientemente. Situado a unos 8 Km de Valencia y roedeado de pinos y "marjal", se podría considerar como un buen punto de inicio en una completa visita al Parque Natural.
Cerca de El Saler, a escasos minutos hacia el sur, se encuentran las poblaciones de El Perellonet (pintoresco pueblo marcadamente marítimo y turístico) y el Perello (población también de marcada tradición turística y marítima), con su club naútico y su terreno de marjal dentro del parque Natural. Antes de llegar a El Perellonet y El Perello podemos desviarnos hacia el interior encontrando a unos 5 km. el Pueblo de El Palmar. Peculiar y característico pueblo, cuyo orígen y presente esta ligado al Lago de la Albufera. Rodeado de "marjal" y lindando practicamente por el Lago, es un ejemplo de pueblo albuferenc por excelencia. La pesca en el lago, así como la explotación arrocera han caracterizado el devenir de esta poblacion.

 

  

 


 

 

ShareThis